Este blogger acaba de recibir un email con estas capturas de pantallas con el titulo: ‘Discriminación en Buenos Aires entre gays’. Sin embargo, me pregunto si esto es un ejemplo de discriminación o de reservarse el derecho de admisión. No tienen derechos los lindos a tener un lugar para hacer lo que tengan que hacer sin tener que interactuar con feos? La verdad es que no lo tengo muy claro y posiblemente lo planteo con signo de pregunta pero en un contexto en el que ser gay ha sido convertido ya no en una posición política respecto de la estructuras patriarcales sino en un atributo identitario en un contexto de consumo en el que es de esperarse que haya nichos y locales para todos los gustos. Así como estan los lugares para osos tambien tienen derecho (de mercado) los lindos de tener su lugar. Visto desde la vereda de enfrente un tipo de filtro de ese tipo previene a aquel al que no le atraen este tipo de superficialidades de acercarse a un ‘club’ en el que todos comparten la misma afición por garchar con un modelo de aviso publicitario de pasta dentrífica.

Dicho de otro modo, el mercado plantea muchas opciones para ejercitar nuestra identidad de manera ilimitada pero tambien plantea exclusiones. El problema es cuándo entendemos que esas exclusiones son parte de nuestra identidad. El ser rechazado de un lugar así puede muy posiblemente ser más una bendición que algo negativo. J A T

EL LANPODCAST DE ESTAS SEMANA ES PARA EL XENOTAFIO DE LOS CAÍDOS EN LAS MALVINAS

 

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!