FUENTE: REGIAMAG.COM

GUSTAVO SOFOVICH: MONTAÑA RUSA

En la delgada línea que separa la realidad de la ilusión, es una mañana otoñal y nos esperan dos horas de conversación e intensidad dentro de un piso con panorámicas 360° en el Palacio Alcorta, una obra monumental y futurista a lo Blade Runner. Del otro lado de la puerta aparece Nilda, con sonrisa y dulzura de tía. Nos ofrece café, agua mineral italiana mediante. «Trabajé con el señor Gerardo, después estuve 20 años en el estudio y hace poco volví a trabajar con el señor Gustavo. Es muy bueno él».

Todo es claro como el cristal y duro como la mesa de mármol a la que nos sentamos a esperarlo. Sueños, misterios y secretos nos rodean. Siete relojes de pared cuelgan arriba del ventanal, con horas de Los Angeles, New York, Buenos Aires, London, Dubai, Hong Kong y Tokio. Parte del legado está en un rincón, varios Martín Fierro junto a portarretratos con imágenes donde se lo ve joven, muy sonriente, en viajes y en sillones. Atrás, un óleo enorme de Tatiana, su amada hija.

Aparece, que no es poco. Nos saluda, cordial y se apresta para contarnos algo más que una historia de máxima velocidad, cigarrillo en mano. La premisa es hablar de todo. Cómo es hacerse cargo del caos, la ausencia, la milonga, el amor, los miedos, la pérdida, el autoengaño, su paso y huella por la movida electrónica. Pero sobre todo, cómo fue subirse en esa montaña que lo mantuvo cautivo en el aire durante gran parte de su vida y que desde hace un tiempo parece decidido a bajarse para siempre.

Un resumen de todas sus obsesiones que intentan reflejar el presente en sus propios términos. Un hombre que no sólo no padece de la sombra de su padre, sino que desde siempre contó con la suya propia.

01. LOOP AD INFINITUM 

Hay una parte de tu vida que está oculta en todas las entrevistas que diste últimamente a los medios. Te nombran mucho en los foros techno de Buenos Aliens, Nightclubber…

Escucho música electrónica desde los 14 años, me encanta, soy el libro abierto de Petete, de 10 o 15 años para atrás te puedo contar la historia de cada uno de los pibes que la rompieron, los conozco muy bien a todos. Lo último que hice fue traer a Armin van Buuren a Crobar. Crobar era mío, lo abrí en 2005, lo inauguré con Tiësto. ¿Sabés lo que cuesta armar una fiesta electrónica? En la segunda SAMC (2005) metí 40 mil personas en tres pabellones de La Rural, un año estuve para armarla, fue increíble. Y cuando tocó Tiësto se comunicaron todos los stages con pantallas gigantes, que en esa época aún no era tan común como ahora con las Led. Eran 4 enormes pistas de baile con aire acondicionado también había puestos, lanzallamas y malabaristas. Recuerdo que el productor leyenda de Nueva York, Jim Welch, quedó impresionado con el hecho de que grandes cantidades de fanáticos se moverían de un stage a otro, buscando a sus DJ de una manera educada.

Este proyecto coincidió con tu viaje a Estados Unidos a principios de los 2000 porque estabas muy cansado como productor de TV.

La historia es muy loca. Estaba viviendo en Miami en 2004 y no me daban bola las agencias, no me daba bola nadie y durante la Winter Music Conference que se hace en marzo empapelé South Beach con el logo que decía South American Music Conference, empapelé las diez cuadras de South Beach donde están todos los boliches, puse avisos en DJMAG, DJMAG Ibiza, en los diarios, en todas las vidrieras estaba el logo de la SAMC, gasté una fortuna en cinco días.

