Uno de los inventos del Kirchnerismo que siempre me pareció perniciososo es el INADI, institución de mierda si las hay que tranquilamente puede convertirse en un vehículo de persecución ideológica cercenando la libertad de expresión y subestimando el buen criterio de los argentinos. Traigo esto a colación porque ayer fue noticia que dicha institución, a través del Observatorio de Internet del Instituto Nacional contra la Discriminación, descubrió un blog llamado “Doctrina Nacionalsocialista” que reivindica la ideología nazi, abona teorías negacionistas del Holocausto, se refiere a la religión judía como un “problema” y hasta busca reclutar militantes a través de las ideas con las cuales gobernó Adolf Hitler en Alemania entre 1933 y 1945.

En principio, el INADI decidió actuar de oficio e intentar vía Google, empresa con sede en Estados Unidos que, al menos en materia de libertad de expresión, es muy liberal. Esto, desde ya, no ocurrió y si bien algunos artículos fueron removidos, muchos textos siguen visibles, incluso el manual que intenta seducir a jóvenes neonazis. Allí, sin ningún reparo, el blog, que el INADI no logra determinar a quién pertenece, habla de como el “nacionalsocialismo, la idea racial, la necesidad de la defensa de la raza aria, el ensalzamiento del espíritu comunitario, el culto al honor, al coraje y a la lucha constante, serán más que nunca necesarios para mantener nuestra civilización y nuestra integridad”. Luego, sostiene que es “fundamental la formación doctrinaria” para que no se confundan o malinterpreten los ideales del nacionalsocialismo que, según explican, son “la idea racial, la defensa de la raza blanca-ario-indo-europea y la proclamación de su superioridad como cultura y portadora de valores eternos”. Acorde a sus propios argumentos, el objetivo del blog es “difundir la ideología con espíritu formativo más que propagandístico” y se inspiran “exclusivamente en documentos oficiales emanados del NSDAP y en los escritos y discursos de sus principales líderes”. Las publicaciones buscan “impartir conocimiento” en formación racial, formación histórica (incluye historia del nacionalsocialismo y de los “héroes nacionalsocialistas”), formación doctrinaria, formación ético-moral, formación cultural, formación en revisionismo histórico y formación en organización y lucha.

PRESMAN SIGUIENDO LOS PASOS DE GOEBBELS

La página tiene una solapa llamada “el problema judío” donde se agrupan distintos artículos referidos a esta religión, como por ejemplo uno titulada “El papel de los judíos en la revolución bolchevique y el primer régimen soviético de Rusia” u otro con el nombre “Existen razones para explicar por qué las personas odian a los judíos”.

El Interventor del INADI, otro miembro de la peor generación de los últimos cincuenta años, Claudio Presman, realizó una denuncia penal ante el juzgado en lo Criminal y Correccional N°4, a cargo de Ariel Lijo, para que se bloqueen todos los contenidos de este sitio tras que Google no le dieron pelota. Las razones de la denuncia penal es que los contenidos son “contrarios a la legislación argentina en materia antidiscriminatoria”. “La presentación judicial se basa en la clara violación a las leyes vigentes en la Argentina como así también lo fijado e interpretado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN) en casos similares y que diera oportunamente lugar al fallo rector en la materia Belén Rodríguez vs Google”, explicaron desde el INADI. La denuncia penal es por los delitos de “apología del crimen de genocidio y de justificación de la discriminación”. El INADI pidió ser querellante en la causa.

El texto presentado por Presman sostiene varias justificaciones para judicializar el caso. Primero indica que en las publicaciones del blog “se recurre al etiquetamiento, asignándole de manera generalizada características negativos a un colectivo y a la vez recurre a la figura del chivo expiatorio para asignarle a un grupo de personas el origen de todas las desgracias de la sociedad”. También explica que “justifica la demonización del judío par apurificar al resto de la sociedad de la Alemania Nazi” y que se “destierra la noción de ciudadanía y de sujeto de derecho y se pondera positivamente a un estado totalitario, que ha sido juzgado por el delito de genocidio”. “La peligrosidad de estos discursos de odio radica en que dan sustrato a las lógicas genocidas. Ya sea en su origen legitimándolas o luego de cometidas a modo de justificación o de banalización o de negación. Estas prácticas constituyen dos caras de la misma moneda. Por un lado, la apología del delito cometido y en la otra en lo que se ha dado en llamar negacionismo”, completa la denuncia.

Aquí, hace falta hacer algunas consideraciones. Personalmente, me hace mucho ruido cuando el Estado intenta cohartar la libertad de expresión y trata a la ciudadanía como  infantes en un supuesto contexto en el que la relación entre el objeto en cuestión (texto/blog), la mente del lector/espectador y sus acciones posteriores (salir a matar judíos) suponen ser tan lineales como que un videojuego puede llegar a provocar que un joven salga a acribillar gente con una ametralladora a la calle. En este contexto, uno deberia preguntarse no tanto por los contenidos del objeto sino por las condiciones sociales que hacen que este tipo de expresión anómica emerja para además, animarse a confiar en el criterio del lector de poder leer y descartar un texto o un blog por irrelevante. Presman es judío y este es un tema muy delicado no sólo para él sino para todos nosotros pero coartar la libertad de expresión desde el Estado jamás es bueno.

Además si Presman está tan preocupado por ese blog, cuyo propietario ni siquiera, desde el aparato del Estado pudo ser identificado (porque Google parece respetar la libertad de expresión y la privacidad más que el Estado Argentino), por qué no hicieron lo propio contra Esmeralda Mitre. Hay un juicio iniciado por el INADI tras sus palabras? En qué situación está? A no ser que la diferencia entre el blog en cuestión y Esmeralda MItre tenga más que ver con la posición y apellido de la familia Mitre. A ese nivel, la cuestión no es la discriminación por parte de los judíos sino la discriminación por parte del Estado a partir de criterios de clase.

Dicho de otro modo, además de judío, quién es el Señor Presman para decirme qué tengo y qué no tengo que consumir en materia ideológica o de prensa? Es más, si se me antoja salir a militar con los Nacionalsocialistas, en una sociedad democrática, estoy en mi total derecho y nadie me lo debería poder impedir. J A T

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA ES PARA LA PÉSIMA CAMPAÑA DE ALBERTO FERNANDEZ Y CRISTINA KIRCHNER

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!