El doctor Sergio Maulen, Director de Sida del degradado ex Ministerio de Salud renunció, como gesto necesario para concientizar a la sociedad de la gravedad del problema que los infectados de HIV en la Argentina tendrán el año que viene cuando los fondos destinados a la compra de medicamentos retrovirales no sólo sea afectado por la devaluación y la inflación sino por un recorte del 50% de su presupuesto. Su renuncia no tuvo que ver con la degradación de su Dirección a Programa ni por la dificultad presupuestaria ya que era conocido su compromiso de ‘sostener la gestión ante condiciones adversas’. Sin embargo, en este caso la situación no era simplemente adversa sino que es de tal gravedad que lo podría encontrar siendo cómplice del asesinato de miles de personas al no cumplir el Estado con su compromiso de proveer de medicina retroviral a perpetuidad a aquellos que la necesitan. Demás está decir que si el tratamiento se interrumpe, el virus puede activarse y el HIV se convierte en SIDA.

Lo interesante de este caso es que pone en patente evidencia el fracaso del Estado neo-liberal de llevar adelante sus objetivos. Digo esto porque el objetivo del Estado neo-liberal no es, simplemente, el recorte presupuestario sino el disciplinamiento de los cuerpos para la optimización de la producción. El sexo inseguro y promiscuo a partir del consumo de alcohol o estupefacientes son los modos en los que el régimen productivo habilita a los individuos a tomarse una ‘vacación controlada’ de sí mismos para poder seguir aguantando las condiciones de existencia que el propio sistema impone. La explosión del consumo de drogas y de sexo promiscuo es el resultado de la automedicación tanto de un tipo de sustancia que permite elevar los niveles de energía cuando y cómo se lo disponga y donde el sexo aparece como una válvula de escape que genera la ilusión de un contacto cercano que, en definitiva, termina siendo efímero. Tinder, Grinder y Scruff son el resultado directo de este tipo de control del tiempo para el goce y convierte al cuerpo en un agente cuyo goce es regulado por las necesidades del mercado. Dicho de otro modo, ser promiscuo y tener sexo desprotegido es precisamente lo que el modelo neo-liberal promueve convenciéndonos de que podemos controlar nuestras emociones, impulsos y sentimientos con antidepresivos, psicotrópicos, drogas legales, ilegales y sexo casual. Lo paradójico del caso es que, por el otro lado, el sistema neoliberal cuando se encuentra en problemas como ahora pasa a acusar a las victimas del sistema por ellos promovido de ‘descontrolados’ o de no haber tenido la capacidad suficiente de controlar sus impulsos y emociones. Es en estas situaciones, potencialmente catastróficas, en las que el perro quiere morderse la cola y es en este punto en el que deberiamos encender la señal de alarma porque tras el voto negativo a la legalización del aborto, la Argentina se dirige hacia un holocausto (mayormente) gay. J A T

PRESENTATE A LA BECA SAMO PARA REALIZAR MI CURSO DE ARTE SÁDICO Y VIDEO ARTE DE PHILIP PARRENO A SANTIAGO SERRA QUE COMIENZA EL 18 DE SEPTIEMBRE

 

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!