ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE ‘LJO’:

Yo tengo rulos de nacimiento y hasta los veintitantos siempre me dijeron que me alisara el cabello. Pasé toda mi infancia con el cabello recogido porque si me lo soltaba, la gente me decía que estaba despeinada.

Todos los días me agarraban a peineta y me halaban el cabello para domar mis rizos naturales. Hasta que cierta marca sacó sus productos para rulos hidratados, nunca encontré productos para mi tipo de cabello en los supermercados normales.

Vivía en un país colonizado, donde la idea de mestizaje es parecerse lo más posible a un blanco. Esos rulos, esa forma de rulos, denotaban claramente mi ancestro afro y eso siempre lo intentaron borrar, no de una forma deliberada, sino porque el modelo cultural decía que parecer negra era una desventaja social. Hoy en día no permito que nadie me toque el pelo, debido a los años de peinados que no pedí.

Lo peor es que la gente siempre quiere tocármelo porque los rulos están mal visto y la gente quiere constatar si son una especie de alambre. Y no lo son.