Hay una muy interesante artista argentino-israelí que merece la  atención de este blog. Residente en NYC, Mika Rottenberg viene de presentar un laberinto/video en el Goldsmith CCA de Londres que puede ser descripto como una alegoría multi perceptual y multimedia de la economía globalizada que explora cómo el neoliberalismo globalizado impacta sobre las conductas y los cuerpos durante el proceso productivo. En una serie de pantallas estratégicamente ubicadas en diferentes salas de los tres pisos de la galería del Goldsmith, el espectador es expuesto a una serie de experiencias claustrofóbicas y sudorosas que al presentarse en loop transforman lo global en una jaula. El modo en el que sus videos están temática y estéticamente relacionados recuerda algunos trabajos de Joan Jonas, por ejemplo. ‘Mary’s Cherries’ es un video del 2004 en el que un grupo de trabajadoras mujeres operan en espacios meticulosamente diseñados produciendo objetos que luego son transportados a otros espacios. La pantalla de video está físicamente inserta en una caja de stucco no muy diferente a los espacios en los que estas mujeres trabajan. El espectador se acerca a ‘BallsBowlsSoulsHoles’, un muy interesante video del 2014 que sigue a una mujer en su rutina sin sentido compuesta del meticuloso cuidado de sus uñas por la noche y su trabajo en un bingo durante el día. El video ‘NoNoseKnows’ es accesible através de una instalación que simula un depósito de perlas. El video en sí muestra el trabajo en una oficina de una mujer cuya función es estornudar para producir las perlas (?) y esto está vinculado surrealmente con un subsuelo con operarias chinas extrayendo las perlas de las ostras. Es atravesando un túnel que uno entra a ‘Cosmic Generator’, el espacio en el que se proyecta un video del 2017 en el que Rottenberg vincula el muro fronterizo que une Calexico, California y Meicali, Mexico atraves de un pasadizo subterráneo, una suerte de esófago politizado a lo largo del cual la cámara va y viene. El túnel tiene una de sus salidas en una mujer que vende productos en la frontera. En la muestra en el Goldsmith hay también obras como ‘Ponytail’ (2018) y ‘Frying Pans’ (2018) que marcan un punto de partida respecto de sus obras de video al ser instalaciones objetuales directamente vinculadas con cierto espíritu surrealista y confuso pero tambien, abiertamente, comercial.

El hecho de que la Embajada Argentina en el Reino Unido haya decidido ser sponsor de este show es, por un lado, irónico y por el otro, lógico. Digo que es irónico porque esto ocurre casi simultáneamente a la firma por parte de la Argentina del mayor crédito que país alguno haya contraído a la fecha con el Fondo Monetario Internacional. La decisión del gobierno argentino de respaldar una muestra que, desde cierto punto de vista, es una actualización del ‘sadismo social’ practicado por artistas como Oscar Bony y Oscar Masotta en la década del 60 es irónica ya que este tipo de sadismo estético presuponer la puesta en evidencia de los efectos del neoliberalismo en nuestra sociedad. Por ejemplo, en ‘Para cometer un happening’ de 1966, Oscar Masotta contrató a 20 jubilados a quienes les pidió que se vistieran como la clase social inmediatamente inferior a ellos para, finalmente, hacerlos parar en fila y exponerlo a matafuegos, sonidos ensordecedores y luz enceguecedora. Así, Masotta estaba poniendo en evidencia la distancia economíca y psicológica que separa a los participantes de los espectadores de arte en el mundo actual.

Entonces, esto inspiró la performance ‘La familia obrera’ (1968) de Oscar Bony que fue la inclusión mas polémica de las legendarias ‘Experiencias 68’ en el Instituto Di Tella. Bony usó, en esa ocasión, el presupuesto disponible para contratar a una familia de clase obrera para que se siente durante ocho horas arriba de un pedestal durante la duración de la muestra. Bony pagó al padre de familia, Luis Ricardo Rodriguez, el doble de lo que ganaba en su empleo habitual poniendo en evidencia lo bajo de su salario. Esta performance fue producida en una época de creciente polarización social producto de las políticas liberales. Todo esto es relevante para la critica de la obra de Mika Rottenberg si uno ahonda en las condiciones de producción de videos como ‘Mary’s Cherries’ (2004), por ejemplo, cuyas ‘trabajadoras’ son ‘luchadoras de fantasia’ que alquilan sus servicios por internet. Rottenberg se refiere a los participantes en sus videos no como ‘actores’ sino como ‘talentos’ a quienes, sin excepción, contrata. A diferencia de Bony, Rottenberg les paga exactamente lo mismo que sus ‘talentos’ piden por sus ‘servicios’ por lo que en su caso no hay una puesta en evidencia de la injusticia sino una ‘contratación de servicios’. Asi, Rottenberg crea situaciones laborales que limitadas a espacios claustrofóbicos espejan las reales condiciones del capitalismo real en un contexto en el que la artista se aprovecha del ‘patetismo’ de gente ‘necesitada’ para mostrarlos a un pùblico que se considera ‘superior’. Al decidir no usar actores, Rottenberg expone a estos ‘cuerpos bajos’ a la mirada ‘informada’ y ‘elevada’ de los espectadores en un contexto saturado de creación de valor capitalista producido por el sistema comercial del arte contemporáneo (la galeria de Rottenberg es Andrea Rosen en NY). En donde Rottenberg falla es en no explorar la microfísica de la creación del valor capitalista y ahi su obra es muy buena pero no excelente ya que a poco de llegar a un lugar productivo, la artista decide hacer la vista gorda y no otorgar a sus ‘talentos’ la posibilidad de redimirse. Así, retrata un mundo acabado en el que la única que aparece como ganadora es ella misma. La creación queda muy cerca de ser sinónimo de explotación y del narcisismo. J A T

EL ARTE, LA AMISTAD Y EL AMOR DESDE EL RENACIMIENTO HASTA LA CONTEMPORANEIDAD – 1 Y 2 DE DICIEMBRE – CURSO PRESENCIAL EN BA

 

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!