ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE ‘BRAD PITTBULL’:

Cuanta razón, querido amigo.

La existencia del character Rivero, responde al enigma de la gran interferencia eléctrica desde Edison y Tesla. La internet popular y telefónica. Cada “aplicación” es una guerra perdida. Para trabajadores, para las neuronas, para los músicos, los ingenieros de grabación, los cineastas, los periodistas, largo etcétera. Si somos “animales políticos”, Internet nos convierte en animales.

El FB permite al invento el ingreso a la vida cotidiana, con la ilusión de recuperar grupos insólitos de amigos. El pajarillo azul es un hormiguero de cotorras azuladas, insoportables; reducen lo que, conocimos como, opinión, a una serie de muecas impostadas, como aparentes opiniones propias, la repetición constante, la denuncia anónima, etcétera. Y este cuarto mundo, de apariencias, que es el IG …

No puedo contestar “como” ni “porqué” (o es una conversación mas larga), pero la “visibilidad de los colectivos” es un tema, es un negocio, es político y también es todo lo contrario. Las estrellas de YouTube tienen legiones de admiradores, a veces llegamos a una ciudad en algún país, y el aeropuerto esta atestado de chiquillos esperando a estrellas “anónimas” …

De la pequeña pantalla. Resulta disparatado, pero no del todo ajeno, que Rivero haya captado la atención, de LANP primero, y de Planeta, después.

Colaboramos con la construcción de un personaje.