Y POR QUE LOS CRITICOS SEXAGENARIOS PARECEN NO QUERER A KOONS