ESTE TEXTO ES DE BLONDIE

Si hay algo que como sociedad occidental nos cuesta enfrentar es cualquier tipo de pérdida, la ruptura de una relación, por ejemplo, pero, sobre todo, la experiencia cercana de la muerte. Más allá del componente latentemente sangriento de lo que significa que un grupo de jóvenes estereotipadamente yanquis se adentre en una comunidad pagana, el terror de Midsommar reside en lidiar con la pérdida. A Dani, desde el comienzo, se la define como un personaje completamente sumido en la soledad, voluntaria o involuntariamente Dani está sola. En la primera media hora de la película todo se concentra en subrayar su estado, su novio la quiere dejar, los amigos de él lo quieren convencer para que la deje, no vemos que tenga amigos y, muy terriblemente, se queda sin familia. No tiene una comunidad en la que apoyarse y sentirse contenida. 

 Ante la situación en la que se encuentra Dani lo mejor que cree hacer Christian es invitarla a su viaje con los amigos, sin dejar de traslucir que, claramente, no desea que ella participe. La supuesta obligación que siente, falsa, claro, porque en realidad tiene miedo de lo que puedan llegar a pensar el resto al dejarla a Dani en una situación de vulnerabilidad, se transforma a cada paso en un rechazo constante a su pareja de forma pasiva y velada pero que no deja de evidenciar que no tiene interés en lo que le pueda llegar a pasar. En este punto, se ve cómo Ari Aster, el director, reescribe nuevamente la cuestión de la dependencia en las relaciones humanas, Dani frente a su soledad acarrea una desgarradora forma de miedo al abandono. Sigue al grupo y todo el tiempo se ve apartada. Nadie habla de lo que le pasó, ella misma se aleja para no incomodar y oculta constantemente su llanto frente a los demás, haciendo imposible una catarsis. En este sentido, la incomodidad y la angustia reside en ver cómo alguien intenta reprimirse constantemente mientras está rodeada de personas. Nuevamente, no hay empatía, no hay comunidad. Se presencia, así, nuestra propia soledad, nuestro lugar en una sociedad que tiene como marca una forma de individualismo extremo y que suele manifestarse en relaciones superficiales, como es contemplado constantemente en el grupo de amigos de Christian. 

 Pero Dani entra a este mundo literalmente lleno de luz, los colores de las escenas cambian y lo que antes se sumía en lo lúgubre ahora resplandece tanto que lastima las retinas, los colores brillantes y el blanco imperan. Además, inmediatamente nos enteramos que allí absolutamente todo se comparte, el lugar para dormir, las comidas, los placeres, la tristeza y la muerte. De esta forma comienzan a desplegarse los horrores para los outsiders. En el primer ritual al que son invitados los únicos shockeados son los extranjeros mientras que la comunidad empatiza con el que muere, cada miembro grita y gime en unísono. El terror, para nuestros visitantes, se establece, ¿cómo se van a quitar la vida voluntariamente? o, mejor, ¿cómo lo van a realizar tan abiertamente? ¿cómo me lo van a mostrar? Lo que se suele ocultar en esta secuencia lo muestran de cerca, la cámara disecciona el momento en el que el cuerpo se mutila, a la vez que Dani recuerda la muerte de su familia y las superpone a los suicidios de los más viejos de la comunidad. Nosotros, como espectadores, tampoco podemos dejar de ver. 

Luego de este episodio Dani es contenida por Pelle y a pesar de que percibamos intenciones veladas, hace una pregunta que atraviesa el film: Does he feel like home to you? Disparando una separación inminente y la búsqueda inevitable de otra cosa. Mientras el grupo se va disipando y es rechazado por la comunidad en forma de asesinato, Dani es abrazada cada vez más por ella y, muy progresivamente,  es separada de ese grupo de hombres en el que se encontraba y la vemos interactuar cada vez más con los miembros de Hårga, cocina con las mujeres de la comunidad y baila con ellas hasta que es coronada May Queen. Todo a su alrededor la abraza, incluso la naturaleza: la hierba se mimetiza con su mano, las flores respiran con ella. La confusión y el dolor que siente van a culminar cuando ve a su novio tener sexo con un miembro de esta sociedad en forma de ritual. El horror se desata, oh la pérdida.

 Pero, hay un cambio, ella es perseguida por las mujeres de Hårga y a la vez que atraviesa su dolor es sostenida y mirada directamente a los ojos mientras llora y grita, culminando todo en un grito comunal. Al igual que Dani, nosotros como espectadores quedamos en shock sin dejar de sentir alivio mientras presenciamos la quema de los cuerpos. Catarsis. 

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA ES PARA MIS CARTAS DEL TAROT