Imagen

Rodrigo: De las siete fotos que me enviaste creo que hay tres grupos claramente diferenciados. La primera tiene que ver con los ‘mostros’. Los personajes de la vida real porteña generalmente en una idea de la tercera edad post-Pami, caída y desesperada. Tu mirada es muy sarcastica pero altamente efectiva ya que los monumentalizas en sus reales condiciones y limites sin reirte de ellos. Esto me parece fundamental para diferenciar tu trabajo del de alguien como Marcos Lopez.

Imagen

Luego esta la foto de los granaderos a caballo en el que el caballo hace pis y ahi avanzas en el camino de la alegoria que si bien ya se veia en las imagenes de los ‘mostros’, ahora es puramente simbolica. Sin embargo, la imagen del niño siendo alzado tiene una fuerza equivalente pero totalmente distinta. Es como que en esta imagen tu discurso se universaliza. Con esto quiero decir que veo el uso de la cámara como una herramienta de distanciamiento de la realidad hasta que las emociones se vuelven reales y tu universo parece colapsar frente al espectador. Por que sacas fotos?

Imagen

Luis Abadi: Porque necesito saber quien soy, quien estoy siendo. Para ser libre. Las fotos del “niño alzado” pertenecen a “PARTO”, mi primer ensayo. En ese tiempo (2001/4) me la pasaba persiguiendo niños tironeados, guiados, conducidos. Yo fui un pequeño así, obediente. Y el niño que vivía adentro mío en esos años (yo ya era un grandulón de unos 25), estaba así: Guiado y limitado. Estoy usando la palabra limite como sinónimo de protección. Mi niño estaba protegido sin correr ningún tipo de riesgo. Mis autoridades, mis padres, estaban felices y orgullosos de mi.

Imagen

Cuando termine el ensayo PARTO y lo mostré, (lo mostré en mi  colegio primario de educación Religiosa Judía), me sentí mas libre. Mas lo que realmente sucedió fue que me transforme en un adulto. Un adulto que tenia un niño libre adentro.

En YECA fotografié con la curiosidad y el entusiasmo de mirar por primera vez a través de mis ojos. Fotografié sin miedo y haciendo uso de las libertades que fui ganando. Era como un hombre recién salido de la prisión ávido de jugar con la luz. Mi interés  mayor eran los comportamientos humanos, la gente que me rodeaba. Me sentía un fotógrafo independiente, que podía decir lo que quería y sin restricciones. Yo me sentía un observador peligroso, habitando el mismo mundo que se me había restringido. Cada foto era como una transgresión. Mi universo se fue agrandando y las autoridades ya no eran mis padres, eran los canas y así con todo. Y al fotografiar fui fijando mis posiciones visuales con respecto a cada tema que me interesaba. El niño libre siempre estaba presente y se divertía como un loco. Las fotografías que hago son espejos en los que me reflejo. Así voy sabiendo quien soy. Una meditación permanente de imágenes creadas y convocados por mi, para poder trascenderme.

Imagen

Rodrigo: Esto implica que tu aproximación a la fotografía es una suerte de educación sentimental en donde vos te despertas al mundo mediante actos (visuales) de conciencia. Lo interesante es que en tus imágenes el despertar coincide con un pasaje de la tragedia (Parto) a la comedia o la sátira (Yeca). Aquí llegamos al tema del humor en tus imágenes y como opera la ironía y la sátira en tu obra?

 

Luis: Somos seres imperfectos, y cuando nos miramos de cerca sin juzgarnos, reímos. Solo con mirarnos la nariz, un dispositivo curvo que sale de nuestra cara para tomar aire, es suficiente para la carcajada.

Imagen

En el retrato callejero, el fotógrafo tiene el inmenso desafío de ganarse, en un brevísimo lapso de tiempo, la confianza del  fotografiado. Si se la gana, éste se muestra tal como es: Imperfecto, como yo. Con todas sus expectativas, sus miedos, sus miserias, y sus deseos de inmortalizarse. En este punto es donde aparece la comedia. En el cruce de las imperfecciones del fotógrafo y fotografiado.

En la calle, el fotógrafo debe perder su importancia personal y lograr construir la imagen con el otro, por que la imagen es de los dos. Si eso sucede, aparece la foto. Cuando el fotógrafo tiene mucha importancia personal y comete el terrible  error de juzgarse superior al fotografiado, hay rosca y el humor desaparece.

