Rodrigo Cañete: Por qué no invertimos el orden de esta segunda parte de la entrevista y Usted me pregunta algo a mí? 

Remo Bianchedi: Donde vivo no tengo teléfono fijo, por tanto no tengo internet en la computadora. Me manejo con el celular cosa que me hace ser breve en mis mensajes. Primer pregunta: Comprendo el enojo y consecutiva depresión narcisista de León Ferrari con el catolicismo ya que su padre, pintor, decoraba iglesias. Esto está claro. Ahora le pregunto: qué lo enoja a usted?

lec3b3n-ferrari

Rodrigo Cañete: Mi enojo es también narcisista. Yo me enojo conmigo mismo y lo que me enoja es mi propia cobardía. Yo sé que esto es algo que pueda sorprender pero me sorprendo a mí mismo de algunas cosas, supuestamente, no cobardes del blog. En términos más generales, me enoja mucho cuando la gente que partenece a un grupo determinado se cubre entre sí. Me enoja la falta de honestidad ética (valga la redundancia) en tareas como, por ejemplo, la artística. Un par de días atrás, Marcelo Pombo decía que yo era ‘un payaso necesario que no iba a durar’. Le respondí que mi propósito no era durar sino decir la verdad (o lo que yo creo que es la verdad) mientras dure. No mucho más que eso. El trasfondo de la cuestión (del comentario de Pombo) es que dicho artista decidió estratégicamente salir a minimizarme ya que en mi Pastela sobre el Arte y el Lavado de Dinero sugerí que su nuevo galerista tenia políticas muy raras de compra y venta. Ver a Pombo rebajado a ese tipo de acción me duele. Hace un par de dias, Lux Lindner respondió a la foto que yo publicara sobre Polesello hablando en mision oficial a Venezuela con el ex dictador Jorge Rafael Videla diciendo que ‘muchos artistas viajaron con dictadores’. Me preocupa, profundamente, la falta de honestidad intelectual de la generación intermedia (menemista y pos-menemista) del arte argentino. Y a Usted que lo enoja? 

Rafael-Videla-Ministro-Economia-Martinez_CLAIMA20130316_0215_14

Remo: ¡ A mi me enoja lo mismo que a usted! Un enojo variopinto que a veces se manifiesta como ofensa, otras como desencanto. han ganado “los malos” querido amigo y estaría bueno aceptar las cosas como tal cual son. Este Zeit y este Geist no son los que hubiese preferido vivir, claro que no. si mi enojo fuera motivo de cambio lo sostendría cual bandera, pero creo que cuando uno no se siente cómodo en el lugar que está, lo mejor es retirarse y en ese acto comprender que sin embargo hay otros mundos agregados a éste que muchos llaman “realidad”. 

rogelio-polesello-marta-minujc3adn-y-wally-diamante-en-la-apertura-del-local-de-tecno

El arte, tema que nos ocupa, siempre fue el compañero dilecto de la historia humana. hoy esa historia es lamentable, lamentables por tanto las maneras en que esta historia se representa en los objetos de arte, en el obrar de arte. Creo que hemos enloquecido todos. la neurosis, la carencia de filosofía y de felicidad nos desbordó. Con toda sinceridad le digo que si estuviéramos en la República los expulso a todos.¡Vayan a pintar sombras y fantasmagorías a sus casas! ¿No extraña a Víctor Grippo, a Fantin La Tour?

Rodrigo: Estoy pensando en la primer parte de nuestro A Calzon Quitado y su referencia a Nicholas Poussin. Ahora estoy pensando muy especificamente en el ‘Diógenes’ de este artísta en el el filósofo es representado arrojando al suelo su copa de madera al ver a un chico tomando agua con sus manos. En el fondo de la pintura y a lo lejos se ve una edificacion que recuerda al Palacio Vaticano (centro de intrigas de la epoca). Se ve usted como una suerte de Diogenes argentino? Hableme un poco de ‘su’ Vaticano. Donde está? En Buenos Aires? Qué es aquello de lo que Usted se aleja? 

Poussin-Diogenes

NICOLAS POUSSIN’S DIOGENES

Remo: estoy viviendo hacen 25 años en un paraje llamado Cruz Chica, cerca de La Cumbre, a unos 90 kms. de Córdoba capital, en medio de las sierras, rodeado de pájaros y árboles como cantó Javier Heraud, el poeta peruano.Vivir aquí no significa necesariamente estar en oposición, ser contra-cultura de la Cultura. al contrario, es lograr un estado de “constante lucha para llevar a cabo una escisión exacta y total”, como dijo Duchamp acerca de su Gran Vidrio. lo mío es un “retardo” serrano. Vivir aquí es demostrar empiricamente que no existe un único mundo y una única manera de vivir.

