Transcurridos los primeros 68 días de este año, la producción nacional vendió apenas 200.000 entradas sobre un acumulado de 7.790.000 espectadores. No es un buen momento en la taquilla argentina (febrero cerró con un derrumbe del 37,5%), pero para el cine nacional el presente es aún más preocupante. Desde el 1º de enero y hasta el 9 de marzo convocó a algo menos de 200.000 espectadores, por lo que la cuota de mercado para la producción local es de poco más del 2,5%, si se tiene en cuenta que -según las cifras de Ultracine- hasta ayer se vendieron 7.790.000 espectadores.

El film argentino más visto en lo que va de 2019 es La misma sangre, thriller de Miguel Cohan con Oscar Martínez y Dolores Fonzi, que en sus primeros 10 días vendió casi 60.000 localidades (por ahora figura en el 23º puesto en el ranking anual). Luego se ubica Sueño Florianópolis, tragicomedia familiar de Ana Katz con Mercedes Morán y Gustavo Garzón con 40.000 y, muy lejos, con apenas 10.000 tickets cada una, aparecen Tampoco tan grandes y Plaza París (coproducción con Brasil). El resto de los títulos locales en cartel se repartieron casi 80.000 entradas.

Las magra cosecha del primer bimestre contrasta con la campaña de marketing triunfalista con que el INCAA celebró los casi 7 millones de espectadores para el cine en argentino en 2018 (cuota de mercado de casi el 15%).

Entre las apuestas más fuertes para los próximos meses con vistas a mejorar esta pobre performance figuran 4×4, de Mariano Cohn, con Peter Lanzani, Dady Brieva y Luis Brandoni (estrena el 4 de abril); y El cuento de la comadreja, de Juan José Campanella, con Oscar Martínez, Graciela Borges, Luis Brandoni, Marcos Mundstock, Nicolás Francella y Clara Lago, cuyo lanzamiento está previsto para el 16 de mayo.

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA ES PARA CÓMO LOS JÓVENES SE VOLCARON MELANCÓLICAMENTE A LO RETRO

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!