ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE JUANITO

Los argentinos somos los campeones mundiales de teorías conspiranoicas en torno a muertes “dudosas”. Una ola que arrancó con el suicidado Nisman (según la teoría, ultimado por un hombre invisible del que no hay ni medio rastro en la escena del crimen) y siguió con Ducler, el financista “infartizado” a distancia por CFK mientras caminaba por la calle.

Ahora llega la asesinada Natacha, quien no presenta ni un solo signo de violencia en su cuerpo, pero seguro algo “le hicieron” consumir o le inyectaron (sin marcas, claro). Por suerte, y a favor del sentido común, en las autopsias participan los abogados de la familia con sus peritos propios, quien debe haber constatado que el corazón de Natacha tenía un aspecto y unas características incompatibles con la vida. Pero para mayor confirmación, habrá que esperar las conclusiones finales de la autopsia y exámen toxicológico que se hace (tranquilos conspiranoicos) con contrapruebas de peritos elegidos por la familia y el abogado.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!