A los dos meses me dieron bola todos. No existían Facebook ni Instagram. Si hubiera habido redes sociales hacía una desastre. Miami en marzo se transforma en la meca de la electrónica con la Miami Winter Conference. De ahí saco yo el nombre y la idea de hacerlo acá, ¿por qué no crear una conferencia sudamericana como Miami, para que los DJ, los promotores, los sellos discográficos y los dueños de clubes puedan unirse?. Hice mucho quilombo y me empezaron a dar bola todos. La primera (2004) duró un día, fue en todo Costa Salguero y la pude armar en seis meses. A la segunda, que fueron dos días y la hice más Conference de verdad con talleres, tardé un año porque la organicé más a conciencia con músicos, DJs (Danny Rampling, Derrick May, Francois K., Richie Hawtin, Pete Tong, Judge Jules, Ferry Corsten, DJ Dan, Bad Boy Bill y otros, además de los locales Dr. Trincado, Diego Ro-k y Tommy Jacobs), productores, programadores de radio, diseñadores de moda, distribuidores, revistas de música, escuelas de música, sellos discográficos, organizadores de eventos y dueños de clubes, la Conferencia brindó a muchos la oportunidad de establecer contactos y hablar sobre la industria local e internacional. Creo que fue muy importante para América del Sur que haya una Conferencia. Desde ese momento la industria pudo comenzar a mirar a América del Sur mucho más. A pesar de una mayor cantidad de personas en Brasil, la escena ya era mucho más avanzada en Argentina.

Lo que siempre diferenció a SAMC del resto de los festivales fue la conferencia por la que pasaban la mayoría de los productores del line up a dar charlas y workshops, con información especializada y poder estar en contacto con los A&R de los sellos más importantes. En la SAMC de 2005 destacaban el alto nivel de organización internacional, por ejemplo en algo que parece menor pero no lo es, que había auriculares para que los delegados y los oradores de los seminarios se pusieran, para las traducciones, por lo que el idioma no era una barrera. ¿Los talleres en qué consistían?

Eran principalmente educativos, una serie de paneles que cubrían temas como orígenes de DJ, distribución digital, promoción, radio y agencias, en un momento donde Internet recién se estaba despertando. Tanto los extranjeros como los locales se mostraban entusiasmados y ansiosos por aprender sobre la democratización de la música o que la tecnología estaba haciendo que la mezcla sea mucho más accesible debido al software y la reducción de precios. En ese momento, recuerdo que un orador comentó que había 20 veces más personas en la audiencia en comparación con un panel similar en la conferencia de Miami. Con muchos DJs, periodistas y promotores que llegaron a Argentina por primera vez, le dio al mundo exterior la oportunidad de darse cuenta de que había buena información y oportunidades para desarrollarse con la escena local.

Imaginamos que fueron tremendos eventos a nivel logística en un momento en que los DJs ya tenían exigencias como si fueran rockstars.

Sí, pero ahora mucho más. Pensá que en ese momento un tipo como Tiësto para tocar en una discoteca te cobraba 30 o 40 mil dólares, para un festival 70 mil, y hoy tiene residencias en Las Vegas de un palo verde. Hoy están en otra escala, son más divas y viven arriba del avión.

02. ALGO QUE SUCEDIÓ PUEDE VOLVER A SUCEDER

Te fue muy bien en muchos ámbitos de tu vida, otros han sido muy duros para vos transitarlos. ¿Cómo te encuentra el presente?

Me dejé de drogar en el 2014 cuando volví a Buenos Aires. Gracias a Dios mi viejo me llegó a ver bien, me reencontré en el último año de su vida. En ese momento decidí cambiar mi vida, me junté con un amigo que es Daniel (Hadad), Daniel siempre estuvo pegado al lado mío, jamás me abandonó, es un amigo incondicional de la vida, lo fui a ver a él y a los cuatro días lo fui a ver a Papá y me abrió las puertas de su casa y pude compartir con él un año maravilloso. De ahí en más, estuve cuatro años sin caer en nada, hasta que en marzo del año pasado tuve una recaída muy fuerte y paré de tomar el 9 de abril (del 2018).

Estás muy pendiente de los días, como si estuvieras tachándolos.

(De golpe, se levanta y va a buscar algo cerca de la puerta de entrada. Es la medalla del grupo de Rehab donde concurre, que tiene colgada en la pared, del programa de los 12 pasos) La gente no lo entiende, me dice por qué contás los días. Cuento los días porque te hacen dar cuenta de todo lo que podés perder en un segundo. Lo tengo presente en todo momento. La recaída del año pasado me sirvió para realmente cambiar mi vida y convertirme en la persona que estoy tratando de ser hoy en día.

Hubo un punto de inflexión.

El clic que tuve pasó por estar adentro de los grupos de NA. Yo tomé una decisión, esa decisión había que sostenerla y siempre te dicen que en los grupos hay un clic, que uno no se da cuenta. La recuperación tiene que ver con ser receptivo, con evitar el arte de mentirse a uno mismo. Creo que hay toda una preparación inconsciente, en la previa a jugarte todo en el Casino o conseguir sustancias, para pegarte el palo y lastimarte.

