ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE MARTIN

Paula Maffia aduce que tiene 10 años de carrera y por eso se merece que le den el lugar que ella considera que es suyo . Algo así como una trayectoria que forjó y por la cual reclama que la suban a un gran escenario y le paguen. Si fuera por eso, cuantos hombres y mujeres pueden aducir 10 o 15 años tocando un instrumento y cantando como músicos callejeros y en pequeños escenarios, como algo que obliga a los productores a que le den un lugar per se.

Además típico de la victimización, cómo ahora las chicas se quieren dedicar al rock, aduce que durante años fueron discriminadas por los hombres, como si ellas no discriminasen, no limpiasen hombres, y no los boludeasen, y como si por ser hombre automáticamente se tuviese asegurado un lugar en los grandes escenarios.

Los hombres, a diferencia de las mujeres tienen muchas menos exigencias a la hora de viajar, de hospedarse, y de comer, y están mucho más preparados para vivir una vida de privaciones y escueta en placeres, con tal de alguna vez llegar a pegarla, y tal vez haya sido esa la razón por la cual se hayan podido abrir camino en las duras rutas del puber rock nacional de ayer y ellas no,

Supongo que habrá que acompañar este cambio cultural, el problema es que al contrario de lo que profesan, estas chicas carecen de amor alguno para dar.

Además, por estar subidas a un pedestal de ego, tienen dificultades a la hora de tratar con un hombre que no se deje llevar por delante y ser su mayordomo. Es por eso que continuamente se las ve rodeadas de hombres sumisos, anémicos y mansitos, algo así como perritos falderos, que le festejan todo lo que dicen a cambio de alguna caricia discursiva por haberle movido la cola a la dueña. Basta ver sus twitter un ratito para identificar a sus respectivas mascotas.

Está claro porque así es el sistema, que los hombres hacen más cosas por las mujeres que las mujeres por los hombres, no por nada las mujeres viven una media de 4-5 años más que los hombres, y es este dato una muestra más de que las mujeres manejan a los hombres y manejan el mundo, o al menos manejan una parte del mundo mayor de la que creemos.

Por otra parte Paula Maffia, cuando trae a colación desde su inconsciente en un tweet el tema de la mantis, desnuda sin quererlo que ella se considera una mantis y todos aquellos que se interpongan en su camino son sus presas, y van a ser devorados por ella y su oralidad lésbica, y le genera mucho fastidio que Calamaro en tanto hombre viril con el cual fantasea, sea inmune a sus telarañas discursivas y no se deje avasallar por su enorme ego.

Es obvio que ella nunca va a aceptar que en alguna parte de su ser se siente atraida sexualmente por Calamaro y su virilidad con la cual le pone límites, cosa que la excita y le resulta exótico por lo antes expuesto.

Por tanto lo mejor para ella sería liberarse de todos sus prejuicios hacia el hombre, y poder eventualmente entregarse al amor de uno.

Por otra parte supongo que eso le va a ser imposible por la cantidad de prejuicios acumulados, en las decenas de libros lesbo feministas leidos, y se va a tener que conformar con desear y repeler alguno por el resto de sus días.

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA ES PARA MIS CARTAS DE TAROT