Acabo de crear el blog ‘anthropofagico.com‘ para explorar el dilema del arte Latinoamerican cuando intenta construir su modernidad fuera del canon modernista impuesto desde Europa, primero, y ahora desde el MoMA. Como he venido planteando, esas instituciones consideran que el canon del arte Latinoamericano es el producido por las elites locales (generalmente, ricas y blancas) en dialogo con sus colegas de las vanguardias Europeas tras educarse con ellos. Los ejemplos van desde Pettorutti, Xul Solar, hasta Tarsilia de Amaral quien, estos días, tiene una muestra monográfica en el MoMA, curada por Luis Perez Oramas en la que se insiste en no abordar una historización de las condiciones que hicieron dicho diálogo entre elites blancas de ambos lados del océano, posibles para un publico, desde ya, extranjero.

Sin embargo, hay algunas voces que comienzan a rechazar esta idea de la Anthropofagia Brasileña como representando la realidad de la producción cultural del país durante la primera mitad del siglo XX. Como planteé en un post previo sobre la muestra en el MoMA, ese movimiento puede haber incluso funcionado como una cortina de humo para que esa misma elite no se pregunte de donde sacó el dinero. Vale decir que tanto Tarsila como su marido, Oswaldo de Andrade, eran parte de la clase terrateniente que retrasó la abolición de la esclavitud hasta fines del siglo XIX. En este contexto, una de las voces que se alzan contra la Anthropofagia como ejemplo de hibridación cultural es la artista Rosana Paulino.

‘El problema con la Anthropofagia en relación a los negros es que devora otras culturas, inclusive la nuestra y no nos da nada a cambio ni siquiera nos reconoce como devorados. Simplemente somos devorados’, dice. ‘El arte Afro-Brasilero, hasta hoy, ha estado al margen del sistema hegemónico mientras la Anthropofagia es la narrativa dominante de la elite urbana de Sao Paolo. El lugar de los negros en esta narrativa es la de objeto de estudio no la de socios en la construcción de una narrativa común’.

Personalmente creo que Paulino es demasiado generosa al decir que los negros son para el modernismo brasileño un objeto de estudio dado que, por ejemplo, Tarsilia de Amaral los coloca como parte del paisaje pero no mucho mas que eso. Habiendo dicho esto, hay algo en el trabajo de Paulino que cancela su propia subjetividad para transformarlo en un catalogo de imágenes que encajan en los protocolos objetificados de corrección política. Esto hace que nos preguntemos cuales el propósito de hacer arte para alguien que ha tenido negado el acceso a sus instituciones durante tanto tiempo y que, de pronto, gracias a las postmodernas políticas de tolerancia, parece haber encontrado un atajo hacia los centros del poder artístico (blanco). De hecho, Paulino recibió parte de su educación en Inglaterra y algunas de las imágenes que se ven en el video fueron hechas durante una residencia financiada por la Rockefeller Foundation.

La evidencia visual muestra que su obra se nutre de, al menos, tres lenguajes visuales: el candomblé (la tradición espiritual de los Afro Brasileños), imágenes de catalogación científica positivista y finalmente, fotos carnet que son testigo de la muerte pero también de la presencia del Estado. Mediante el grabado, el collage, los textiles y el assemblage, Paulino crea un lenguaje visual que inmediatamente refiere a la reacción negra a la dominación blanca o, mejor dicho, al modo en el que devuelve la mirada. Sin embargo, nada de esto nos permite adentrarnos en la sensibilidad de una persona negra mas allá de nuestra mirada. Mediante un exceso de alegorías coloca una distancia con el espectador como si desconfiara de el. Es por esto que creo que estas imágenes le hablan a un publico que ya sabe lo que le van a decir y también sabe como va a reaccionar. Es la confirmación de un discurso de la tolerancia en el que la vida no fluye. Es, desde este punto de vista, que creo que el discurso de los apparatchiks (burócratas?) de la contra hegemonía negra debe ser leído para poder, algún día, liberar la energía estancada. J A T

EL ÚNICO CURSO DE HISTORIA DEL ARTE ARGENTINO (Y ENCIMA… A CONTRAPELO) TENDRÁ LUGAR EN APRÓXIMADAMENTE UN MES. NO TE DUERMAS!