ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE ELVIS MUERTO

Antes del último viernes

Estuve casi dos semanas sobrio. Recaí el jueves pasado con la visita de un ex-compańero de la universidad boliviano que regresó a Buenos Aires por persecusiones políticas. Tuvo que haberme visitado el miércoles y no lo hizo debido a un acto polītico “evomoralista”, Al final del acto fue golpeado duramente por gente de su mismo bando; termino hospitalizado hasta la madrugada. Todo esto me hizo reflexionar. No me parecía que este viejo amigo se relacione conmigo en tremenda situación de activista polītico.

Temor a ser perseguido por ende. Tengo un buen corazón y el chango necesitaba dinero. Apareció el jueves con 3 puntos en la boca detrás del vendaje. Entonces, recaí en el alcoholismo. No se si fue una excusa que entendí. El amigo boliviano estaba al tanto de mi problema con la bebida. Sin embargo, insistió en beber. Jamás me ayudó como yo pretendía en la oficina, y terminamos de juerga y de bares la noche del jueves.
A las 4 am, entendí que no daba para más (de hecho yo estaba en pijamas) y regresamos a mi lugar. El amigo boliviano me suplicó dormir en mi casa porque su lugar estaba muy lejano y las horas muy maduras. Le dije que no había problema alguna y que baje un colchen del entrepiso. El pelotudo enloqueció en reprocharme por qué no podía dormir conmigo en la cama de dos plazas! Fuck!

Demás estuvo aclarar que ni siquiera ebrio puedo dormir bien, y que me revuelco alrededor de la maca todas las noches en tanto me despierto constantemente.
El amigo siguió rezongando a los gritos a pesar de los constantes pedidos de calma y silencio. Finalmente aceptó dormir en un colchón.

Cuando subió al entrepiso a bajar el colchón callejero sus anteojos. Volvió a enloquecer y gritar. “Hermano, si tus gafas cayeron acá no se van a ir a otro lado, mañana antes de desayunar las vamos a encontrar….” Pero el tío seguía como loca y no dejaba de gritar. Luego de 20 minutos se calmó. Acepto su colchón cual presidiario que se niega a su celda.

Al otro día dos vecinos tocaron timbre para quejarse. Uno de ellos llamo a la policía. El amigo evomoralista se fue. La policia nunca apareció. Después de todo este quilombo fui a comprar bebida y tabaco, para encontrarme con la gorda que en realidad no era tan incomible.

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA ES PARA MEGHAN Y HARRY

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!