En este blog, Justin Trudeau fue siempre tratado como lo que es: una marca. En su momento, SAMO se refirió a él y a Macron como dos constructos mediáticos. Sin embargo, mientras el francés ha estado más a la altura de los acontecimientos (sobretodo durante la negociación del Brexit), el caso de Trudeau es mucho más patético y hace un par de semana se hicieron publicas imágenes de su años de estudiante que demuestran que no es tan pluralista y abierto como se suponía. Sin embargo, y si dejamos esas imágenes de lado, su legado como Primer Ministro Canadiense está dejando mucho que desear y pone en evidencia el modo en el que este tipo de lideres son construidos para tapar otro tipo de políticas.

Desde un principio a Trudeau se lo consideró como el primer líder de la era Instagram. Recordemos que en 2012 se subió a un ring de box para pelear (a beneficio) contra un politico conservador. Entonces era simplemente un legislador junior de su partido (el Liberal) y lo recaudado por la transmisión de la pelea sería destinado a beneficencia. Sin embargo, el enfrentamiento tenia un simbolismo innegable. Su partido estaba en su peor momento y el partido Conservador se erigía como una especie de Goliath. Trudeau se presentaba ante los Canadienses como un nuevo David y digo David porque pertenece a un linaje de ‘reyes’ ya que su padre, el mítico Primer Ministro Pierre Trudeau gobernó Canadá durante décadas y salió entre otras con Barbra Streissand. No hace falta mencionar que Justin Trudeau ganó el encuentro pugilístico y esto le permitió impregnarse de un aura de ‘carácter’ y ‘madurez’ que le permitiría dejar atrás el epíteto de ‘el Paris Hilton de la política canadiense’.

Dos años más tarde, los liberales lograron la mayoría y Justin Trudeau sería el nuevo Primer Ministro. De entrada, Trudeau entendió la importancia de los social media al punto de instalar en sus oficinas a un fotógrafo dedicado a sacarle fotos para Instagram. Sin embargo, lo que en un principio era su mayor fortaleza al caer su imágen parece ser su más grande debilidad. Poco a poco, comienzan a emerger casos de corrupción. La Oficina Anti-corrupción Canadiense que está años luz de la nuestra acaba de acusarlo de intentar que una empresa petrolera no fuera sometida a juicio por el pago de millones de dólares en coimas. Todo esto hizo que su imagen positiva cayera de 65% a casi 32%.

Trudeau, como su padre, representan una idea de Canada que fue vendida a los Canadienses durante la década del sesenta que es la idea de la sociedad ‘justa’ y ‘plural’. Esto es algo que Pierre Trudeau consolidó y Justin heredó por estricta portación de apellido. Para su padre, la identidad de Canada no era fija sino fluída lo que le permitió moldearla a su gusto y presentársela a los canadienses como un hecho consumado. Sin embargo, es cada vez más evidente que la Canadá construída por el Partido Liberal no es lo pluralista y equitativa que pretenden. Justin Trudeau se ha criado dentro de una narrativa de ‘principito’ que tiene como uno de los momentos fundantes el discurso que diera en el funeral de su padre al despedirlo con un ‘Je t’aime, papa‘. Rápidamente, se le reclamó que entrara a la política pero era evidente que le faltaba sustancia. En esa época solía hacer declaraciones de que no leía los diarios y que si había algo realmente importante que debería saber alguien se lo diría. Finalmente, en el 2008, entró al Parlamento por Quebec y durante su tiempo como parlamentario, hasta la pelea de box, su paso por la política fue intrascendente. Fue a partir de la pelea de box que decidió adoptar una estrategia mediática análoga a la de Obama mezclando un discurso liberal y pluralista con una fuerte campaña en los social media que a diferencia del norteamericano estuvo fuertemente construida en fotos con el como ‘modelo’.

Desde el momento que asumió como Primer Ministro el manejo de su imagen se hizo aun mas profesional. La manejó como si se tratara de una marca. Su primera decision fue la de designar un gabinete con mitad mujeres. Paralelamente, sus entrevistas eran deliberadamente con medios internacionales como Vogue o el New York Times y no con medios canadienses. En Canada, esto fue leído como un acercamiento a Obama y a ese tipo de escenario internacional al que cierto provincialismo canadiense creía que no podía acceder. Pero de pronto llegó Trump y esto le permitió a Trudeau diferenciarse y afirmar su ‘marca’ su ‘joven maravilla liberal’. Por ejemplo, cuando Trump puso un limite al ingreso de musulmanes a los Estados Unidos, Trudeau no dudo en twittear que en Canada nadie es rechazado a partir de su credo ni su raza. Por su parte, mientras las acusaciones de abuso sexual comenzaban a aparecer contra Trump, Trudeau proclamaba su feminismo en las páginas de Marieclaire. En el 2018 comenzaron a aparecer las grietas en el espejo de Trudeau. Su viaje a India fue visto como el peor viaje de cualquier Primer Ministro Canadiense en la historia. Vean esto por favor….

 

Lo que quedó en evidencia es que Trudeau no era lo maduro que parecía y que, los miedos iniciales respecto de su falta de consistencia eran una realidad. Por su parte, meses más tarde, su fama de feminista sufrió un golpe al ser acusado de manosear a una periodista. Lo realmente importante es que tras cuatro años, el gobierno de Trudeau estuvo más lleno de anuncios progresistas y aperturistas que de realidades lo que puede permitir pensar en su marca como una estrategia de la derecha para que nada cambie. Si bien legalizó la marihuana, el Estado intensificó su presión en los sectores de menores recursos quienes terminaron siendo mas perseguidos que antes por cuestiones de drogas. Trudeau nombró un gabinete con un 50% de mujeres pero se negó a cambiar (como había prometido) el sistema electoral que permitiría un numero equitativo de diputadas mujeres lo que haría que una mujer pueda mas fácilmente ser Primer Ministro y no depender de que un hombre decidiera nombrar la mitad del gabinete como de mujeres. Su política para con los aborígenes ha sido prácticamente nula y en materia ecológica, ha venido favoreciendo a las empresas petroleras acusadas de crímenes contra el medio ambiente. Ni hablar de su venta de vehículos y armas a Arabia Saudita lo que se da de frente contra su supuesto respeto de los derechos humanos. En síntesis, nada ha cambiado. Simplemente, la figurita se ha vuelto más fotogénica y manipulable. J A T

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA ES PARA EL CROSS FIT COMO EL PLACER ARGENTINO POR EL MILITARISMO Y LA TORTURA

 

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!