Imagen

Rodrigo Canete: Como es que un tipo con tu talento no tuvo una muestra individual en una galeria de primer nivel en Buenos Aires. Me gustaria saber como ves tus propias condiciones porque no hay duda de que tenes más talento que muchos de los que andan por ahí.

Juan Giles: En principio, no creo que tenga gran talento como un maestro de la pintura, obvio me encantaría serlo y tampoco creo que hayan galerías de primer nivel.

Sin embargo veo que tengo buenas condiciones con respecto a mi visión sobre el uso y creación del arte, técnicamente soy malísimo pero si no fuera tan ansioso podría lograr cosas increíbles como cualquiera que le dedica tiempo pero me parece al pedo si no tengo nada para decir ni expresar, así que mando fruta, pintar un cuadro es como hacerse una paja o ir a cagar.

Tengo condiciones para hacer lo que quiero y me condiciona porque a nadie le interesa el arte que no sea especulación, aunque por momentos termino infectado por eso hago alguna que otra experimentación careta para conquistar a alguna vieja con guita y así pagar el adelanto, depósito y dos meses de comisión de algún lugar donde finalmente descansar y pegarme una ducha sin compartir el baño con 30 personas durante 4 años. Nadie se salva de ser una prostituta loser.

Rodrigo Canete: Amen, sister! Nadie! Sin embargo, creo que en tu obra hay cierta fijación con lo fragmentario y lo pequeño. En tu blog las imágenes (tanto como pinturas, fotos y dibujos) son siempre objetos o, como vos dirías, ‘pajas’ pero son buenas y, de algun modo, contienen un tipo de sensibilidad muy… y te va a doler esta palabra…. ‘refinada’. Mi pregunta es: no sos tu peor enemigo?

Imagen

Juan Giles: Si, mi trabajo es refinado, consiste en pulir y pulir cualquier cosa. Mis dibujos por ejemplo pueden ser garabatos al principio y los voy sometiendo a un proceso de purificación, también a las pinturas, objetos y sonidos que grababa  para molestar a mi madre. Una parte es al asar y otra es controlada y viceversa.

De alguna forma sí, soy mi propio enemigo con respecto a los boicots que cometo en momentos donde las cosas tendrían que salir bien, pero con el trabajo, mientras lo hago, estoy contribuyendo de alguna manera, desde la infancia a solucionar, inocentemente, mi existencia y sus conflictos irreversibles, lo que me lleva a perderme en la abstracción, un limbo.

Rodrigo Esta imágen me interesa particularmente.

Imagen

Me interesa por su economía de recursos visuales pero al mismo tiempo su saturación de ellos. En este caso la pintura aparece como negación de si misma. La linea es un dibujo que corta y sangra. Casi como una circuncisión. La narración (si es que la hay) es profundamente ambivalente ya que la bañera habla de suicidio y venas cortadas pero la ducha (en funcionamiento) cuenta otra historia. Todo eso empuja al espectador a pensar en dos temporalidades que ocurren al mismo tiempo. Esta ‘pintura’ es sobre la memoria y ese mundo ‘en el medio’. Que me dirías al respecto?

Juan Giles: Tenía 17 años, y estaba fantaseando con esa escena, estaba midiendo la situación, proyectando un suicidio y lo que podría llegar a pasar, por eso hay manchas en el piso. Podría haber salido corriendo manchando el camino hacia un lugar donde curarme y limpiarme. Habla sobre la ambivalencia de las decisiones, antes y después de la reacción y a su vez, la ambivalencia del entorno.

El baño de mi madre, con esa ducha que nunca funcionaba bien,como todo. Siempre salía agua fría repentinamente o el agua salía con un aceite negro del tanque o las napas. Me encerré en ese espacio de la casa donde me observaba y desarrollaba algo.

Rodrigo: Es como si la ambivalencia de las decisiones se hubiera proyectado a la ambivalencia de ser artista o no. Cuando uno mira tu blog, el conjunto de tu arte es una gran paradoja. Gran calidad que habla de cierta unidad pero todo aparece fragmentado. Gran puntillismo y talento no en uno sino en varios medios pero todo aparece como pasajero. La siguiente foto (y todas tus fotos, en general) tienden a tematizar este caracter contradictorio y pasajero.

Imagen

En ellas los personajes se tapan la cara, están pero no quieren estar. Habláme un poco de esta paradojica presencia a traves de la  voluntad de estar ausente que uno ve en tu fotografia.

Juan Giles: “Lo simple es lo que miramos sin ver.

Lo tenue, lo que escuchamos sin oír.

Lo mínimo, lo que palpamos sin asir.

Lo simple, lo tenue, lo mínimo

se fusionan en el Uno.

Éste,

descubierto, no deslumbra;

escondido no pierde la luz;

ilimitado, no puede ser definido;

vuelve siempre a la no existencia.

