Smithereens es el segundo episodio de la quinta serie de Black Mirror y, según entiendo, el mejor de toda la serie, hasta ahora. Escrito por Charlie Brooker y dirigido por James Hawes cuenta la historia de un conductor de Uber (o algo similar) que toma como rehen a un empleado de Smithereen, una suerte de Facebook ficcional. Lo que me parece fundamental de este episodio y es, de hecho, excepcional en Black Mirror es que no es ciencia ficción sino que ocurre en el presente analizado ya no como distopia sino como psicología social. El tema es el uso excesivo de los social media y sus efectos de atomización y desconexión.

El protagonista es Chris (Andrew Scott) quien perdió a su prometida en un accidente automovilistico por chequear su cuenta de Smithereen mientras manejaba. Tras esto va a un grupo de ayuda del estilo de Alcoholicos Anonimos y en una sesión conoce a Hayley (Amanda Drew) quien tambien está tratando de sobrellevar la muerte de su hija de un año y medio antes. Tras el encuentro tienen sexo en la casa de ella, un sexo triste que trata de esconder una tristeza aún mayor. Allí, Chris se da cuenta de que todas las mañanas y como si se tratara de una plegaria, Hayley intenta loggearse en la cuenta de su hija para sentirse cerca de ella una vez más. Al no tener el password y la compañia negarle acceso, Hayley vive su propio purgatorio de exclusión. Con las redes sociales, la separacion no sólo existe sino tambien despues de la muerte y esto es algo que ‘por razones de seguridad’, la empresa no está siquiera dispuesta a contemplar.

Unos días más tarde, Chris está en su auto esperando levantar a un pasajero. Así conocemos a Jaden (Damson Idris), un empleado de Smithereen quien, a primera vista, es el tipico empleado joven y soberbio de ese tipo de compañías. En lugar de llevarlo al aeropuerto, Chris decide desviarse para tomarlo de rehen, a punta de pistola. Al pasar por una estación de servicios, dos policías los ven y allí comienza una persecución que termina con una negociación entre la policia y el secuestrador en la que se revela que este no quiere dinero sino tener una simple conversacion con el Mark Zuckerberg de Smithereens, Billy Bauer (Topher Grace) a quien consider, de alguna manera, responsable de lo que acontecido con su pareja. El modo en el que la negociación ocurre revela los tiempos en los que vivimos ya que empleados de la red social logran tener más informacion mucho más rápido que la policía. Del lado de la compañía, en las oficinas de California está Penelope Wu (Ruibo Qian) su COO quien trata de manejar tanto la situación como a todos los personajes (inclusive al CEO) que este, quien esta en medio de un retiro Mindfulness en el desierto sea molestado.

En una parte de la conversación, la policia escucha que Chris le dice a Jaden que el revolver con el que lo tiene prisionero es de juguete y algunos curiosos que están cerca de la policia a prudente distancia del auto oyen esto y lo postean, inmediatamente, en las redes sociales. Chris ve esto casi simultaneamente en Smithereen y dispara un tiro para mostrar que esto no es así. Es en ese punto en el que todo pasa al siguiente nivel ya que se suman al operativo un par de snipers y a Penelope, muy contra su voluntad, no le queda otra que interrumpir a su CEO e involucrarlo en la situación. En la conversacion, la verdadera razón de Chris emerge. Sin ella no puede hacer el duelo y resolver su dolor psicológico ya que si bien el asume la parte de su responsabilidad en la muerte de su prometida, las verdaderas razones (el que chequeó adictivamente su cuenta de Smithereens) no fue siquiera mencionada por la policía. Eso es algo que lo acecha y necesita hablarlo para salir del círculo de su melancolía. El objetivo de la conversacion es que Bauer acepte que sus aplicativos estan diseñados para ser lo más adictivos posibles  a lo que este confiesa que el retiro que decidió hacer tiene que ver con su disconformidad con la direcció que ha tomado su empresa en una claro guiño de Black Mirror al excesivo poder que Facebook ha venido probando tener. Es en ese punto que Chris le pide un último favor evidenciando su intención de sucidarse y es que le envíen a Hayley el password para poder ‘reencontrarse’ con su hija. Un entramado de solidaridades silenciosas y no reconocidas subyace al aislamiento en el que todos viven. Casi simultaneamente, Hayley recibe un llamado con el password de su hija. Chris deja ir a Jaden pero Jaden quien no era un empleado sino un pasante ve las buenas intenciones de su secuestrador y trata de convencerlo, aún físicamente para que no se mate.  El resto veanlo ustedes. El final es, obviamente y muy en sintonía con Black Mirror, distópico. J A T

EL LANPOCAST DE ESTA SEMANA ES PARA EL TEATRO DEL DESPECHO DE ESMERALDA MITRE

 

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!