ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE ‘GERMÁN’:

Excelente el último lanpodcast, Rodrigo. Gracias.

La funcionalidad de estas herramientas para con el sistema llega a todos los rincones de la vida. Sin ir más lejos, y para conectarlo con un tema que se trató por aquí hace apenas pocos días, el de la salud. Este tipo de pensamiento o técnica que asevera que toda respuesta (así como el meollo de todo problema) anida en el interior de cada individuo, es el que termina en responsabilizar al enfermo por su padecimiento. La idea de que cosas como el cáncer -en última instancia- son fomentadas por el mismísimo enfermo, de eso hablo. Más allá de que todos sabemos que los estados emocionales son factores de relevancia en la manifestación y desarrollo de una enfermedad, la crueldad de tomar este dato y utilizarlo en beneficio de una postura ideológica es propia del sistema en el que vivimos y va en concordancia con todo el bullshit espiritual (con el mindfullness a la cabeza) del que con tanta lucidez hablaste en el podcast.

El mindfullness, además, es una herramienta tentadora para disgregar a la comunidad en sus formas más pequeñas (es decir el ámbito familiar y el círculo de amistades cercanas), pues en un momento oficia de puente para el abandono del otro (el rebelde que no entiende que DEBE cambiar en el sentido indicado por esta ola verde espiritual, o de lo contrario se transformará en alguien “tóxico” a quien es mejor evitar, porque nos desordena la armonía).

“TENÉS que hacer mindufllness”, recuerdo me dijo un amigo algún día lejano. Un católico que complementó con el mindfullness para surfear sus muy burgueses dilemas existenciales y terminar paradito sobre la tabla en una posición de privilegio dentro de una -hoy por hoy- corporación dominante del neo-liberalismo local.

Lo de responsabilizar al ciudadano de a pie de la contaminación planetaria por plásticos es otra observación necesaria. La culpa la tiene el esclavo, el creyente, el último y más débil eslabón; jamás las corporaciones ni las instituciones. Mi vieja, de ochenta años y salud deteriorada, lava cada envase plástico reciclable (sean botellas o pequeños chirimbolos) antes de ponerlos en su bolsa correspondiente. Los lava “a conciencia”, minuciosamente, con un par de manos que ya no le dan para sostener una botella de un litro y medio por más de tres segundos. Lo hace, dice, porque escuchó en la tele o radio “que había que hacerlo así”. Es triste; muy conmovedor de solo observar lo que hace de nosotros el sistema.

Un día del año pasado, estaba dentro del coche aparcado en la calle que da a la ría en el barrio Bilbaíno de Olabeaga. Un barrio históricamente obrero que, de un lado del Nervión, ya está siendo devorado por la gentrificación. Eran las seis y media de la mañana y el sol despuntaba. El coche estaba estacionado justo delante de los contenedores para residuos. En eso aparece en cuadro un viejo que a duras penas podía moverse. Demoró 45 segundos de reloj en bajar el cordón, cruzar la muy angosta calle y acceder donde los tachos. En una mano, llevaba una bolsita de supermercado con tres botellas. Con un manifiesto y descomunal esfuerzo, embocó la bolsa en el orificio de entrada correspondiente. Desanduvo entonces sus pasos, demorando la misma eternidad en lograr el objetivo de regresar a su vereda y, una vez plantado en ella, se persignó. El contenido de tu podcast me bajó de golpe a la cabeza, por efecto de la escena que acababa de presenciar como testigo invisible del horror.

De nuevo, gracias por este podcast.

 

EL LANPODCAST #56 SOBRE CÓMO EL MINDFULNESS, LA MEDITACIÓN Y EL YOGA SE HAN CONVERTIDO EN INSTRUMENTOS DE AUTODISCIPLINAMIENTO PARA AGUANTAR LAS INJUSTICIAS DEL SISTEMA:

 

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!