¿Te ayudó la espiritualidad?

Sí, desde que me dejé de drogar la espiritualidad fue y es muy importante. Creo en un poder superior, en un Dios bondadoso que es el mismo de todos. Mi madre es católica, mi padre fue judío, mamé un poco eso también aunque teóricamente no soy judío. Rezo en la iglesia pero me siento judío.

 

03. POLVO DE ESTRELLAS

El tiempo cura pero también puede desfigurar. Mucho se habla de la salud mental pero los tratamientos solamente sirven para desintoxicarse, no hay una sanación real.

A mi llegar a esto me costó 46 años. Una persona que está tomando drogas durante meses meses y meses no puede parar sola, necesita desintoxicarse en un lugar donde haya amor, cariño, no en un lugar donde te tratan mal. El amor es lo que cura. La internación o desintoxicación puede servir pero 45 días para que uno vuelva a tomar conciencia y pueda pensar por sí mismo porque si a vos te internan 18 meses o dos años y te tratan como me trataron a mi, que estuve encerrado y en una burbuja, seguro que no se va a drogar. Pero la realidad de un adicto es ser capaz de vivir lo que cualquier persona que no se droga le pasa todos los días. La vida tiene problemas, tiene altibajos y las personas que no se drogan lo enfrentan todos los días. La recuperación de un adicto tiene que ser esa, poder ser capaz de enfrentar los mismos problemas de la gente normal sin taparlos con sustancias. El adicto se tiene que recuperar en la calle, no se puede recuperar aislado. La tendencia no es aislarlo.

En una de esas internaciones en Estados Unidos conociste a un actor que hoy es una estrella de Hollywood.

Owen Wilson. Estuve internado con él hace 20 años en Minnesota en un programa de 28 días en abstinencia total de consumo. Él en ese momento estaba empezando, había sacado un par de películas con Jackie Chan. Owen se hizo amigo de mi viejo. Una vez llegué y puse una foto de Gerardo en el espejo, Owen era mi compañero de cuarto. Y le llamó la atención la foto, que era recortada de un diario, y nos pusimos a charlar a fondo… Durante muchos años mantuvimos una amistad, después lo perdí.

 

04. TODOS LOS PERROS VAN AL CIELO

Todos los hombres matan lo que aman, decía Wilde. ¿Con la electrónica nunca más?

Nooo, es un capítulo terminado. Mi conexión con el techno es solo cuando escucho música mientras hago gimnasia.

Además ya no salís después de las 10 de la noche…

No, pero ahora empecé a salir un poco más, hace un par de meses que estoy yendo a Café La Humedad a escucharlo a Cacho, y de vez en cuando me gusta salir a comer. Durante toda mi vida nunca almorcé en mi casa. Siempre viví en casas grandes pero no en hogares.

Estás hablando de mucha soledad.

Aprender a vivir en soledad es hermoso. Hoy vivo en soledad y la disfruto mucho. La tengo a Nilda que me rompe las pelotas pero me cuida. La diferencia es que hoy vivo en soledad pero dentro de un hogar. Donde estoy ahora, tardé dos años en terminarlo y es mi hogar. Lo único que me falta es decidir quién me va a acompañar. Mi viejo tuvo a Wilbur, un gato que tuvo 14 años con él (según la mitología, se llegó a decir que recibía muchos cuidados ya que, entre otras cosas, además de alimento balanceado Gerardo le daba de comer pistacho, melón y sandía y para tomar sólo agua mineral).

El mejor amigo de mi viejo era el gato. Mi viejo siempre me decía «me quiero morir antes que él». El gato era malo conmigo, no me quería, me odiaba. A los 6 días cuando murió papá, se empezó a dejar morir, le tuvimos que dar suero porque no comía. Duró dos años más conmigo y se transformó en un gran amigo. Cuando lo tuve que sacrificar lloré mucho, me quería matar. Ahora estoy buscando un perrito chiquito, que tenga un par de años, porque no voy a tener la paciencia de criar un cachorro, mejor adoptar uno, no me compro un perro de criadero ni en pedo con todos los que hay en la calle. Tengo un lugar donde el perro puede vivir cómodo. Ese balcón es maravilloso para un perro. La señora que trabaja acá, Nilda, puede cuidarlo también cuando no estoy. Me levanto a las 5 de la mañana y hasta las 6 estoy al dope, también lo puedo sacar acá y sentarme en la plaza del MALBA con mi perro. El perro acá la puede pasar bien. Cuando vivía Wilbur, que se fue hace dos años, yo volvía de trabajar y me iba a dar tres o cuatro vueltas manzana caminando para no transmitirle la energía que tenía en ese momento al pobre bichito. Venía con quilombos con la guita, te embargaban la cuenta, pin, pum, las moratorias de gente que trabajaba, y no quería transmitirle nada porque ellos absorben todo, son muy perceptivos. Recuerdo un rottweiler, de los tres que tuve, que cuando yo estaba pasado no se acercaba. En una casa de 4 pisos, él se metía abajo en el subsuelo con los coches. Y cuando me despertaba, no me preguntes por qué, estaba durmiendo siempre al lado de mis pies. Los perros perciben todo.