Algo así quizás podría haber afirmado Diógenes de Sínope. con él podría decir que no está en venta un esclavo, que se vende un amo. Este proceder del filósofo me acompañó cada vez que me tocaba estar en relación con un galerista, un marchand, un representante del “mundo del arte”. considerarlos meros intermediarios y no productores se lo debo a Diógenes, y gracias a sostener durante más de 40 años este principio filosófico me considero un hombre libre, dueño y en pleno uso de mis facultades. 

Por esto no me considero un Diógenes serrrano, más bien me puedo definir como un kolla, un kolla blanco, una especie de Captain Beefheart, pero feliz. Del Vaticano poco puedo decir, salvo que me maravilla que hayn comenzado con un pesebre. ¡Esto es arte!Cuando obrar de arte deje de ser terapia ocupacional volveremos a hablar de Poussin.

Nicolas-Poussin-Landscape-with-Trees-and-Tower1

Rodrigo: Me identifico mucho con eso. He tomado la decision de tomar la escritura como un trabajo más serio. Hacer un blog en Argentina y vivir en Londres es un poco contra-intuitivo pero soy consciente de que me proyecto no podria ser llevado a cabo desde dentro de Argentina (no por miedo sino por una cuestion de perspectiva y distancia critica). Otro de mis problemas es que tras diez años finalmente consegui la ciudadania britanica que me obliga a quedarme en esta tierra por cinco años más. No le miento si le digo que tengo ganas de mudarme a las Malvinas. Que ironía no? 

Remo: Lamento ser yo el que tire por la borda su proyecto malvinense: las Malvinas son alemanas! Sin embargo celebro escuchar su gesto de autonomía económica. le cuento algo que me pasó.

A los 17 años, influenciado por unas cartas que Alllen Ginsberg le escribe a William Burroughs desdePucallpa, Perú, decido irme a vivir una temporada a Yarinacocha, aldea cercana a Pucallpa. mi padre, arquitecto, antes de despedirme me dijo serenamente: y acordate que la primera independencia es la económica. Desde entonces he comprobado qué razón tenía mi papá.

Si la realización de mi deseo depende de la disposición de otro no soy libre.

ser libre, amo del propio ser, de mi obrar y de las formas o manifestaciones que me representen, este es mi propósito.

A mi también me gustan las cosas buenas como a usted. el aire de la tarde, por ejémplo. mirar el vuelo de los diferentes pájaros, escuchar Mozart, Mahler, estar horas quieto y en silencio.

Para lograr vivir como vivo tuve que ser capaz de llevar a cabo esa exacta y total escisión de la que le contaba.

la libertad, después del saber, es la capacidad humana de abismar. Usted vive en Londres, yo en las sierras, creo que ambos hemos tenido la precaución de tomar distancia, de hacer perspectiva. Por eso algunas veces el mundo me espanta y otras me causa risa.¿Cómo imagina el futuro, lo que todavía nos toca por vivir? ¿Veremos los desiertos convertidos en un vergel?¿Tendría razón la familia Ingalls?

Rodrigo: Es interesante lo que dice porque yo aprendí a escuchar Mahler (mi favorita es el Adaggieto de la 5ta Sinfonia)  (y música en general) despues de mi rehabilitación de las drogas. Tuve que ponerme en contacto con el niño interior para tenerme y tener la paciencia suficiente de sentarme a escuchar algo evolucionar y emocionarme. Creo que mi adicción a las imagenes tiene que ver con ese lado infantil. Todo instantáneo. Todo ya. Es por eso que mi propia crisis de la mediana edad me ayudo a tener la paciencia de ver a las imagenes decantar, evolucionar. La pintura es como la vida, tiene que ver con la aceptacion de la finitud para lograr la trascendencia. 

Como veo el futuro? Estoy leyendo Los Doce Cesares del Romano, Suetonio (año 70 DC).  Los capitulos dedicados a Tiberio y a Caligula me parecen fascinantes en la comparación con Hitler o Putin. Caligula fue un buen administrador del Imperio pero era un sádico que transformo su lado oscuro en su mision. Yo visite ese lado oscuro durante mi dependencia a las drogas y supongo que Usted y cada ser humano transita por esos lugares alguna vez en la vida. Lo que quiero decir es que cada vez veo mas al mundo dividido entre fuerzas positivas y negativas (amor y carencia de amor). Mi respuesta a su pregunta es que el futuro está bien peleado. Cómo lo ve usted? Cómo cambiar el mundo desde La Cumbre o ya se resignó? 

