ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE ‘LUIS GRANE’:

Discrepo con la idea de que la lucha por un mundo mejor nunca puede venir de un entretenimiento. Hay ejemplos sobrados de productos del entretenimiento que colaboraron a cambiar políticas e ideas, “A girl in the river” hizo que el primer ministro de Pakistan cambiara la ley respecto a los crímenes de honor, “Rosseta” provocó que el congreso Belga promulgara la la ley “Rosseta” que protege los derechos de los trabajadores adolescentes en ese país, “Philadelphia” contribuyó a morigerar el estigma que significaba tener SIDA, “Blackfish” cambió el paradigma de lo que son los parques acuáticos en EEUU y alertó del trato salvaje que se les daba a los animales en cautiverio. Podría seguir citando películas y su impacto social, “Selma”, “Supersize me”, “Roger and me”.

Es cierto que el 90% del contenido que se ve en Netflix y otras plataformas, así como los productos de los grandes estudios están orientados al consenso prefabricado que se refería Noam Chomsky, y es en su mayoría, desechable. En mi caso, traté de ver “La casa de papel” y no me gustó, en seguida sentí el gustito a prefabricado y a revolución de papel como usted dice. La careta de Dalí es seguramente un acierto de los ejecutivos de consumer products que están en casi todas las series.

Quizá todas las revoluciones tengan su merchandising, en esta época es inevitable, como los posters del Che Guevara o el doble reloj del subcomandante Marcos, esto no las hace menos valiosas, el problema es cuando se quedan sólo en el marketing.

Ante la pregunta si celebramos chorros o héroes, mi respuesta es: a los dos.
Como dijo Borges, lo opuesto al héroe no es el villano, sino el cobarde (que no muere nunca) tanto el héroe como el villano mueren una vez, quizá por eso nos seducen. El villano como personaje, cuando esta bien construido muchas veces nos atrae mas que el héroe. Captain Ahab, Tony Soprano, William Munny de “Unforgiven” provocan en nosotros una empatía no intencional hasta que nos damos cuenta que estos personajes no son buena gente para los estándares de una sociedad civilizada.

Sería ideal ver más producciones de entretenimiento que provoquen modestas revoluciones que a su vez produzcan cambios en la sociedad. Creo que es una herramienta demasiado potente como para dejar de lado y luchar por un mundo mejor a través de horas y horas de empatía cara cara, como usted dice, suena bien pero se ve un poco difícil de implementar en la realidad actual y no creo que con lo de empatía cara a cara, usted se refiera a los timbreos del PRO.

 

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA ES PARA EL MINDFULNESS COMO HERRAMIENTA NEOLIBERAL

 

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!