Los mandatos en cualquiera de sus formas (estéticos, costumbristas o religiosos) son un tema central en mi obra. Me divierte el absurdo de la obediencia a cualquier precio. Este es el caso de las fotos de “las gemelas”. Cuando este comportamiento desborda el universo interior de las personas y, se traduce en comportamientos estéticos a la vista de todos, me entusiasmo y disparo. Lo que hago en realidad es reírme de mi historia. También me interesa humanizar a los que mandan, este es el caso del policía.

La verdadera tragedia es estar repitiendo conductas ancestrales o copiando al vecino sin preguntarse nada. Hacerle caso a personajes antiguos sin honrar la propia existencia. Esta tragedia es en realidad, la comedia de mi vida.

Imagen

Rodrigo: Quiere decir que hay un profundo contenido ético en tu aproximación a la fotografía. De que vivís y que lugar tiene la fotografía en tu mundo profesional?

Imagen

Luis: Me acabas de hacer la mejor pregunta hasta el momento. La que desencadena una crisis en el entrevistado. La que no tiene discurso. No hay guitarra, solo calzón quitado.

Esta es mi ‘Primera Poesía Para Mi Padre” 

Padre

Ayer me cortaste la foto.

Hoy tengo el cuchillo.

Por fin voy a matarte.

Lo Empuniare por el hueso

Y lo clavare en tu inmenso corazon.

Finalmente 

Vere mi sangre.

No te confundire con nadie mas.

Ni matare mas en tu nombre.

Cabare. 

Hasta el centro de la tierra.

Ahí,

Tu cuerpo.

la caja de fotos

 y el cuchillo.

En la tierra removida.

Llena de aire.

Voy a plantar un arbol:

Sangre, tradicion y ceremonias.

Como ya te conté mas arriba, rompí (o eso sentí) con las mandatos familiares y construí un nuevo mundo arriba de esas ruinas. Creí poder reconstruirme negando mi historia y mi sangre. Falso. Un mundo  construido arriba de otro solo trae oscuridad.

Cuando termino  PARTO y empiezo YECA me sentía realmente bien. Muy a gusto conmigo mismo y creo, esa fue la clave de poder empatizar con el otro. Con una gran energía y con cierta soberbia, salí a rebuscármelas en el Mercado Publicitario. Se me da fácil con la venta y logre prestarle servicio a muchas Agencias. Logre mantenerme entero durante 6 años. El vendedor vendía y el fotógrafo se las ingeniaba. Al principio, admito, me sentía un gran estafador: “Me están pagando por esto?” me preguntaba mientras iba a buscar los cheques que me daban a 250 días. El mercado y mis fotos me estaban dando una falsa razón, yo podía ser otro sin importar quien había sido.

Imagen

Esos fueron años de gran inspiración para mi. Logre hacer el Proyecto YECA, y otros ensayos que todavía no mostré. Viaje por el país con mi trabajo y logre vender algo de obra. Pero pronto comencé a sufrir las inclemencias del Mercado. El ida y vuelta con las agencias me consumía. Muchas veces trataba con adolescentes, pseudo estrellas de rock, que representaban a una larga cadena de miedo que juzgaba mis fotos. Este escenario desencadeno otra crisis y me salí del mercado en 2010.

Las 7 fotos que te mande pertenecen a 2 trabajos en esta época (2003 -2010) que fueron los años en los que logre vivir de la fotografía.

Imagen

Hoy mi realidad es otra. Hace ya 3 años retorne a la empresa familiar, cerca de mi viejo y de mi hermano. Como un arqueólogo comencé a excavar en las ruinas de mi mundo escondido. Me reconcilie con mi sangre y estoy haciendo contacto con todo lo que soy sin renegar de nada.

También, desde la misma oficina comercial, logro hacer mi arte. Desde el escritorio que ocupo ahora, hice mi ultimo trabajo: Casa de Cambio (Del cual te estoy adjuntando algunas imágenes). Al verlo me doy cuenta que volver a la familia, fue una decisión espiritual-económica. Mira como la economía y el espíritu pueden hacerse amigos. No podía seguir adelante sin sanar algunos asuntos. Estoy cómodo, soy un hombre libre para decir y mostrar. Pero extraño mi espacio independiente, y ponerme en juego otra vez. Estoy hace tiempo tejiendo la nueva estrategia para poder vivir  de mis producciones y tengo la expectativa de que este año, mis fotos vuelvan a ser el corazón de mi economía.

Ahora, volviendo a tu pregunta, que incluye la palabra ética y la profesión como modo de vida te pregunto a vos:

Como hago para moverme éticamente en el mercado del arte y al mismo tiempo ser productivo económicamente? Es posible?