Es la forma de lo que no tiene forma,

y la existencia de la no existencia;

se le llama, el misterio.

Búscalo, pero ante él no verás su cara;

síguelo, pero no pretendas reconocer su espalda.”

Rodrigo: Convengamos que para que haya misterio debe haber algo que procura taparse para así enaltecerlo. Vos qué crees que es?

Juan Giles: Es una señora que pide monedas en la puerta de un supermercado en Villa del Parque, me llamó la atención por su forma de hablar, una voz fina, aniñada e inocente. Parecía tener unos 66 años más o menos, por su vestimenta aparentaba tener mucho más. Una mujer del pasado, una campesina del 1800.

En el momento de retratarla, de golpe se sintió avergonzada, pero accedió a retratarse cubriendo su rostro. El rostro cansado de una mujer solitaria mendigando con un bastón. Dolorida, inhabilitada para trabajar, con una media que cubre una venda que a su vez cubre las varices infectadas, probablemente por diabetes.

Que podía hacer ? Llevarla a un hospital ? Todos saben que no sirve de nada terminar en un hospital público, ir a la guardia o empezar a hacer una cola a las 4 de la mañana con semejante dolor, siendo conscientes de la gran posibilidad de terminar peor.

Así tomé el retrato, le dejé las pocas monedas que tenía y me perdí. “Y la sigue resonando sobre el mostrador ”

Imagen

Rodrigo: Fue tu primera modelo paga?

Juan: Ya le había pagado a algunas personas antes, por ejemplo a mi amiga Sandra. Le pagué con una cerveza.

Imagen

Rodrigo: Mostráme las tres obras de las que te sentís más orgulloso?

Juan: Estas son…

Imagen

Imagen

ImagenRodrigo: Debo volver atrás sobre mis pasos cuando afirmé que tus obras son puramente fragmentarias  porque estas tres me hacen ver algo que se puede ver en las naturalezas muertas de la Edad de Oro Español y es una idea de totalidad constante. Es la parte y el todo en maravillosa paradoja. Estoy pensando en esas nueces de Francisco de Zurbarán o el Valenciano, Miguel Parra o en los vegetales colgantes de Sanchez Cotan. En el bróculi hay como un segundo nivel para la mirada con imágenes que se abren desde adentro…casi como gritos de Edvar Munch. Estoy delirando?

Imagen

Imagen

Juan Giles: Buenaaacomo la flashaste wachín Estas delirando muy bien. Es increíble como acertáis a algunas palabras en cada pregunta, que se relacionan conmigo. Circuncisión, sangre ( tengo fobia a la sangre fuera del cuerpo ). Corta, nueces…

Me crié con mis abuelos, en el patio de atrás tenemos un nogal, del cual sacamos unos 20 kilos por año y salimos a vender por el barrio, nueces nueces y nueces. Cerebros verdes de musgo verde y empastado. Las juntamos, las cepillamos, las dejamos reposar un tiempo, y las comemos durante el año.
“Brócoli” Que es el nombre que le pusieron a la pintura las viejas del hotel donde vivo. Es el resultado de la curiosidad, siempre pinto pensando como si yo no fuera el que hace el trabajo, entonces quiero ver que hace Juan, veo en que anda. Era el primer día en el hotel Monique. Al mismo tiempo mientras la pintaba, en algún momento del día, iba a mirar las obras del museo nacional, mayormente las de Alfred Sisley, William Adolphe Bouguereau y Anglada Camarasa. Algo de esas pinturas influyeron en la pincelada. Y luego esta imagen que adjunto. Un paisaje de musgo en Japón.
Por último, me dejé llevar por el expresionismo, siempre equilibrando. Este es uno de los primeros dibujos pensando en el “brócoli”.

Imagen

Imagen

Rodrigo: La pintura o el volùmen, en tu caso, funcionan como la construcción de una segunda piel.

Juan: Exacto, pintar es igual casi como un acto de reconstrucción celular, donde cada pincelada es un eslabón que forma la estructura. Detrás de cada pincelada hay un mensaje y hay tiempos, como en la música. En pequeñas lineas abstractas agrupadas podemos descifrar de alguna manera la esencia de las personas y sus intenciones como en la danza de las abejas.

Es un sistema natural de asistencia antropológica para el futuro, para las sociedades futuras. Ahora creo que estoy delirando yo. http://es.wikipedia.org/wiki/Danza_de_la_abeja

SI TE QUERÉS CONTACTAR CON JUAN GILES CLIQUEÁ ACÁ

EL BLOG DE JUAN ES EL SIGUIENTE: http://juangiles.tumblr.com/post/54536855850

Y DICHO SEA DE PASO, NO SEAS GIL, SUBSCRIBITE A MI BLOG

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!