© Gastón Perello

05. EL DESEO NACE DEL DERRUMBE

Hablaste de la energía que absorben los perros y gatos. ¿Cómo te manejás cuando percibís energía oscura cerca?

La percibo enseguida. Viví 30 años de oscuridad, muchos años escuchando mi propio silencio, mi propio ruido. Estuve encerrado sin salir del departamento, me traían lo que pedía, hasta la comida, todo, estuve un año entero sin salir. Y de noche cuando había silencio ponía la música alta porque me molestaba mi propio ruido. Ni me quería escuchar ni sentir. En silencio pero nunca paz. Si había mucha droga porque había mucha droga, si había poca porque había poca, y así. A las 4 de la mañana arrancaban los pájaros, pobrecitos son hermosos, pero yo los llamaba los pájaros fisura. A las 6 empezaban los ascensores. Y a las 7 a lo mejor se caía un alfiler en el piso 12 y yo lo escuchaba. Esa percepción me quedó de la oscuridad. Por eso percibo la oscuridad muy rápido. Igual cuando la percibo me alejo, no me quedo al lado de nada que me haga mal. Mi energía es muy blanca hoy en día, muy blanca de verdad. No hago lo que no me gusta que me hagan, entonces vivo de una forma y mi energía es muy pura posta. Por eso hay veces que me lastiman y estoy más abierto a que me lastimen pero cuando tengo que poner la coraza la pongo. La energía es todo, somos energía.

Es un combate de muchos rings…

Hoy en día la oscuridad no puede conmigo… pero sé que donde te descuidás Tyson te pega en la pera y te pone de rodillas. Y con cada golpe de esos cuesta cada vez más levantarse de nuevo. Mis compañeros, muchos mueren, otros terminan en la cárcel, otros pirados. Yo que consumí 30 años me siento un milagro. Igual pagué un precio muy alto por nacer en cuna de oro. Es un tema personal, mucha gente ha tenido la misma vida que yo y no ha elegido el camino que elegí cuando me desvié. Gracias a Dios a los 46 años volví a entrar en este mundo otra vez. Es maravilloso poder sentir, el olfato, el tacto, el aire, ver el sol a la mañana, tener charlas con mis hijos.

 

06. NUEVA RUTA NO ES NUEVO CORAZÓN

Llegó un momento, a fines de los 90s, que como productor de TV te cansaste.

Me cansé, me saturé. Me fui a Estados Unidos a vivir, además de estar cansado fue porque quizá era un pendejo soberbio. Pero me mataba trabajar al ritmo que trabajábamos nosotros… me fui y lo dejé a Gerardo solo con una productora que tenía 13 programas al palo y bastante lío.

¿En los años que estuviste viviendo en Miami, cómo te manejabas con el dinero?

Yo hice mucha plata de joven, hasta que me la jugué toda, nadie puede contra el Casino y contra las drogas. Después terminé mangueandole al viejo o a amigos como Daniel. También hubo momentos que llegué a pasar hambre pero porque yo quise. No por querer tener hambre conscientemente sino por que la circunstancia me llevó a eso. Muchas veces pude morirme. Pero jamás pensé en suicidarme porque me gusta mucho vivir, fue una de las cosas que me sacaron adelante, las ganas de vivir que tengo. No quiero no ver crecer a mis hijos. Hoy me estoy dando ese lujo.

¿Perdiste todo lo que ganaste en el juego?

