ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE ‘CATU’:

Y pienso en los padrinos de mi hijo, dos eminencias en pedagogía (con premios y todo lo demás).

Trabajan de febrero a diciembre. Y a mitad de enero, al día siguiente de que mi ahijado cumpliera los cinco, lo dejaron y se fueron a pasear por Europa.

Anteayer alguien le preguntó a mi amiga cómo estaba su hijo, y ella contestó: “Ahora que empezaron las clases, muy bien… Le faltaba estructura”.

(Con nuestra otra amiga -que conoce el paño- pensábamos: “Lo mal que la tenés que estar pasando en tu casa para desear ir a la escuela”.)

Cuando hay tanta desconexión o desamor parental, quiero creer que una empleada doméstica o una maestra en la escuela, tal vez puedan sacar las papas del fuego.

 

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!