ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE CUBOID

En efecto, hay una cuestión con la normativización de los contenidos que da qué pensar, más allá de la complejidad del tema en big data, algoritmos, y masa material electrónica. El caso de Netflix viene siendo punta con la moral puritana progre; hace unos días leí la noticia que sacaron una escena de suicidio de la primera temporada de 13 reasons why por que era ofensiva para no sé qué sectores juveniles. También están las segundas temporadas de series como Big little lies y The handmaid’s tale, que se vuelven insoportables, guionisticamente hablando, por la corrección política, llenas de personajes muertos, títeres morales. Más allá de que este de acuerdo con esas ideas políticas, me aburren soberanamente. Se aplica el prejuicio, que se viene trabajando en lanp, de que: representación “artística”=mentalidad del espectador=realidad. Este finde nos reunimos en ronda de vagues a pispear la remake de los Caballeros del Zodíaco. ¡Qué decepción! Arruinaron y simplicaron todas las ambigüedades que hacían mundo en el dibujo. Valga el ejemplo de Shun, que ahora es mina, o de que las muertes son casi simbólicas.

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA EXPLORA EL GUSTO ARGENTINO POR CENSURAR AL OTRO

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!