La conclusión es tan vieja, idiota como repetida: la paranoia racista que traduce la persecución histórica a complot capitalista por sobre las patrias y otras identificaciones colectivas. ¿Será verdad ché, entonces que a Axel lo habrían hecho ganar los descendientes de los gauchos judíos?

Dos rubios, digo : ya no los metafóricos de la película de Carri sino unos “naturales” aunque oscurecidos . Ya sé, ya sé , o me jodan , no sean literales que no estoy leyendo en los cuerpo como Lombroso sino siguiendo los yeites aprendidos de la política capilar que David Viñas leía en la melenaza a lo Facundo de Memen . El triunfo de ese rubio dió por tierra ( de provincia) no sólo con los asqueantes detritus de Los protocolos de los sabios de Sion sino con el mito antigualla que homologa saber a privilegio inapropiable , feliz oratoria y destreza argumentativa a intensiones embaucadoras, para traducirlas a crédito para encarnar intereses colectivos y enderezar la justicia. Como si el votante hubiera dicho : “El que sabe, sabe, no contra mí ni en mi lugar que me fue usurpado, sino para cumplir mis deseos posibles pero nunca a mis espaldas , sí con el límite de mi propia exigencia que siempre es la de muchos”. La luz de esa melena moderada por el ascetismo activista (ni Woostock ni Sierra Maestra ) no es la del iluminismo franchute, sino la de una lumbrera encubada en escuela pública, la del foquito esperanzador de una racionalidad donde la economía no es parapolítica ni depredadora de los más vulnerables. A esa luz se la extrajo en agosto del suspenso escondido en la negrura de la urna. Sino fuera porque la jerga psicopatológica siempre sirvió para leer en clave reaccionaria la historia argentina, diría ¡al gran pueblo argentino salú (pública), (mental)…etc! O mejor, haría una paráfrasis pelotuda – a tono con el espíritu fiestero que el viernes hizo mover las tabas de la ciudad en pasitos con Sudor Marika– , de unos versos de los TNT (los originales) : “Qué suerte/qué suerte /qué suerte que en Octubre voy a verte “.

PODÉS VER EL ARTÍCULO EN EL WEBSITE DE PÁGINA 12 AQUÍ