AUTORRETRATO DE NICOLAS POUSSIN

AUTORRETRATO DE NICOLAS POUSSIN

 

Remo: Resignar quizás no sea el verbo que defina mi estado. Preferiría decir que acepto el mundo, o lo que la gente llama mundo, tal cual es, en su absoluta veracidad. Claro que hice intentos por cambiarlo. El último terminó en el año 1976 cuando un avión me dejó solo y bajo la nieve en el aeropuerto de Frankfurt. A partir de esa experiencia comprendí con dolor que el mundo cambia solo y constantemente, quizás no en el rumbo que uno desea, pero que cambiar cambia.

Aquí donde vivo ocurre otro fenómeno. Es el mundo el que lo va cambiando a uno. El orden natural se va filtrando como el agua hasta lograr que cuerpo y alma se pongan de acuerdo. Literalmente hablando vivo en otro mundo, ni más ni menos real que el que ocupa nuestro diálogo. Es verdad, la división que ocurre en el mundo y que resulta de la Revolución Industrial se hace cada vez más notoria. Ese mundo se ha descompensado, la carencia de amor es mayor que las aisladas manifestaciones de amor. Como le dije tengo información suficiente como para afirmar que ganaron los malos, y son ellos los que ahora mismo están construyendo nuestro futuro.

El obrar del arte contemporáneo pone en evidencia esta falta extrema de salud.

Al respecto le cuento que cada vez que entro en su blog una mezcla de curiosidad y temor me asaltan. Curiosidad porque creo que lo que hoy nos está ocurriendo deja a Gregorio Samsa como un cuento infantil. Temor porque lo que nos está ocurriendo me ofende, creo que ofende a la condición humana.

Es verdad también que pintar consiste, entre otras cosas, en trascender.

Una vana y narcisista manera de intentar engañar al tiempo. Por eso me gusta más pintar para ahora, no para después, para que me recuerden con bondad. Es bueno y saludable saber que cuado muera lo único que va a suceder es eso.

Usted me cuenta que la quinta sinfonía de Mahler es su favorita, yo le cuento que desde hace un tiempo veo y vuelvo a ver Muerte en Venecia de Visconti.

Le diría que lo hago cada 4 ó 5 dias. A veces la veo entera, otras un fragmento, y siempre es cada vez más bella. ¿No le parece que el mundo se ha tornado adolescente, pura demanda, cero responsabilidad? ¿No le parece más inteligente el fuego que se enciende y apaga con medida?

Rodrigo: Si, creo que el mundo es adolescente. Yo soy adolescente. Yo no logro verme como un adulto. Un adulto no hablaría de la manera que yo he venido hablando en el blog. Sin embargo, hay algo de lo que usted dice que me quedó dando vueltas en la cabeza y es lo de la naturaleza penetrando el ser. Hoy fue a mi reunion (casi) diaria de Narcóticos Anónimos. Y era uno de esos dias en los que uno está molesto por los ruidos, los crujidos de las sillas, el calor, las caras extranjeras, la vanidad del adicto recuperado, etc etc. La persona que estaba contando su experiencia (a un grupo de diez personas) era un transexual. Nada de lo que dijo me llego. Sin embargo hubo un momento en el que respire hondo y dejé (como diría usted) que la naturaleza entrara en mi y, es muy difícil, ponerlo en palabras pero me comuniqué con su cara (que durante casi toda la exposición estaba entre nerviosa, contenta y al borde del llanto). Creo que soy mucho mas Aristotélico de lo que pensaba. Creo que hay esencias y accidentes. Los medios, el arte contemporaneo de feria de arte, el chisme, las selfies todo eso es parte de nuestra condicion humana y es el bla bla bla. Pero mas allá de ese bla bla bla hay algo que late y el trabajo del verdadero artista es (del modo que sea) mostrar esa condicion. 

En otras palabras, como cree usted que se puede vencer a ‘los malos’? 

