ESTE ES EL EDITORIAL DE AYER DEL DIARIO LA NAZION

En 1989, el primer presidente de la democracia, Raúl Alfonsín , caracterizado por su compromiso social y su defensa de los derechos humanos, debió renunciar anticipadamente a su presidencia, dejando tras de sí una pobreza que abarcaba al 38,3% de la población.

Tarde se dio cuenta el doctor Alfonsín de que la pobreza no es consecuencia de los ajustes neoliberales, ni del imperialismo, ni del Fondo Monetario Internacional, sino de la inflación, que destruye la moneda, ahuyenta la inversión, cierra industrias, provoca despidos, quiebra las empresas y termina afectando con las mayores consecuencias a los segmentos más humildes de la población.

La inflación no es un fenómeno natural ni una peste que llega del exterior. Es resultado de un exceso de gasto público por encima de la productividad de la economía. Es consecuencia de emitir dinero para cubrir el bache de ingresos y refleja la reacción de la gente, que pierde confianza en los billetes. Como en el juego de las sillas, cuando todos cambian pesos por dólares, solo se quedan parados frente a góndolas con precios inalcanzables, los más pobres.

Pero la inflación también es un fenómeno político. Casi imposible de reducir por ser bastión de los intereses creados y sustento de líderes populistas, políticos clientelistas, gobernadores desaprensivos, seudoempresarios parasitarios del Estado y sindicalistas incorregibles. También de millones de buenas personas que tomaron lo que en la Argentina “se daba”: empleos redundantes, jubilaciones sin aportes, pensiones de favor, horas extras prebendarias o suplencias injustificadas. Y que siempre votarán a favor del statu quo.

ESCUCHÁ EL LANPODCAST SOBRE EL CENOTAFIO A LOS CAÍDOS EN LAS MALVINAS

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!