ESTE TEXTO ES DE MOVAX

No sé sobre la soledad desde el punto de vista gay. Pero puedo contarte desde las drogas.

Empezamos con mis amigos a abusar de las drogas siendo bastantes jóvenes. Éramos amigos de la infancia. La pregunta que nos hacíamos era ¿Quién va a caer primero? Porque esto termina mal. El primero en caer terminó muy mal, tuvo un coma y volvió con daño cerebral. Yo estaba profundamente enojado, dolido, no entendía que ese que estaba ahí era mi amigo, alguien que no podía decir ni una frase. Pero él se emocionó y lloró porque me reconocía, reconocía a su amigo. Él tenía su corazón intacto, pero yo no, a mí me costaba entender. No vivió mucho después del coma. Claro, uno aprende la lección. El siguiente amigo en caer fue uno que luego de estar hospitalizado por abuso, y a pesar de que le dijeron que se podía morir, vino a buscarnos a para que vayamos a conseguir drogas. Murió dos días después de la juntada con amigos, lo éramos desde niños. Hasta el día de hoy me duele el corazón.

Yo todavía miro la cicatriz que tengo en el rostro por andar loco por ahí y no lo puedo creer. Nos tuvimos que alejar y cada cual hacer lo que pueda para salir. Varios años después nos encontramos, cambiamos mucho, y entre charlas comenzamos a recuperar la amistad que tuvimos antes de la locura. Fuimos amigos que no se pudieron cuidar, pero redescubrimos el afecto que siempre nos tuvimos. Reencontrarse y decirnos, te extrañé amigo! Lo siento tanto…

Entiendo que hay cierta clase de soledad que tiene que ver haber crecido en entornos con gente totalmente disfuncional, loca, irreal.

MI COMENTARIO: Qué fuerte. Me toca tan de cerca. Cada recaída que tuve fue un intento de suicidio (sin siquiera darme cuenta). Es un milagro que pueda estar escribiendo esto.

LA NECESIDAD DE CONSTRUIR UNA MIRADA GAY QUE SUPERE NUESTRA ‘NATURAL’ MELANCOLÍA

 

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!