Más allá del estigma de mi viejo con el juego, tengo una personalidad adictiva que va de la mano con todo este circuito. Creo que las adicciones dentro de uno mutan, uno no deja de ser adicto, uno es adicto de por vida. En este momento estoy tratando de controlar mi adicción al trabajo. Arranco a las 6 de la mañana y termino a las 11 de la noche. Apago el télefono para el grupo que es una hora todos los días por la mañana y otra hora para comer.

Gerardo dejó de jugar solo durante cinco años, cuando arrancó La Noche del Domingo, cinco años estuvo sin pisar el Casino y amasó una fortuna incalculable. Para que se den una idea, parte de lo que guardó en esos años aún está. Todos los otros años tiró fortunas incalculables. El se autoengañaba, decía que lo tenía controlado pero yo se las cifras que Gerardo manejaba en el juego y no tenía controlado nada. Jugaba todos los días. Cuando murió, al día siguiente jugué, perdí una plata importante y me juré a mi mismo que no pisaba nunca más un Casino, que no iba a terminar mal por el juego. Tengo un departamento frente al puerto en Punta del Este, pero ya no me quedo ahí porque están los tres Casinos, entonces me voy directamente para José Ignacio y de ahí no salgo, no voy donde están los Casinos. Trato de no estar cerca. La adrenalina del juego es muy similar a la de la droga. Es casi igual.

© Gastón Perello

07. DANZA CON LOBOS

¿Cómo llevás esto de hacerte cargo de todo lo que Gerardo se hacía cargo, te pega bien eso emocionalmente?

Me encanta, estoy manteniendo la memoria de mi viejo más viva que nunca. Gerardo es la persona más importante que ha tenido la televisión, fue el descubrimiento del talk show y de la TV como entreteniendo. La mayoría de los programas de TV hoy giran alrededor de una mesa o de un conductor y cuatro panelistas. Es un formato que descubrió él hace 56 años con Polémica en el Bar y que hoy está más vivo que nunca.

Las relaciones entre padres e hijos suele ser, por casos muy conocidos, de  una competencia que llega hasta límites insospechados.

No puedo competir con mi viejo ni me interesa, ni busco hacer la Polémica en el Bar de mi viejo. El formato es el mismo, me dejó un manual de instrucciones muy simple. Tampoco hay monstruos como los había en esa época, ya no nacen capocómicos así, hoy hay muy buenos humoristas, pero los de antes, los que estaban en la mesa con mi viejo, ellos se criaron en la calle, salían de noche, podían caminar 20 cuadras, podían viajar en tren, y así se fueron formando y convirtieron en los monstruos que fueron. Hoy mi hijo no puede salir del complejo donde vive, con 15 años y con autorización de la madre. Es otra generación y otros miedos. En cambio, estos tipos se criaron en el arrabal, tanguerías, muchos de ellos conocieron a Troilo, a Discépolo, entendés? No hay posibilidad que nazca algo así ahora.

Tu cuna de oro también tuvo luces, cámaras y acción.

Me crié con él en los estudios y en los sets de filmación, en los teatros de revista, conozco todo el negocio, el tema es estar bien para poder implementarlo. Los formatos en vivo no van a morir nunca, la gente quiere real time. Si me decís que tengo que ir grabado no lo haría, yo no hipoteco mi vida para hacer un programa de TV, no me paso 8 horas adentro de un estudio ni en pedo ya a esta altura de mi vida. No hipoteco mi vida más. Mi viejo sí hipotecó su vida, se pasaba 10 horas adentro de un estudio de TV todos los días para grabar, hacer los guiones, dirigir todo.

¿Cuesta salir de la sensación de estar eclipsado por un legado tan fuerte?

Soy un agradecido a mi viejo, me dejó laburo y una fábrica con más de 10 formatos de TV y 70 obras de teatro, que están ahora a mi nombre y de mis hijos. No hay chance de eclipse. Creo que fui su debilidad al ser su único hijo y por eso lo lastimé tanto también, quizás él esperaba cosas de mi que yo no estaba dispuesto a dar. Papá quería que fuera un tipo íntegro. Y eso es en lo que estoy enfocado hoy en día. Igual hicimos muchas cosas juntos. En los 90s durante 8 años, llegamos a tener una productora muy grande con programas de TV, agencia de publicidad, todo lo que hacíamos funcionaba, de La Noche del Domingo hasta Panam.

¿Pensaste en algún momento salir de la zona de confort, de apostar a otro tipo de proyectos como una ficción?

No estoy para andar en el precipicio. Juego en el precipicio ya bastante con mi vida todos los días. Acompañé a mucha gente al precipicio, vi a muchos caerse y yo no me caí de pedo.

