‘Striking Vipers’ es el primer episodio de la quinta temporada de Black Mirror. Escrita por Charlie Brooker y dirigida por Owen Harris comienza con Danny Parker (Anthony Mackie) y su novia Theo (Nicole Beharie) en un bar simulando no conocerse. Son novios y tras una noche de alcohol y baile van a la casa de Danny donde tienen sexo y tras esto, el joven va al living a jugar en la Play Station con su amigo y compañero de piso Karl (Yahya Abdul-Mateen II). Once años más tarde y habiendo perdido contacto, Danny, ya casado con Theo con quien tiene un hijo de tres años de edad, está festejando su cumpleaños. De pronto, Karl aparece en la puerta y le entrega un regalo de cumpleaños: es el Striking Vipers X en versión de ‘realidad virtual’. Como siempre en Black Mirror, estamos en un futuro próximo, distópico signado por el avance tecnologico en el que lo real y lo virtual se confuden.

Durante la fiesta y para rememorar aquellos juegos que solían jugar cuando vivían juntos, se ponen a jugar. Karl será Roxette y Danny será Lance quien recibe una paliza pero pronto exhaustos en el piso, se miran y comiezan a besarse. Danny (osea Lance) lo aparta y para el juego. Una semanas despues vuelven a jugar y esta vez los dos hombres negros representados en el joven y la joven china tienen sexo virtual a través del juego. Theo se da cuenta de que hay un cambio en su marido quien ha perdido las ganas de tener sexo con ella. Finalmente, ella lo encara y él, quien niega lo que está sucediendo ya que no considera que el affaire virtual cuente como infidelidad, decide no jugar más. Con esto trata de recuperar la concentracion en su mujer quien, ademas, está tratando de quedar embarazada. Mientras tanto, Karl manda mensajes a Danny para saber qué pasa y le afirma una y otra vez que lo que están haciendo no es nada malo ya que no existe en la realidad. En esta Broke Back Mountain afrodigital (sino me equivoco el episodio tiene lugar en Johannesburgo?), la cuestión de la homofobia internalizada y tambien la suposicion de que lo virtual no tiene efectos morales son fundamentales.

Siete meses más tarde para el cumpleaños de Danny, Theo invita a Karl a cenar. El aire se corta con un cuchillo ya que no se han ni hablado in visto desde entonces por lo que cuando Theo va a la cocina a buscar el postre, ellos tienen la posibilidad hablar y Karl le confiesa que durante el juego sintió cosas que no había sentido nunca con nadie. Terminada la cena, saluda al matrimonio y se va a su casa para en medio de la noche conectarse online esperando que Danny haga lo propio para jugar online. A pesar de los miedos, Danny accede y durante el juego tienen sexo. Confundido, Danny le pide de encontrarse alli mismo y al ver a Karl, bajo la lluvia, le dice que lo quiere besar para saber si siente algo en la realidad. En una de las escenas más interesantes, su homofobia prevalece y en esas condiciones no pueden sentir nada. Lo unco que les queda a dos hombres que se atraen y no aceptan dicha atraccion es golpearse por lo que se enlazan en una pelea y terminan presos. El resto veanlo ustedes.

Debo confesar que tras el episodio interactivo de hace unos meses tenia muy mala predisposicion para esta nueva temporada pero el episodio me encantó y de entrada me permitió identificarme. Digo esto porque esta cuestión del goce virtual que, a pesar de esto, puede impactar en la vida real ha venido siendo una parte fundamental de la recuperacion de mi adicción a las drogas. De hecho, tuve que hacer que Apple bloqueara todos mis depositivos para poder acceder a los aplicativos de encuentros gays ya que eran mi modo de hacerme de la droga y conseguir gente que pudiera traerla para, de paso tener sexo. Decidido a estar limpio y ser fiel, no tuve otra opcion que cortar toda posibilidad de acceder a esto. El problema es que muchos de mis ex compañeros de juerga aún están vagando por ese purgatorio digital y tras algunas horas conectado aparece alguno que sabe lo que me gusta y como proponerlo. De hecho todo empieza conmigo creando una identidad virtual para establecer dialogos fantaseosos (porque lo que me digo a mí mismo es que no tengo intension de encontrarme) con algunos que están consumiendo y buscando gente afín. De pronto, me veo envuelto en conversaciones en las que pregunto que están tomando y qué están haciendo para imaginar hacerlo sin hacerlo. Intentando no consumir y estar limpio de drogas, siempre supe que no me podía acercar a esa gente pero el mundo digital me permitía una rendija para poder experimentar aquello que me habia sido vedado, al menos, digitalmente. El efecto de esto, como en Black Mirror, es que tarde o temprano uno crea las condiciones para que el encuentro se materialice y la obsesión se vuelve real sin importar si el origen es material o virtual. El resultado fue, varias veces, la recaía. Finalmente, tuve que entender el lugar que tiene lo virtual como dispositivo mental y si quería pasar a la segunda fase de mi recuperacion, cualquier incentivo que disparara mi obsesión tenia que ser expulsado. Esta temporada, Black Mirror comienza con una exploración del modo en el que el mundo virtual afecta nuestras obesesiones y como ellas son más reales que la realidad material. J A T

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!