ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE LA DENUNCIANTE EX EMPLEADA DE PRANA SIMONA SAGRADA WICHMANN

Durante siete años trabajé ahí. Mi jefe directo era GUILLERMO NESTOR BRAVO, el dueño de Prana. Pasé maltratos y abusos psicológicos de todo tipo.

Trabajé de lunes a lunes por un salario mínimo, en donde si lo cuestionaba me decía que más plata que esa no había, que él repartía entre todxs de forma justa las ganancias. Que si quería ver más plata, que me ponga mi propio local. En negro, sin aguinaldo ni vacaciones.

Quienes me conocen me habrán visto miles de veces en millones de eventos peinando con Prana. Ninguna de esas veces me pagaron.

Si yo preguntaba porqué no me pagaban esos trabajos extras, me decía: “si no fuera por PRANA, vos no tendrías acceso a estos lugares. Agradecé laburando”.

BAjo esa bajada de línea nos lavaban el cerebro. Que PRANA nos acepta tal cual somos, que afuera nos van a comer crudos y que algunos ya estábamos grandes como para salir a buscar nuevas oportunidades. Él me decía que me salvó la vida y que mi manera de agradecer era laburar a sol y sombra. Que la única forma de llegar al éxito era si no teníamos vida privada ni mucho menos pareja, porque eso nos debilita nuestro objetivo.

Me dijo que confíe en él, que era como un hermano mayor para mí, que todo lo que el me aconsejaba era por el bien y que ni mi propia familia me iba a saber mostrar lo que era bueno para mi. Porque ellos estaban “DORMIDOS” y él había  “DESPERTADO”, hace rato.

Bajo esa misma manipulación me decía que yo estaba muy confundida en cuanto a mi sexualidad, que yo elegía estar con  mujeres por traumas que habré tenido de chica, pero que “mi energía es la de una mujer heterosexual que tiene que estar con un hombre”, bajo esa misma linea me dique que tenía que cortar con mi pareja actual. Que no sólo porque yo no podía elegir entre tener éxito y tener vida privada, sino que porque mi pareja era una mujer, y era momento de trascender y elegir de forma “NATURAL”.

Después de hacerme esos planteos nefastos, me decía que toda esa charla entre nosotros, porque nadie lo iba a entender y lo iban a tildar de HOMOFÓBICO. GUESS WHAT?
Yo con el cerebro lavado y teniendo miedo jamás le dije nada, me mantuve sumisa y controlada por mucho tiempo.

Cada vez que se enteraba que estaba en pareja me venía a hacer planteos, pedirme que le muestre una foto y preguntarme que porqué otra vez estaba eligiendo mujeres. Pareciera que hablo de un ex tóxico, pero no era más que un jefe que se creía dueño de las personas y las manipula de tal forma que uno terminaba con lobotomía diciendo sí a todo.

Me intentaba manipular para que termine con mis parejas, me decía que yo elegía parejas mujeres con pelo corto porque “en realidad quería estar con un hombre y no me hacía cargo”, me decía que estaba vibrando oscuro y me aislaba de mi laburo y mis compañeros y me MANDABA A MEDITAR A LA PLAZA O A LIMPIARLE SU CASA, para eliminar pensamientos oscuros de la cabeza.

Además de controlar mi vida privada y explotar mi laburo pagándome muy poco por trabajar 12 horas diarias en negro y teniendo que responder sus llamados a cualquier hora de la madrugada (porque si no lo hacía me trataba de que no estaba comprometida con mi trabajo) me intentaba “sacar la homsexualidad” con discursos perversos y “tips” de cosas que yo podía hacer estando sola en mi casa para empezar a sentir deseo por hombres y no por mujeres.
Tips que todavía sigo tratando en terapia. Y una vez que terminaba de decirme esas cosas volvía con el : “bueno, esto que quede entre nosotros porque nadie más lo va a comprender y que vos SOS una persona inteligente y despierta”.

(…) Desde ese entonces, noviembre del 2017, estamos en juicio. Él no se presentó a las mediaciones, le mandaba mensajes a mis amigas. ex empleadas de ahí, para decir que estaba muy dolido y que acepte ir a tomar un café con él. Nunca acepté. Nunca quise volver a tener más contacto con él.

(…) Respondieron mis cartas documentos desconociendo mis siete años de trabajo y tiraron una bomba de humo. Pruebas me sobra y ovarios también. No me voy a callar más, me hinche las bolas qu no tienen para hacerse cargo de todo lo que me deben.

(…) Yo accedí siempre porque tenía el cerebro súper lavado y tenía miedo a sus reacciones. Así de irreal como suena, fue demasiado real y psicópata. La palabra SECTA, les suena= Todo eso lo pude desbloquear un año más tarde después de haberme ido de ahí.

Yo tengo abogado, pero lo más importante que tengo es la conciencia bien limpia y estoy cansada de que estas actitudes se esconda y se justifiquen. Me costó dos años sacar esto a a luz, y ni siquiera es la mitad de lo que viví con él, adentro de PRANA.

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA ES PARA EL ESCANDALO DE LA ORT