FUENTE : publico.es

La precariedad laboral tiene consecuencias directas sobre quienes la sufren y, dependiendo del grado, estas pueden ser más o menos palpables.

Aunque el expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González lo negase, una de las consecuencias más visibles es el sobrepeso, ya que la precariedad obliga a los trabajadores a comer comida de peor calidad y, en muchas ocasiones, precocinada por falta de tiempo.

En España, un país con más del 14% de trabajadores pobres, está empezando a emerger una tendencia muy perversa: hacer creer a las personas que la pobreza es algo «cool».

En los últimos años hemos podido ver cómo varios medios de comunicación y personajes famosos han normalizado y tildado de “guays” situaciones que viven los trabajadores precarios todos los días y que de “guays” no tienen absolutamente nada. En este artículo vamos a repasar algunas de ellas.

1. TRUCOS PARA CALENTAR LA CASA EN INVIERNO

Durante el invierno de 2015, El País publicaba el siguiente artículo: “9 trucos para calentar la casa sin encender la calefacción”. Entre los “trucos” se podía leer “utilizar una manta” o “hacer deporte” para calentarse. Con este artículo se normalizaba la pobreza energética, una problemática que lleva consigo enfermedades respiratorias y cardiovasculares, entre otras.

2. EL ‘FRIGANISMO’: LA MODA DE COMER DE LA BASURA

Un año más tarde conocimos el ‘friganismo’ en otro artículo titulado: “Friganismo: la última dieta hipster es coger comida de la basura”. El artículo dice literalmente: “Si te comprometes a no comprar comida y a no comer/cenar fuera de casa, el dinero que te ahorrarás puede traducirse a nuevas formas de invertirlo”. De nuevo se romantiza la pobreza, en este caso una pobreza tan extrema que empuja hasta el límite de la marginación a muchas familias en nuestro país.

3. COMPARTIR TRABAJO Y SALARIO

El pasado 26 de mayo nos enteramos de que un repartidor de Glovo moría atropellado mientras trabajaba. A los pocos días, la prensa explicó que el repartidor fallecido estaba subcontratado por otro trabajador. Ambos “compartían” el trabajo y el salario de la cuenta que uno de ellos tenía en Glovo.

El hecho de que dos trabajadores compartiesen salario y trabajo escandalizó a muchos, pero la cosa cambia si lo hace “personal de responsabilidad”.
En un artículo de El País publicado en 2016 y titulado “Yo comparto mi empleo y mi salario” ya hablaban de esta tendencia, “un modelo que permite ocupar puestos de responsabilidad a trabajadores que no quieren o no pueden trabajar una jornada completa”. Es duro ver la diferencia entre ricos y pobres.

4. EL ‘NESTING’: NO SALIR DE CASA DURANTE EL FIN DE SEMANA

En marzo de 2017 conocimos otra tendencia muy moderna llamada ‘nesting’, que básicamente consistía en no salir de casa durante todo el fin de semana por no tener dinero para hacerlo. La forma de “venderlo” es importante, ya que no es lo mismo explicar que en plena crisis muchos españoles no pueden ir a tomar algo durante el fin de semana porque no tienen ni un euro que venderlo así: “No salir de casa en todo el fin de semana rebaja la ansiedad e ilumina la mente”.

5. EL ‘CO-LIVING’: COMPARTIR PISO PORQUE EL ALQUILER ES CARÍSIMO

Obviamente otra consecuencia de la precarización es la dificultad de independencia. El hecho de alquilar una casa de forma individual o en pareja se vuelve imposible debido a los precios. Por eso se inventó el ‘co-living’ que suena muy hípster, pero que básicamente es el resultado de no poder alquilar un piso. En noviembre de 2018 El Mundo titulaba así: “El ‘co-living’, la nueva moda de casa compartida se planta en Madrid”. De nuevo una consecuencia de la pobreza se convierte en una “moda”.

6. LA «MODA» DE VESTIRSE DE «POBRE»

Durante el año 2018 también se puso de “moda” entre los «ricos» vestirse de “pobre”. ¿Por qué? Porque vestir en chándal sólo está al alcance de los que ocupan una situación social de privilegio ya que nadie les va a decir absolutamente nada. ¿Os imagináis que una productora no contrata a Justin Bieber por vestir en chándal y gorra? Inviable.

7. POSAR CON ROPA CARA PERO CON UNA MOCHILA DE ‘GLOVO’

En febrero de este año, la revista Glamour lanzó un reportaje de modaen el que mezclaban ropa de Prada y Gucci con mochilas de reparto de Glovo. En las imágenes se puede ver a las modelos repartiendo por la calle (andando y en bicicleta) con trajes de cientos de euros y una mochila de la marca Glovo. Una ropa que evidentemente no se puede permitir ningún ‘rider’.

8. EL ‘BOOM’ DE NO TENER LAVADORA

La última polémica ha saltado con un artículo de El Periódico titulado: “España se apunta al ‘boom’ de hacer la colada fuera de casa”. Esta práctica, de nuevo, se debe a la precariedad laboral ya que hay muchos trabajadores que no pueden permitirse una casa en la que quepa una lavadora o no disponen del dinero suficiente para arreglarla si esta se les estropea. Es un ‘boom’, sí, pero sólo entre las personas que sufren precariedad ¿o alguien ha visto un ejecutivo tomándose un café de Starbucks mientras se lavan sus sábanas?

La idealización y normalización de la pobreza y la precariedad es un arma muy peligrosa. El no tener dinero para una lavadora no es un ‘boom’, tener que comer de la basura no es una “dieta hípster” y el no poder salir de casa durante el fin de semana no es una “moda que rebaja la ansiedad e ilumina la mente”, son problemas reales que sufren los españoles a diario y convertir problemas reales en cosas “guays” lo único que consigue es eliminar la problemática existente en el imaginario colectivo y enterrarla bajo toneladas de frivolidad.

 

 

 

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA ES PARA EL GUSTO ARGENTINO POR LA CENSURA:

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!