ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE ‘FOFY’:

Querido Brad, sabrán quienes te ven, quienes te oyen, o quienes dedican siquiera emociones y razones hacia tu esencia, que ese animal allí en frente, está criado y concebido para ser un opuesto, para probar una habilidad, para rendir honor, quizás a valores que hoy desde otro punto de vista o mejor dicho desde otra cultura se podrían expresar de otra manera, pero que remontan a esos valores que antaño fueron muy bien expresados y necesarios en la vida de los hombres y las civilizaciones, donde producto de la necesidad simbolica del ser humano en determinarse frente al mundo y transmitir su relación con éste, combatir contra una “bestia” requería de no sólo mucha destreza y coraje a la altura de ese mismo animal, si no tambien la elegancia y diferencia con la exigencia intrínseca que sólo el hombre pregonaría sobre los demas demostrando su dominio y control.

Quizás ya la actualidad nos obligue a pensar que eso ya debería quedar en el pasado, pero acaso no es a través de estas tradiciones que se hace presente la historia en nosotros, para que no nos olvidemos de estos valores, para permitir un flujo continuo esquivando contradicciones innecesarias que antes ya hemos sorteado con éxito?

El hombre contra la bestia, la bestia contra el hombre, pero el hombre no puede comportarse como la bestia, si en su esencia puede derrotarla, deberá hacerlo con todo lo que la hombría le exige…. Ahí ya las condiciones se equiparan mucho más de lo que parece ser a simple vista. Quien sufrirá en ese encuentro, será quien no pueda con su adversidad que enfrente se manifiesta…

Pero asi se conciben estos actos para plantear la adversidad de la manera mas cruda y honesta en teatro posible, nos guste o no, arte en fin.

Y quien se encuentre digno de vivir, siempre pedirá a gritos en su interior encontrarse cara a cara con la bestia y tener la oportunidad (así también como se le da la oportunidad a la bestia y por eso desde su concepción se destina a tal acto), aunque sea una sola, de derrotarla con la gracia y la virtud que sólo el hombre posee, sin caer en hacerlo con la bulgaridad que el honor rechaza.
Hasta el mismo Aquiles así decidió acabar su corta vida enfrentando a su bestia y obtener su gloria. Y es por eso que se lo recuerda también hasta nuestros días.

Esa representación trasciende los cuestionamientos que hoy pregonan, porque desde alli mismo surgió hace siglos y hoy pareciera no hubiera conección con ello.

Como si de repente nos desayunamos que todo acto humano queda supeditado al mismo estandar moral global que se utiliza para dichas relaciones interculturales, que, obviamente rozan y abarcan sólo la superficialidad, porque de no ser asi, imposible sería se puedan dar.

A veces pienso y dedico mucho tiempo en tratar de entender como en ciertas culturas, y en acto tragico teatral, se juzga a una mujer en una plaza pública, inmobilizándola, ya sea enterrando su cuerpo hasta la mitad, o a veces casi en su totalidad y dejando solo su cabeza afuera y se la apedrea (por los alli presentes, integrantes del pueblo y otros seleccionados que guían y ejecutan esa práctica o ritual y tambien ley), hasta su muerte por el solo hecho de que su comportamiento es declarado infiel a los ojos su dios y de su pueblo, cuya ley está “regida en principio y por sobre todas las cosas a la divinidad y lo sagrado de su pueblo y cultura”

Entender estas cosas es muy complejo cuando estamos nutridos de otros elementos que nuestra cultura, diferente, nos empapa. Pero, cuánto de nuestra cultura es mejor o nos permite una vida realmente superior respecto a otras es lo que me pregunto si yo veo a aquellas que disfrutan de la vida practicando otros rituales y con otras creencias que a veces nada se asemejan a las nuestras y asi y todo puedo ver y percibir felicidad en sus seres y esencia.

Esto me convierte en un incapaz entonces de emitir un juicio que me permita determinarme con seguridad plena en mi ser, porque no comprendo y porque la ciencia aun no me puede dar una respuesta suficiente para que con mi razón siquiera pueda aplacar las emociones que estas cosas me probocan.

Pero puedo respetar si, pues no me queda otra, el ver como los humanos son felices, o por lo menos asi de seguros se entregan a su ocaso.

 

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA

 

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!