AL RESPECTO, MAURICIO CORBALÁN DICE:

Me pregunto como vas a escribir este articulo con total impunidad? Si esto es parte de la campaña que lo digan. No confiaria en alguien que escribe con este reduccionismo para que me cuente como es Dinamarca, sino sabe que pasa y porque en Argentina.

TITULO: ARGENTINOS EN DINAMARCA. ‘ME RINDE MÁS TRAJABAR MEDIO TIEMPO QUE SER JEFE EN LA ARGENTINA’ X JULIETA NASSAU PARA, DONDE MÁS… LA NAZION

“Me rinde más trabajar medio tiempo acá que ser jefe de área en la Argentina”. Cuando habla con el bolsillo, para Tomás Luzzani es irrefutable: le conviene vivir en Dinamarca. Pero no es solo eso. “Copenhague para mí es una puerta a una vida feliz”, dice este joven de 31, que se mudó al país “menos corrupto del mundo” en diciembre del año pasado.

Como Tomás, director de cine, cada vez más argentinos eligen este país escandinavo como su hogar, por lo menos temporalmente. La mayoría lo hace a través del programa Working Holiday (“vacaciones de trabajo”), que -a partir de un acuerdo bilateral- les da un permiso residencia por un año a menores de 30 años para que viajen de un país a otro con el objetivo de “experimentar la cultura y el modo de vida de cada uno” mientras trabajan para cubrir los gastos de la travesía.

Un sueldo en euros con trabajos en general part-time o por hora, que les permite tomarse días para viajar y además ahorrar hasta mil dólares por mes, es el principal motor que los impulsa a elegir esta experiencia, según cuentan argentinos en Copenhague en diálogo con LA NACION. Del otro lado de la balanza, señalan que aunque viven en uno de los países “más felices” del mundo, los daneses a veces son distantes, y que la corta duración de los días durante el invierno es el mayor desafío. El idioma no es un problema -destacan- si saben inglés. De hecho, muy pocos estudian danés por los elevados costos de los cursos.

 

“Las tapas de los diarios no tienen corrupción”, dice, con cierto asombro, Luciano, y cuenta que en general las noticias son de “pequeñas cosas”, como demoras en el transporte y la actividad de la familia real.“Es que acá no hay inseguridad y la inflación no es un tema”, confirma Yanina.

Mates y WhatsApp

Sofía Leguizamón (31) es licenciada en Comercio Internacional y llegó a Dinamarca en enero de 2017 para “viajar y conocer Europa”. Luego obtuvo la ciudadanía italiana y ya no tiene planes de volver a la Argentina. Entre su novio, danés -con quien vive-, y su hermano -Patricio, de 29 años-, a quien convenció de mudarse a Copenhague, es la que más convive con las dos culturas.

“Es muy difícil tener amigos daneses. Son muy amables, podés tener una charla amigable, pero no te integran. Incluso entre ellos les cuesta un montón, son re estructurados”, describe.

Todos coinciden en ese diagnóstico. Por eso entienden que Dinamarca sea considerado el segundo país “más feliz del mundo” porque “no hay estrés ni preocupaciones” pero no consideran que esa felicidad se traduzca en calidez.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!