EL SIGUIENTE ES EL TEXTO ESCRITO POR LUIS ABADI PARA SU SERIE ‘CASA DE CAMBIO’: 

Me llamo Luis Abadi y cuando naci, recibí un maletín de mandatos. El maletín de mi abuelo Luis Abadi, que me entrego mi padre. Muchos años use ese maletín. Visite y conocí mucha gente. Viaje por la capital y por las provincias. Mientras lo usaba jamás lo cuestione, ni lo juzgue. Más bien lo disfrute. Lo defendí con energía polar y con disparos. 

Un dia tome el maletín y lo vi. Lo desarme con mis ojos, lo desmantele. Capa por capa, bolsillo por bolsillo.  Adentro encontre a mi padre, a mi abuelo, a mi bisabuelo y todo el linaje de mi familia. Vi las Ciudades de Alepo, Jerusalén y monedas de todos los países del mundo. Vi mantos sagrados, ropas de reyes y sacerdotes. Vi pieles de descarte y sangre de supervivencia. Vi escopetas, pistolas y bayonetas. Vi un cuchillo. Vi infinitos contratos, y sus copias, con infinitas personas, instituciones y empresas. Y vi leyes, muchas leyes. 

Encontre una antigua cámara de fotos del antiguo Luis Abadi. Una caja de luz que canalizaba en tiempo presente y resinificaba. El maletín quedo desarmado, roto y parti con la cámara de fotos. Esta precisa herramienta, me llevo por los caminos de la búsqueda del presente. El instante preciso. Me transforme en un Arquero Zen que respiraba y disparaba. Meditaba cada imagen y la limpiaba de mi energía.  Durante 9 años, día por día, el mismo ritual. Hasta quedarme vacio. Logre fotografíar con neutralidad y precisión. Encontre belleza y amigos. Aunque muchas veces fotografiaba con ira y resentimiento. Limpiar los archivos era la clave. Canalizar, no apegarme a nada. No juzgar. 

Cuando nacieron mis hijos, sinti el impulso de retorno. Busque el maletín y  lo mire con nuevos ojos. Ojos calmos y pacientes. Contemplativos y neutrales. Me reencontre con mi padre y con mi abuelo, con mi bisabuelo y con todo mi linaje. Todas las piezas del maletín estaban ahí. No faltaba ninguna. Las junte, las ordene y descarte las que ya no me servían. El maletín fue reconstruido y tiene asombrosas funciones nuevas. Puede volverse transparente, y traer abundancia material y espiritual. Sabe recibir el presente.

Rodrigo: Creo que eso desviaría nuestra discusión de lo que verdaderamente nos importa que es la etica en el arte. Ademas la cuestión de la productividad es tan relativa. Tu nueva obra me parece muy interesante porque si bien mira hacia atras tambien mira muy claramente hacia el futuro. De manera formal, se inserta en el tipo de collage post-dadaista que se viene haciendo en lo que ha sido llamada la Nueva Fotografia (estoy pensando en Broomberg and Chanarin, por ejemplo). Esto tambien se inserta en el renovado énfasis institucional que se le viene dando al Dada y mas concretamente a la obra de Hannah Hoch que actualmente tiene una retrospectiva en la Whitechapel Art Gallery. Esto nos lleva a la discusion sobre el fotomontaje y el collage que, según entiendo, en tus nuevos trabajos juegan con la ironia visual desde la perspectiva del discurso religioso. Si antes tus fotos eran éticas, uno puede decir que las nuevas son morales?

Imagen

Luis: Crear siempre es amoral. Traer al mundo algo que no existía es un acto salvaje, como nacer. Cuando una mujer da a luz a sus hijos, ilumina el mundo violentamente. A nadie le importa si en ese acto la mujer maldice o eructa. Crear es un acto fisiológico, escatológico y ordinario. A quien le importa si es moral? Nacer es violento, para la madre, para recién nacido y para los testigos. Cuando la creatividad esta asociada a traer al mundo algo que antes no existía es amoral y difícil de mirar. Es algo que esta fuera de registro, por lo tanto es incomodo. Si la moralidad y las buenas costumbres, impiden mi experiencia de crear o alumbrar, las dejo a un lado. Al artista no le caben buenas costumbres, si son costumbres, son viejas y acuñadas por otros. Trato de ser amoral conmigo mismo. Hacer cosas a las que no estoy acostumbrado. Esto modifica mi observador y por lo tanto, a mi creador. Trato de parirme a mi mismo la mayor cantidad de veces posible. Y como se que me queda mucho por parir, intento disfrutarlo.