¿Cine?

Ni loco. Tenía un proyecto para hacer «14 días» que fue el tiempo que Mauricio Macri estuvo secuestrado, esto fue hace tres años, habíamos hecho la cronología periodística, tengo la carpeta con parte del guión, teníamos el ok a nivel político para hacerlo, pero la verdad que es un riesgo muy grande por más que me calentaba mucho poder llevar esa historia al cine, el proyecto era muy lindo.

Es lo único que me falta hacer que hizo Papá, yo no hice cine aún. Si bien compraba y vendía películas en los 90s, hice bastante revuelo en esos años porque traje tanques de Hollywood, había comprado un paquete que venía Danza con Lobos que había ganado todos los Oscar, traje Terminator, estrené una película en esos años que se llamaba Todos los perros van al cielo, la compré por dos mangos y le dimos tanta manija que metimos un millón de personas en vacaciones. Yo compraba las películas para el continente y algunas para estrenar en Argentina en cines y para la TV.

 

08. NINGÚN TIEMPO COMO EL FUTURO

¿Te queda algún asunto pendiente?

Yo este año no quiero laburar más. Mi objetivo es seguir creciendo con Polémica en el Bar, ya exportamos el formato a Paraguay con actores paraguayos, en Uruguay estamos avanzando y estoy viajando a España este mes para ver si cerramos en ese mercado, España tiene más cultura de bar que nosotros, van a escabiarse y a comer jamón, hay más bares que en Argentina y aparte el formato se adapta a la política, al fútbol, al humor, es versátil, tiene vida propia de verdad. Polémica en el Bar entra de taquito en España, es el segundo formato en la historia de la TV a nivel mundial. Y lo quiero hacer cumplir 60 años.

Pero más allá de eso, no tengo grandes cuentas pendientes. Ya me di todos los lujos durante 46 años, de los cuales 30 me drogué. En esos 30 años hubo de todo y no me quedaron grandes necesidades en mi vida. Si me va bien, viajo un poquito más, le doy un poquito más a los chicos. Quiero decir, si me ponés la Ferrari no me subo. La gran deuda que saldé pero no me la perdono fue que a mi viejo le di dos nietos, Tatiana y Nacho, y lo obligué a ser abuelo y padre a la vez. En mi estado, le saqué el privilegio de ser solamente abuelo. Con mi hija tuvo un vínculo muy fuerte, de otro mundo. Tatiana amaba a mi padre. A Nacho lo enganchó grande Gerardo, fue diferente. Pero con Tatiana, lo agarró cuando tenía un poco más de 50 a él.

Algo pendiente puede ser el cigarrillo, ¿no?

Cuando termine este año, porque ahora no puedo hacerlo, me voy a internar 15 o 20 días en algún lugar de desintoxicación y voy a intentar dejar de fumar, que es otra de las peores adicciones. Y nada me la pudo sacar probé con vapor, chicles, pastillas, tengo todo lo que existe para dejar de fumar pero no puedo solo. Entonces cuando uno no puede solo tenés que buscar ayuda. Hoy no me puedo dar el lujo de estar 20 días en Puiggari o en Diquesito, pero lo voy a hacer porque solo no puedo. A mi ya me molesta mi propio humo en los ojos, el olor que te deja en todo, el aliento. Nos ponen fotos de fetos, de bocas con cáncer y no paramos de fumar.

Te escuchamos decir que casi no te tomás vacaciones, que hoy el trabajo ocupa gran parte de tus días. 

Cuando estuve mal me fui siete veces al año a estar con mi hija en Ámsterdam, me quedaba 15 o 20 días con ella y los otros diez trabajando. Con ella tengo otro diálogo. Ella hoy tiene 28 años, tiene dos carreras universitarias hechas en Boston y va por una tercera, Gerardo se encargó de eso, y ahora yo por primera vez la estoy ayudando con los estudios no solamente hablo de poner la plata sino de acompañarla realmente, de estar en el día a día, de saber las notas. Estoy disfrutando de acompañarla. La vida me está dando una segunda oportunidad, es maravilloso. Con mi hijo me estoy viendo también, gracias a Dios.

Estoy en pleno proceso de aprendizaje de cómo ser padre y creo que ese proceso no acaba nunca, no dejás de aprender nunca. Todos los días la vida me pone algo nuevo en frente.

 

 

 

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!