Volvió Tinelli con una apertura de música y baile, retóricamente, espectacular en la que hubo un derroche de energía sin control ni técnica. Creo que la apertura podría resumirse en que en el año del #NiUnaMenos, Tinelli decidió homenajear a los muertos del Ara San Juan colgando a una mujer de la concha. Si su intención es ser el Presidente de los Argentinos, el modo en el que el país fue representado en esa primera hora de programa fue através del fracaso y la falta de destreza de sus deportistas, la catástrofe banalizada y, desde ya, la droga. Pero vayamos paso por paso.

Los primeros cinco minutos son del tipo de autorreferencialidad al que nos tiene acostumbrados Tinelli, instalando la narrativa de lop mucho que tardó en volver al aire a pesar de haberse comprometido con el público a volver en abril. Dicho de otro modo, su narrativa comienza con el incumplimiento y el fracaso como virtud. Esta narrativa funciona de marco o mejor dicho como paréntesis que encierra un número de baile y música que se sucede sin solución de continuidad en el que, por cierto, se puede analizar su visión del mundo pero más específicamente de la Argentina. En la instalación de la narrativa de por qué se atrasó tanto en volver al aire lo que, verdaderamente se plantea como subtexto es la corrupcion Kirchnerista y su ‘mala’ decisión de asociarse a Cristobal Lopez y el modo en el que otro ‘macho’ como Adrian Suar sale a su rescate aunque, como él, al final del programa dice, es demasiado tarde. Si se quiere, en esta narrativa subyace la verdadera ideologia argentina de no confiar en nadie, mirar todo desde muchos puntos de vista (incluso los conspirativos), no asumir responsabilidades y colocar al amigo en el lugar del salvador. Dicho de otro modo, para Marcelo Tinelli la amistad es algo que existe porque le sirve y no porque sea un servicio.

El momento en el que ese compuesto de números de música y baile comienza es el de una remake, versión Tinelliana, de un video de A-ha con animación simulando dibujos con lapiz. Rápidamente, aparecen Michael Jackson, Elton John, Madonna y una mujer irreconocible hasta que la reprografía lo aclara. Es una tal Lourdes Sanchez que, si no me equivoco es la mujer del productor (el Chato Prada?) y es la primera que arranca con… un plagio… Sanchez es una especie de nueva Pamela David que baila ‘Simply Irresistible’ de Robert Palmer y al ser colocada en ese lugar de importancia da la pauta de que las mujeres en la Argentina, como en el Peronismo, sólo adquieren lugares relevantes depende a quién se garchen. Ahí comienzan los problemas ya que, de entrada y como si no supieran su propia coreografía que, en definitiva, es lo único que importa en ese programa, la cámara se equivoca y toma a un grupo de utileros, desesperadamente, tratando de mover un pequeño escenario sobre el que va a bailar y simular que canta un tal Maxi Trusso cuyo carisma es nulo. Los movimientos de Trusso están totalmente a destiempo y el ritmo de los bailarines es desesperado. Luego Trusso, vestido a lo Freddy Mercury se pone a simular que canta ‘Persona Jesus’ de Depeche Mode. Todo esto en un contexto de música disco lo que da la pauta que para Tinelli el tiempo es un eterno presente en el que toda memoria tiende a fundirse. De más está decir que Trusso canta, supuestamente, en inglés pero las vocales son todas equivocadas que su destiempo al bailar se superpone a su otras deficiencias. Claramente, está superado por la situación. En ese momento reaparece la tal Lourdes Sanchez como transición a una suerte de Teatro Negro de Praga al son de ‘Kiss’ de Prince. Ese es el momento en el que, sin solución de continuidad, aparece una tal Laurita Fernandez bailando en el subte y debo decir que lo hace muy bien. Hasta ese momento es la mejor. De ahí se pasa a una escena urbana con bomberos. Esto supone ocurrir una vez que se sale de la estación de subte. Una reprografía aclara que esto es un ‘Móvil en vivo en la República Federativa de Brasil’ y todo es un plagio de Stomp!… pero treinta años despues. Hay un tufillo de copia que va desde ‘Dancing with the Stars’ hasta este momento con Stomp! y los plagios/aluciones continúan como si con semejante equipo de bailarines no pudiera idear un guión propio. En otras palabras, hasta este momento, en materia cultural, Tinelli es el equivalente a Macri en su dependencia absoluta de la volatilidad de lo externo sin poder enunciar nada desde el lugar de lo argentino. Para quien pretender ser el próximo Presidente de los Argentinos, no hay Argentina que mostrar.

