ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE ‘ELOY’:

El crossfit es una más de tantas formas que adopta el disciplinamiento social constante que se ejerce sobre nuestras mentes y cuerpos… Ese rendir culto a la eficiencia, al esfuerzo, al sacrificio, al mérito está presente en casi todas las actividades humanas de nuestra época, salvo el arte contemporáneo que como contracara de la misma moneda premia la falta de esfuerzo, compromiso y dedicación como parte del mismo vaciamiento ideológico que propone ese neoliberalismo que ocupa todos los espacios…

Si lo pensamos bien nos daremos cuenta fácilmente que nuestra vida completa está disciplinada y eso está naturalizado en nosotros sin que podamos casi percibirlo, y sin apenas posibilidades de escape a esa trampa que todos alimentamos y reproducimos a diario.. Ya el hecho de levantarnos para ir a un trabajo de mierda, empezar el día viendo las actualizaciones de las redes sociales en las que tenemos que dar cuenta de nuestro aporte a ese engranaje para ser parte de la ilusión, los hábitos y rutinas que creamos, seamos gordos comiendo en un mc donald’s o veganos haciendo yoga y meditación, hipsters en un starbucks o crossfiteros tomando suplementos… consumiendo ficciones en Netflix que ocupan nuestro tiempo hueco y nos dan motivos de conversación en la oficina y justificación para no coger con nuestras parejas… Yendo de viaje a lugares distantes para reproducir los mismos hábitos que en nuestros lugares de origen, asistiendo a recitales o fiestas siempre y cuando nos exhibamos en ellos disfrutando, consumiendo sexo programado en aplicaciones donde casi no hay lugar a la sorpresa… etc…

El mundo se ha transformado en una enorme cárcel en la que creemos movernos libres mientras estamos presos de esas costumbres que constituyen nuestra identidad y subjetividad y reducen todo a una masa homogenea casi indistinguible en sus componentes.. quizás esos seres más despreciados e inadaptados de la sociedad, los vagos, los choros, sean los que están aún en su miseria o marginalidad más vivos que el resto de nosotros moviéndonos como zombies entre oficinas, gimnasios, cafés, redes, aplicaciones y netflix, buscando una promesa de felicidad que en su imposibilidad es la base misma del sistema y del engaño que se nutre de un deseo que gira en el vacío…

El crossfit no es más que otra de esas tantas promesas, de bienestar, de belleza, de sexo, de satisfacción… Y todo es una gigante excusa para no pensar en la muerte, ese gran enigma trágico que nuestra civilización actual niega de lleno para someterse a lo más burdo y seguir funcionando de manera automática e irreflexiva dentro de los esquemas que impone el sistema de turno…

LANPODCAST#57: EL CROSSFIT Y ESE MODO TAN ARGENTINO DE CALENTARSE CON LA TORTURA, LO MILITAR Y LOS IGUALES

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!