ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE ‘ROBCOLLECTION’:

Como dice el personaje de De Niro en el Rey de la Comedia, es mejor ser un rey por un día que un tonto toda la vida. Esa desesperación por lo notorio va en reversa con el American Pshyco de Bret Easton Ellis, en 1991, que es el Psycho oculto en su condición de clase. Ya había sucedido Reagan, pero Ellis parece prefigurar el operador del nuevo sujeto menemista, el que será rey por una década, de los que operan paras los que efectivamente son evidentes, los que les usan de testaferros a los políticos desde sus red carpets, pero que en las sombras destripan gente y no parecen importarles a nadie porque están en la oscuridad de las cuevas financieras. Si los Wayne fueron siempre una familia de psicópatas, es muy buena la idea de pensar que no son otra cosa que un héroe a lo Dexter o Bateman y de los que no quedan más que marcas. En la novela las escenas del juego con los billetes que le exhibe y esconde a los indigentes a los que va numerando en su trayecto en taxi, (esa figura que no era tan visible aquí pero que primero el Menemismo como Tony Soprano visibilizó como marginales y ahora el Macrismo como Patrick Bateman hizo emerger como desharrapados de todo, basta verlos tirados en los huecos de las escaleras mecánicas del subte), son imágenes hoy, absolutamente cercanas.

Cómo no pensar en Buenos Aires y su manía demoledora y especulación inmobiliaria, cómo no pensar en estos hijos del Pro de camisa celeste al leer lo que sucede con la agente inmobiliaria en American Psycho, que se hace la distraída: evidentemente han sacado los cadáveres para poder vender la propiedad y hacer dinero. Hasta Bateman siente cierta desesperación al saber, en un momento de la novela, que importa más limpiar la sangre para hacer un negocio que cualquier horror que haya podido suceder y que ni siquiera importa que él sea un criminal, porque todos esos que aparecen tan respetables como él, todos esos, los de los spots, los que los grupos de whatsapp, los de los ministerios y de la city, son cómo él, otros American Psychos, como podrían ser Argentine Psychos, despiadados que hoy vemos en todas las propagandas en redes y en las mesas de talk shows en la tele y como coandidatos en los carteles con sus caras gigantes en todas las calles de la ciudad.

 

LANPODCAST#57: EL CROSSFIT Y ESE MODO TAN ARGENTINO DE CALENTARSE CON LA TORTURA, LO MILITAR Y LOS IGUALES

 

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!