ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE ‘ERIKA KOHUT’:

Espectacular esta cañechat. La cuestión de la ética y la estética desde el rol de la animación como aparato ideológico del Estado o paraestatal me pareció fuera de serie.

Por otro lado, lo que plantea el posteo: al tipo Dreamworks le dice que ya no estudie más porque la misma empresa será su escuela. Esto es lo que no cazan, entre otras cosas, los liberaluchos de cabotaje: para exigir méritos al empleado, sos vos mismo (sea la empresa si trabaja en el sector privado, sea el Estado si trabaja en el público) quien tiene que proveer las herramientas, la capacitacion, los recursos, y no esperar que se los haré el empleado de su propio sueldo.