Remo: Una polis? Eso quiere decir? Le aclaro mientras saboreo la felicidad de su respuesta, que el kolla vive en Cruz Chica, no en La Cumbre. Hoy vi su Pastela sobre el MuseoNBA. Lo más! Lo felicito y agradezco su esfuerzo por compensar la estupidez. Lo de Pacheco lamentable. Lo de “Copito” idem. En Argentina no se puede hablar con semejante displicencia sobre desaparición y decapitación. Son voces lamentables, voces que lamento escuchar. Sobre el bello desnudo de Schiaffino: lo vi por vez primera a los 16 años. Me persigue igual que un desnudo de espaldas de Boucher. El de Schiaffino siempre me hace recordar ese pensamiento fundamental en Foucault: el sujeto esta sujeto. Le toca a usted, y le pido por favor que sostenga el ritmo. La sincopa tambien!

Rodrigo; Yo creo que estamos llegando al tono necesario. No quiero quejarme mas. Quiero hablar de los problemas atraves de las pinturas 

Remo: Lo grave que anda ocurriendo es que los “dispositivos de poder” han logrado quebrar y luego dominar los valores simbólicos que sustentaron nuestra humanidad hasta hace muy poco. El arte, por ejemplo, convertido hoy en mercancía, en objeto terapéutico o en vano y narcisista glamour, perdió, extravió su propia carga simbólica, y cuando eso ocurre y los objetos del arte son nada más que para mirar el arte desaparece, se vela, extingue.

Vuelvo al desnudo de espaldas de Schiaffino. Queda claro y parece que siempre fue así con esa pintura que no se trata de un simple desnudo. Hay allí una serie de conocimientos que están articulados de manera simbólica. No es la maja desnuda
de Goya mirando como el espectador la mira, haciéndolo partícipe, cómplice, socio. La mitad del símbolo. Esta palabra de origen griego significa contrato. Goya pinta un acuerdo, un contrato entre lo que se deja mirar y el que mira. La maja me mira y al hacerlo me cuenta una historia. Con el desnudo de Schiaffino ocurre lo mismo pero a la inversa. El que mira está en la obligación de descifrar qué está mirando. Él, el espectador deja de ser mirado por el enigma, el misterio, por el símbolo.

¿Es mujer, está dormido, sueña, lamenta, recuerda?¿No me mira? ¿Qué estoy mirando? Por cada respuesta resulta un nuevo desnudo, una nueva pintura.

Ayer cuando vi ese desnudo en su pastela del MNBA sentí que estaba mirando mi propia espalda. Dije: esa pintura puedo ser yo.

Sometamos ahora este mismo sistema de análisis a cualquier obra del arte auto proclamado contemporáneo, con el fin de comprobar o no la ausencia de la práctica metafórica. Por ejemplo, la imagen de un cristo pegado a al símil de un avión usado en la guerra de Vietnam es metáfora de qué. ¿Cristo es una bomba?

¿Cristo es NAPALM?

Duchamp diría sonriendo: hoy todos son Courbet! Hace algunos días volví a leer las conversaciones de Duchamp con Pierre Cabanne. Le aclaro que me gusta leer con el ánimo de encontrar recetas para resolver problemas personales y no para acumular saber.

Bueno, cuando uno lee y acepta el modo de ser artista que Duchamp construye con extrema sabiduría, uno lo ubica inmediatamente en el cosmos de las grandes tradiciones, el Renacimiento, la filosofía presocrática, los estoicos, los esotéricos, los cínicos la alquimia, la cabala. Su militante esoterismo hizo que él pudiera, con humor, negar ese lugar de pertenencia que menciono.

Gracias a esta estrategia logra ser uno de los pocos artistas del SXX que comprendió y practicó que la libertad y la felicidad están después del saber, que un artista además de objetos produce enigmas. Hoy como espectador puedo confirmar que el obrar del arte contemporáneo en todas sus manifestaciones ignora lo antedicho. No existe libertad ni felicidad en el mundo contemporáneo, ellos al parecer están antes del saber. Diógenes diría: por aquí el Logos no pasó.

Usted me pregunta si considero posible vencer a los “malos”. Yo le pregunto si usted considera necesario hacerlo.

Por lo que puedo concluir al observar es que esta vez se van a caer solos y en absoluta soledad. Mientras tanto recomiendo resistir en el único lugar posible hoy, uno mismo, ser más íntimo con uno mismo liberando aquellos dispositivos de poder que nos han condicionado, extorsionado, acosado logrando así confundirse con lo mejor de cada uno.

Resistir y desactivar.

Disolver y coagular.

Esta es en principio mi respuesta.

Un ejemplo es el ejercicio de apaciguar al niño rabioso que el sistema convierte en sujeto, al adolescente que demanda vivir en un mundo acorde con él, al sujeto que para ser requiere de un objeto.

Esta quizás sea también una manera de vencer.

Le pregunto, ¿si ellos son los malos, quienes son los buenos?

