El espectáculo ‘Argentum’ con el que el gobierno argentino decidió agasajar a los líderes del G-20 en el Teatro Colón fue concebido como un espectáculo para el turismo. Sin ir más lejos la reseña ‘ex ante’ realizada por el diario La Nación el día 29 de Noviembre comienza diciendo: ‘Sin desmerecer el trabajo de quienes se dedican a los espectáculos para el turismo, Argentum será diferente de los de las postales tangueras y las escenas gauchescas’. La intención fue la de tratar a los lideres extranjeros como turistas.

Con la dirección artística y el desarrollo escénico-coreográfico (sic) de Ricky Pashkus y el ‘guión sonoro'(sic) del compositor y director del CCK, Gustavo Mozzi y tambien de Nicolás Sorín y Nicolás Guerschberg; ‘Argentum’ es, entre otras cosas, una presentación norteamericanizada de argentinos bailando el malambo con camperas de Rockabilly más adecuadas para West Side Story o Grease y el tango como si de un show de Tango for Export se tratara. Sin narrativa, saturado de momentos aún más camp que en el musical de Leonard Bernstein y al son de una música que en cada cuadro buscaba generar un alto impacto emocional inmediato más propio de un clip publicitario, el espectáculo construyó un espectador cuya inteligencia y capacidad visual fue, desde un principio, subestimada. Es dificil imaginar lo que debe haber pasado por la cabeza de espectdores sofisticados como Angela Merkel, Teresa May o Vladimir Putin al ver eso.

En lugar de aprovechar la maravillosa acústica y escenario del Teatro Colón se decidió avasallar el espacio mediante la sobre estimulacion en flujo televisivo continuo através de pantallas gigantes que visualmente no eran virtuosas sino, casi exclusivamente, espectaculares. Esta sobrestimulacion impedía que se apreciaran los movimientos de los bailarines en tanto tales. Asimismo, los diferentes componentes al momento de integrarse para armar una imágen unificada no siempre garantizaban unidad visual. Esto quedó en evidencia en varios momentos, por ejemplo, en el cuadro de la vendimia cuando el vino comienza a llenar la imagen pero las líneas no coinciden.

La mezcla de ese tipo de música con las, sin dudas, excesivas imágenes de paisajes naturales y urbanos de las diferentes regiones de la Argentina transformaron al show de 40 minutos en una presentacion institucional de una muy especifica visión del país como lleno de recursos naturales explotables y sin gente, con la sóla excepcion de la ciudad de Buenos Aires. Si por un lado el objetivo del espectaculo era el de generar una reacción automatica y sorprendida; por el otro, el mensaje era el de que esta tierra es virgen y está lista para ser explotada. Esto presentado de esa manera a los ojos del Premier Chino y de Angela Merkel podría ser considerado como un acto suicida por parte de un gobierno al timón de una economía frágil y dependiente como la argentina.

Personalmente, me cuesta pensar que en la reunión del G20 del año pasado, los alemanes hubieran siquiera evaluado la posibilidad de hacer una presentacion de este tipo con imagenes de la selva negra y los bavaros tomando cerveza. Alemania tiene a Schubert y a Wagner por lo que obviamente no tiene necesidad de recurrir a obviedades. Es tal vez esto lo que me perturba de la visión que proyecto Macri de los argentinos. Una idea de un pais virgen y sin historia artística e intelectual cuyas pocas expresiones autóctonas solo pueden ser consideradas interesantes si son mezcladas a modo de refrito con lo norteamericano. Sin ir mas lejos, el lugar de preferencia que se le dió al rap, al musical de broadway y al show for export fue incomprensible y la ejecución por parte del rapper dio vergüenza ajena. Por qué no mostrar lo mejor de nosotros en lugar de un objeto que como el chicle es fácil de consumir, de sabor rápido pero vulgar y fácilmente descartable. Creo que ‘Argentum’ dice mucho mas de Macri de lo que puede parecer a primera vista. Sus lágrimas finales le quitaron lo poco de dignidad que quedaba tras semejante despliegue de mal gusto y desesperación. J A T

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA ES PARA CÓMO SER UN BUEN AMIGO?