ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE ‘ELVIS MUERTO’:

La Tierra nos extermina todos por igual; a algunos más cruelmente que a otros, y es que se trata del Animal de animales, el Ser de seres. Ésta afirmación, en resumidas palabras fue producto de un florecer o despertar de consciencia que experimenté una mañana mientras corría como un trueno, pocas horas antes de abandonar una vez para siempre mi ūltima etapa de vegetarianismo, el veganismo. Con justas razones ahora puedo disfrutar de un buen trozo de cordero y con la consciencia bien limpia y clara. Yo igual a La Tierra, mi gran y único progenitor.

Entiendo que hoy en día hay cuestiones de verdadera importancia, como el abuso del uso del plástico. Y en nuestras tierras, además, la necesidad de educar a la mayoría de la gente que no sé cómo no puede hacer más que tirar gratuitamente desechos en el espacio público. Estoy cada día más disgustado por esta constante. Hace unos días me dió un tremendo disgusto ya que me tocó viajar en un tren de esos que todavía tienen ventanillas, donde había un joven pasajero que no paraba de comer alfajores y de tirar los envoltorios por la ventana.

Hice un comentario en voz alta sobre esta calamidad civil, aunque el pasajero hizo caso omiso, u oīdos sordos. Peor aùn, hace unos meses luego de terminar mi rutina de ejercicio físico en el predio junto a la costa del río caminé al costado de cuatro jóvenes que fumaban marihuana paraguaya sin parar, y que terminaban de tomar un pack de seis latas de cerveza Quilmes. Todas las latas estaban sobre el césped alrededor de ellos.

Enseguida decidieron abandonar el predio por tales o cuales motivos, de modo que me acerqué y les dije: “escuchen, amigos, cómo van a dejar esas latas tiradas sobre el césped, acaso hacen eso en sus casas? Este lugar en de todos y hay que cuidarlo, además tienen un cesto de basura en frente suyo, por favor…” Uno de lo jóvenes, con los ojos explotados y rojos me contestó orgullosamente, con vana viveza: “en mi casa de eso se encarga mi mujer”, para luego cagarse de risa junto a los amigos. Afortunadamente uno de los pibes entendió, y se digno a juntar 4 de las 6 latas y arrojarlas por consiguiente al cesto de basura, pidiendo disculpas. Las otras dos latas las tuve que juntar yo… Esto sí que está muy mal.

Yo no sé cómo entienden la vida estas personas. De donde nace el derecho de arrojar basura al piso en el espacio público? Me parecía tan justo que el gobierno/le ley multe a las personas que arrojan basura en vía pūblica. Tuve la suerte de conocer la ciudad más límpia del mundo, Tokyo, donde a uno no se le permite fumar en la calle por las cenizas que produce el cigarrillo y por las colillas.

En esta ciudad uno entiende el alto nivel de consciencia de los ciudadanos con el espacio público ya que es entendido como lo que es, una directa extensión del espacio privado. Yo creo que que todas las personas que arrojan caprichosamente basura en la calle hagan esto en sus casas. Me gustaría entender por qué.

 

 

Y ‘NAPOLEONINRAGS’ AGREGA:

Una vez, hablando con mi abuelo, le comente acerca esa cuestión que vos nombras sobre arrojar basura al piso y me respondió que eso era herencia y responsabilidad de los italianos, mayoritarios en el país, por cierto. Y la sociedad y cultura de un país suele adquirir los tintes de lo que la mayoría expresa.

Se que es una tontería lo que digo, pero si visitas Italia y prestas atención, realmente lo vas a comprobar. En ese aspecto, son iguales a los Argentinos. He tenido la suerte de visitar algunas ciudades del mundo y en todas encuentro valores y costumbres distintos a los de la Argentina, pero cuando visito cualquier cuidad italiana, es como si visitara Buenos Aires. Lo malhablado, engreído y sucio del pueblo Argentino, viene de los genes italianos.

Por eso, compararnos en Tokio me parece incorrecto. La pulcritud japonesa es el resultado de una cultura milenaria diametralmente opuesta a la Argentina.

 

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA

 

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!