La designación de Diana Saiegh al frente del Fondo Nacional de las Artes es, podria decirse, una mejoría respecto a la gestión deplorable del organismo por parte del Macrismo que, como bien sabemos, estuvo dividida en dos fases. Una primera en la que cumplió y superó sus objetivos con una Presidenta como Carolina Biquart que este blog denunció cuando tomó conocimiento de manera casi infraganti de su participación en una estafa a una alumna de mis cursos. La segunda fases, coincidió con la renuncia de varios miembros del directorio y de esa dudosa Presidente -aunque oh sorpresa no contaron con la renuncia de Teresa Anchorena- tras que Sergio Avelluto decidiera atentar contra la sacrosanta autarquia del Fondo.

Saiegh tuvo tres momentos en la gestion cultural todos vinculados a la derecha peronista. En principio, su desembarco es parte la distribucion de poder como parte del paquete negociado por el Massismo. De hecho,  Saiegh fue directora del Museo del Tigre bajo la gestión de Massa y desde entonces funcionó como su referente en cultura. Podría decirse que conoce, como pocos, la ‘rosca’ política de la gestión cultural ya que pertenece a lo que podriamos considerar como la corpo del pendulo Peronista-Radical de la gestión cultural que se ha venido protegiendo mutuamente desde la llegada de la democracia. Esa corporación es un grupo de funcionarios culturales sin demasiadas luces -básicamente porque desde que tuvieron cargos publicos se quedaron dando vueltas intentando volver a tenerlos sin perfeccionarse ni dedicarse a la reflexión intelectual… y así pasaron los años. Lo que caracteriza a esta corpo es la llegada a ciertos lideres politicos con aspiraciones nacionales que los necesitan para organizar movidas llegado el caso. Si uno cree que funcionan favoreciendo solo a un partido esto no es asi ya que actuan como jugadores de ruleta poniendo en diferentes fichas cuando les toca estar en el poder para cuando no están, recibir algún hueso de alguien. Son el tipo de figuras a las que le dan Premios Konex o declaran personalidad destacada de la cultura por haber ocupado puestos públicos. Esa es su forma de legitimación, digamos, ‘intelectual’. Haber sido ‘destacados’ por haber ocupado ‘cargos públicos’.

A este tipo de perfil obedecen gente como Teresa Anchorena, Magdalena Faillace o Alberto Petrina y como puede verse es un grupo muy dificil de sacarse de encima, en las condiciones actuales,  porque no hay cuadros de recambio y aquellos que pueden inyectar ideas nuevas y aportar sangre fresca o bien estamos en el extranjero o bien no consideramos que las condiciones de la gestión publica sean las adecuadas para nuestro proyecto de vida. La llegada, sin embargo, de Usabiaga y Baldesarre a Patrimonio es un paso positivo y en la direccion correcta.

El CV de Saiegh es un fiel reflejo de su perfil de militante politico-cultural con poca lectura. Con la excepción de su título de arquitecta y un dudoso diploma en estudios de America Latina en la Sorbonne, todos en su vida fueron cargos públicos vinculados o con el menemismo o con Sergio Massa. Hace casi treinta años fue Subsecretaria de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires y luego fue directora del Recoleta durante practicamente toda la gestion de Menem como Presidente que vale decir fue la gestión neo-conservadora que le quitó el apoyo a un proyecto pionero feminista y queer como Mitominas, por ejemplo, que ya venia con el empuje de Osvaldo Giesso. Luego en la última etapa de Menem, dirigió la Casa Argentina en Paris que es una suerte de dormitorio que el gobierno argentino, por alguna razón conserva, en la ciudad universitaria de Paris. Luego recibió la misma condecoracion que yo y que Alicia de Arteaga -no se si me explico- de la Orden de Caballero de las Artes del Ministerio de Cultura Frances aunque vale decir que la misma es absolutamente politica y es dada a los funcionarios culturales o educativos de turno con buena relación con el embajador de turno. Que el Ministerio de Cultura Argentino ponga esa distinción como parte del curriculum no habla del todo bien del Ministerio o del CV de la persona. Respecto a sus publicaciones, hay tres: salvo ‘Inventario de sueños’ cuyo contenido me da miedo de solo pensarlo tiene otras dos que son institucionales de los lugares en donde tuvo cargos. Dicho de otro modo, esas publicaciones no cuentan realmente  como publicaciones, porque son protocolares: ‘La Casa Argentina en Paris’ -para lo que debe haber escrito un prólogo y ‘Buenos, inventario del patrimonio urbano’ que, como lo dice su título, es un inventario hecho durante su paso por la gestion cultural, seguramente por otros y con prologo de ella.

En otras palabras, Diana Saiegh es un cuadro peronista de derecha de la gestión cultural menemista y luego massista cuya relacion con la cultura está vinculada al manejo de organigramas. Le deseamos lo mejor para su gestion. J A T

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA ES PARA MEGHAN Y HARRY

 

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!