Pero justo cuando estoy pensando esto, se escucha un acorde que nos remite al Himno Nacional. Está tocado sensibleramente por una violinista y aparece el momento de peor gusto de todo el programa con un homenaje Cirque-du-Soleil-iano a los muertos en el Ara San Juan en donde el plano capta a la pantalla de fondo con el desaparecido submarino con una bailarina enfrente, literalmente, colgada de la concha. Si esta bailarina es el equivalente del Ara San Juan, tenemos que entender que inconscientemente el misógino de Tinelli la está ahogando frente a toda la audiencia tras ser hipersexualizada haciendola abrirse de concha. El mal gusto, a esta altura, ya no tiene fín porque el Ara San Juan en tanto objeto que se hunde o, aún peor, que cae en picada hace de transición para ser espejado en la siguiente escena acuatica en una piscina por un tal Mauricio Saravia que se tira de cabeza… como el Ara San Juan. Como si esto fuera poco y no puedo creer que nadie haya pensado en esto, unas holografías son proyectadas en un fondo de bruma artificialmente producida. La primera es el dios Neptuno que, en tanto, dios de las profundidades se cobró la vida de los 44 tripulantes del submarino. Pero Tinelli no se queda en la metáfora y va por más, proyectado subsiguientemente un monstruo marino que da la pauta de que los tripulantes del Ara San Juan no solo están muertos sino recontramuertos. Vemos que esto no es un homenaje sino la banalizacion de una catastrofe que una persona con sus aspiraciones debería evaluar antes de incluir en su show. Pero… atención!… de las profundidades aparecen unas figuras… OMG, los marinos están a salvo?…. Sorry… No… Es la selección argentina de danza acuática patéticamente desincronizada que emerge a la superficie. Eran ellos los del Ara San Juan? Ya estoy confundido. Bueno, qué importa. En el mundo de Tinelli, nada importa verdaderamente.

De ahí se pasa a un tema chinesco y digo chino por la música aunque las figuras son de animé japonés y nuevamente estamos en el estudio. Unos bailarines de ninja despliegan un baile complejo e interesante que es una suerte de Voguing geométrico pero el problema aquí pasa a ser técnico y, diría yo, de presupuesto ya que la luz de las grandes pantallas LED compite con la luz zenital y frontal y, a partir de este momento todo es un gran revuelto gramajo de luz. De pronto de espaldas a nosotros… un culo enorme aparece… es una tal Sofía Reyes que canta dentro de una caja construida con pantallas LED de piso a techo. Los problemas de iluminación llegan al punto que cuando las pantallas se vuelven opacas, se nota el reflejo de la luz frontal. Esto ni yo lo hago cuando filmo mis pastelas con la camara de la computadora. El otro problema es que la coreografía está tan regimentada y acelerada que los bailarines siempre están atrasados y por eso, espasticos y esto hace que cualquier intento de la ‘protagonista’ (Reyes) de conectar de manera humana con la cámara se da de frente contra la sensación de que somos una caja en una cadena de produccion industrial fuera de control. Sin solución de continuidad aparece una tal Simona y tras ella un momento pseudo-Glee con las ‘Ocho Huecas’ y un cover de Luis Miguel que, parece ser el tercer macho de la noche ademas de Suar y Tinelli lo que da la pauta del tipo de ojo masculino que el programa pretende construir en el año del #NiUnaMenos. No mucho cambió desde Sofovich y no nos olvidemos que este es el país que viene de oponerse a la legalización del aborto.

Ese momento Luis Migueliano comienza con un plagio a ‘Slow’ de Kylie Minogue en una piscina catalana pero la diferencia entre la versión de la australiana y la de Tinelli es que este último usa sólo mujeres que se abren de piernas para ser penetradas por la cámara zenithal con llamas de fondo, en el momento en el que casi simultaneamente, las llamas consumían gran parte de la historia de América Latina en el Museo de Rio de Janeiro. Es ahí cuando aparece una tal Eva de Dominici quien no puede ni bailar ni caminar y lo único que se limita a hacer es agarrarse de los bailarines como si fueran lianas en la selva para no caerse. De ahí pasamos a una estetica urbana pseudo-East Village-break-dance con un grupo de infantes y puberes confundiendo saltitos por baile. Ese momento es preocupantemente autoindulgente y nordeltiano. Allí, la iluminación vuelve a ser caótica y al director, nada le importa. De todos modos, esta incompatibilidad entre luz de los pantallas gigantes y del estudio tiene que ver con que para que esas luces funcionen como deberian funcionar se necesita mucha inversión que Suar, directamente, no autorizó. De ahí pasamos al puerto de Buenos Aires con más Cirque du Soleil desincronizado con un Chano bailantero que no puede proyectar la voz y se pierde en el caos de luces, bailarines desmadrados y cámaras. Pero si de desmadre hablamos, llegamos al momento amateur y definitivamente extranjerizante del innecesario Gospel que aporta una explosión de energía sin el más mínimo control. En este punto, aproximadamente, doscientos descontrolados le gritan al espectador y ahí llega Tinelli para volver a hablar de por qué tardó tanto en volver a la TV. En síntesis, un muy vago Tinelli a quien no se le cae una idea demuestra que no tiene ganas de innovar. Más del mismo pastiche de números con Choque Urbana, Chano, container y simultaneidad en distintos lugares de la ciudad. El máximo exponente de la televisión argentina. J A T

LLEGA LA BECA ROMANA PARA REALIZAR LA PRIMERA FASE DEL CURSO BI-ANUAL LANP QUE COMIENZA EL 17 DE SEPTIEMBRE TODOS LOS LUNES – CONDICIONES PARA APLICAR

LLEGA LA BECA SAMO PARA EL REALIZAR EL CURSO DE TEORÍA DEL VIDEO ARTE HASTA HOY Y DEL ARTE PARTICIPATIVO DE LAS DÉCADAS DEL 60 AL 90. PARA APLICAR TENÉS QUE ANALIZAR ALGÚN VIDEO DE BRAD PITT BULL

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!