Alejada de su carrera actoral, Calu Rivero está enfocada, según confiesa, en redescubrirse. Después de cortarse el cabello y de pedir que empiecen a llamarla “Dignity”, se fue, a donde sino… a Punta del Este.

Ni bien llegó a Uruguay, Calu Rivero fue a un retiro para aprender a fluir y, especialmente, a sentirse en consonancia con las personas que la rodean. A través de Instagram, se mostró “abierta a la experiencia”. Compartió una foto en la que se la ve meditando, con un montón de manos posadas sobre su rostro. “Ver lo fresco; lo crudo; lo concreto; lo genérico; lo abstracto; lo categorizado”, afirmó. Hoy por hoy, Calu dice vivir más en el mundo de la naturaleza y menos en el de los conceptos y prejuicios. Siente que viene de la “nación de la iluminación” y en cada posteo pide que la llamen Dignity, que se acostumbren a su nueva manera de vivir.

La decisión de rebautizarse para  ‘dedicarse’ a un tipo de performance en el que cierto contacto humano y emocional es priorizado está vinculado a la figura de Marina Abramovic a uno de sus cursos, Rivero viene de asistir. Esto es, evidentemente, un paso en su carrera orientado a salirse del rol de modelo/influencer por razones obvias. Su proclama a lo Diogenes de abandono de los ‘conceptos’ para quedarse en la ‘naturaleza’  parece ser un espesamiento del tipo de reseteo realizado en su propia carrera por Abramovic pero que en el caso de una instagrammer, seguramente tiene otro tipo de modelos de monetización como, por ejemplo, Goop de Gwyneth Paltrow?

El primer problema con sus posteos en los que se la ve ejemplificando lo que ‘illumination nation‘ significaria es que son sacadas por alguien mientras lo hace. Esto es ya en sí mismo parte de una estrategia comercialización probablemente por canje por lo que el concepto en favor de la naturaleza aún no ha sido abandonado. Dicho de otro modo, no existe meditación alguna que sea registrada fotograficamente que funcione, realmente, como meditacion sino la producción de una imagen orientada a su comercializacion. El hecho de que las imágenes sean en blanco y negro con una patina de bronce refuerza esta idea modernista y de cierta pureza.

Ya en el caso de Marina Abramovic y su ‘The Artist is Present’ que es lo que Rivero quiere, un tanto torpemente imitar, hay un paso en dirección de ese tipo de comercializacion. Esa performance de tres meses en duracion en el MoMA, tenia como objetivo ‘crear un trabajo casi vacío de contenido pero que tuviera una energía pura que eleve el espíritu del espectador’. Era, en primer lugar, un evento en el que Abramovic ponia en juego su capacidad de aguante al estar frente a frente de extraños sin hablar durante la totalidad de la duracion de muestra. Abramovic cuenta que lloró mucho porque la gente ‘proyecta su propia tristeza en mí y yo se las reflejo y lloro de una forma muy triste como para liberarlos’. Dicho de otro modo, la estructura rituralizada de esa performance canaliza el afecto hacia canales ya familiares o sea, ya institucionalizados. Dicho de otro modo, son un modo de permitirse sentir sabiendo que no hay peligro en sentir lo que, en si mismo, impide sentir realmente. Es ese tipo de versión romantizada y comodificada del vacío lo que Calu Rivero se animó a experimentar porque, fundamentalmente, termina no siendo una experiencia sino una iteracion burocratica y posiblemente comercial de un mandato neoliberal de ‘iluminación’. En sintesis: toda proclama de contacto humano que venga de Calu Rivero por esta via no es otro cosa que un intento desesperado de no tenerlo. J A T

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA ES PARA MEGHAN Y HARRY

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!