Remo agrega: 

Ayer llega a mi casa una pareja de turistas, portenios ellos. Bajan de una inmensa 4×4. El petiso, ella pura silicona. Se presentan como coleccionistas y me tratan de maestro. Piden ver obra como dicen. Son narco coleccionistas, pienso mientras ellos avasallan con el impudor típico de sus miradas. Se deciden por una pintura como si de un par de zapatos se tratara. Preguntan cuanto. Les digo y, después del regateo habitual acordamos. Allí es cuando la escena revierte su sentido. Le digo al narco que esta demandando algo que yo hice y que es de mi propiedad, pero que a cambio me da papeles que no puede respaldar (billetes). Le doy un bien de capital a cambio de un valor de cambio, no es justo, le digo. Cuando usted haga algo que me interese avise y hacemos trato, le dije. El narco me miro, miro a su barbie y sin decir esta boca es mía se subió a su 4×4 y desapareció al curvar el camino. Obvio, la pintura quedo sin vender! Ja! Abrazo!

Subo la historia al FB y uno me escribe preguntando que si yo sabia que el tipo era narco porque no lo denuncie a la policia! Ja! El mundo me vuelve a sorprender. Que felicidad! Ja!

Rodrigo: En serio? Y dejo ir a las siliconas? Una verdadera violación a los derechos humanos. La gente es mas tonta de lo que uno supone y en las redes sociales qué decirle. Vive de su arte? 

Remo: Siempre he vivido de la venta de mis trabajos. Comprendí de muy joven que para vender lo que produzco debo primero saber qué es lo que produzco, luego saberlo difundir y por último comercializar.

Cuando hago ventas directas lo que logro es comunicar de la manera más didáctica posible el valor simbólico del objeto, una pintura por ejemplo. Es decir que estoy capacitado para diseñar un puente entre el misterio y quien convivirá con él.

Cuento cosas que al contarlas van convirtiendo esa pintura en otra cosa.

Cuando en los 70’ estudié en Alemania un profesor nos hablaba del concepto ampliado del oficio de artista. Consideraba que un artista hoy debe saber pensar, crear bellamente el objeto, saber acercarlo a la gente, y saberlo vender. Esta es la única manera, decía, en que el artista se torna independiente, autónomo en su pensamiento, en el obrar y en el vivir.

En la medida de lo posible he logrado descartar la tercerización que tan mal hace en nuestro país.

No obedezco mercado alguno, cosa esta que irrita profundamente a marchands y sobre todo a artistas. Pero bueno, ande yo caliente y ríase la gente!

Me gusta diseñar estrategias. Cuando ocurrió el desastre económico y moral del 2001 y, un dólar dejó de valer un peso la mayoría de los artistas argentinos mantuvieron sus precios en dólares. Yo hice lo contrario.

Lo que valía un dólar pasó a valer un peso. Claro, vendí un montón.

Hay tiempos para subir, hay tiempos para bajar. Esta es una de las leyes de mi propio mercado.

Otra ley, cuando tengo el dinero que necesito para vivir dejo de vender, lo vuelvo a hacer cuando noto que los ahorros van menguando.

Vender no me cambia la vida, me la hace posible en el mundo que vivo.

Una cosa de la cual me siento orgulloso es que desde hace algunos años logro vender aquí donde vivo sin necesidad de recurrir a centros de poder. Vender con continuidad en la periferia, rodeado de pájaros y árboles, es arte.

¿Cómo lo ve usted? El arte contemporáneo esta saturado de taxi-Beuys! Alerta!

Rodrigo: Esa es otra de sus coincidencias con Nicolas Poussin. El decía que sólo le vendía amigos y por lo que ellos creyeran que valía. Creo que es la única forma en la que un artista puede mantener su independencia y, diría yo, su calidad. Creo que lo que diferencia al arte barroco, por ejemplo, del arte contemporaneo son los galeristas. Ya en las vanguardias (como por ejemplo Malevich o Paul Klee) uno ve la ‘mano’ del intermediario y eso se puede percibir en cierta homogeinizacion del producto visual. Es como si se pudiera percibir la serialidad en el trabajo de esos artistas. 

Tengo una gran amiga en Suiza. Ella es un artista de la generación intermedia (la Nueva Imagen 80s) y tiene su grupo de coleccionistas que la siguen a lo largo del tiempo. Es como si los buenos pintores definieran su mercado y crecieran con el. Hay que ser muy valiente para llegar a ese punto. 

CONTINUARÁ

 

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!