Quiero agradecerte por citar a Broomberg and Chanarin, no los conocia. Alucine con la Biblia intervenida, no se si soy tan valiente. Yo también exploro el genero de libro de artista y ellos lo hacen maravillosamente. Acá, te mando unas imágenes del Libro de Artista: Casa de Cambio. En este caso mi Biblia es un registro “Registro de Acciones” que es un libro contable.

Rodrigo: Creo que la forma en la que el collage y el foto-montaje son usados a los fines de la alegoria tanto en tu nueva obra como en la de Broomberg y Chanarin es muy interesante y se inserta en la tradicion que comienza con el Dadaismo en Berlin en 1910. No sorprende que en la epoca actual en la que impera un tipo de mirada (de zapping y browsing) como la generada por Internet, la fotografia haya vuelto sobre sus propios pasos (del photoshop y la super-tecnologia) para abrazar algo mas pictórico y alegorico. Por pictórico me refiero a que vos en tus nuevas imágenes (por ejemplo: ’Registro de Acciones’) ‘pintas’ con diferentes fuentes fotograficas, géneros, temporalidades y recursos. No se si viste mi ‘Hola Cañete’ a Rodrigo Alonso tras el Premio Petrobras BA Photo donde percibi que este tipo de collage comenzaba a ser valorado en si mismo y sin el necesario proceso alegórico que todo collage necesita tener para ser arte (ya que, sin eso, cae en el discurso meramente publicitario). Tu obra es la primera que veo en donde, en la Argentina, se lleva el lenguaje de la fotografia al proximo nivel. Por que elegiste el tema ‘judio’?

Luis Abadi: Lo judío funciono como limite y ahora es un mapa posible.

Fui criado con una impronta religiosa fuerte. Como ya conté, un día me negué a mi mismo y empecé a hacer fotos. Cuando me volví padre e hijo al mismo tiempo pude comprender algunas cosas y volví a “lo judío” como un artista.

El antiguo testamento tiene 4 niveles de penetración. El literal, el alegórico, el interpretativo y el espiritual. De niño, la estudie en sentido literal, y eso es lo que rompo. Al dios que es capaz de desatar un holocausto en el con el Diluvio Universal, de castigar a la mujer por pecadora, de enviar las Plagas como amenaza y mil historias que si te las cuentan a los  5 años son terribles. Al menos lo fueron para mi. Habilitan a matar, a discriminar y desatan la ira espiritual.

Imagen

No rompo la ley universal, no creo poder hacerlo. Rompo lo que la ley universal representa para mi. Rompo mi sentido literal. De esta forma puedo entrar en el terreno de la alegoría y de lo interpretativo. Luego en el espacio espiritual, en la Cabala, a donde te sugieren no sumergirte sino hasta antes de los 40 años cosa que para mi es un error. Para mi, los niños están mas preparados para entrar en el “mundo espiritual” que cualquier adulto que se precie. Entrar jugando con los colores y con la luz. Creando a través de visualizaciones y fantasías. La Cabala, entonces, es un mapa posible pero no el único. Hay infinitos mapas para revolucionarse. Cada uno encuentra el suyo. El mío es la fotografía.

En la serie “ratzov shuv” (correr hacia y volver), trato de decirlo. Romper la ley, ver y retornar a la fuente. Cada uno retorna a la suya.

Mire los “Hola Cañete” y la pase bárbaro. Me encanta tu obra Rodrigo. También disfruto de los ACQ, de los plagios y las pástelas. Yo también miro el mercado de forma critica desde hace años. Tengo mucho material sobre el caso. Cuando este listo lo voy a mostrar. Acá te mando una “muestrita” para que veas. (insertar imágenes)

Rodrigo: En la foto de la mesa con los vasos de vino en rotación casi celestial se resume lo que estabamos hablando y me ayuda a entender mejor tu obra. Digo esto porque por un lado sos un tipo con una sensibilidad visual muy aguda (te interesa que las cosas se vean bien y de manera organizada), con fuerte contenido poético (la disposición de la sombra de los vasos formando las medialunas y las crecientes) y con relevancia moral (la imagen tiene como protagonista al alcohol y no a sus participantes). Lo que hace que todo este trabajo no sea demasiado denso es que lo haces con humor y creo que ahi esta lo ‘judio’ de tu obra o como vos diría, el colapso de lo alegorico, lo literal, lo interpretativo y lo espiritual. Un placer.

 

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!