ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE LA POLITICA ONLINE

Hugo Sigman fue el hacedor del encuentro de Alberto Fernández con el director ejecutivo de Netflix, el estadounidense Reed Hastings, a quien el Gobierno intenta seducir para que instale sus oficinas en suelo argentino.

Además de tener fuerte incidencia el mundo de los laboratorios, Sigman expandió su imperio a las artes: es propietario de la editorial Capital Intelectual, de Le Monde Diplomatique y de la productora audiovisual K&S, que produjo éxitos como Relatos salvajes y La Odisea de los Giles.

A fines del año pasado Sigman viajó a Los Ángeles para ver a Hastings. La reunión trajo sus frutos: Netflix está grabando desde hace semanas la serie El Reino, una serie de ocho episodios creada por Marcelo Piñeyro y Claudia Piñeiro y producida por K&S. En las últimas horas se anunció el rodaje de la serie sobre El Eternauta, la creación de Héctor Germán Oesterheld, que también será producida por Sigman. Para hacer equilibrio, Netflix emitirá la serie Puerta 7 producida por Polka, la productora de Adrián Suar de la que el Grupo Clarín es el accionista mayoritario.

Sigman fue más allá y le propuso a Hastings la creación de un “hub” de producción audiovisual, una especie de mini ciudad que opera como una usina producción de contenidos. La única que tiene Netflix fuera de Estados Unidos está en las afueras de Madrid. En el Gobierno argentino creen que significaría una inversión importante porque además de generar empleos directos en el rubro del cine y la televisión, se generaría una red de empleos indirectos en las áreas de logística, transporte y catering.

En Latinoamérica, Netflix tiene oficinas en México y San Pablo, pero con una infraestructura mucho menor a la “Content City” que tiene en la capital de España. La base operativa del contenido para Latinoamérica está en Los Ángeles y Netflix la va a trasladar a Ciudad de México, lo que representará 500 empleos directos nuevos para los mexicanos. Eso tiene una explicación: el país azteca, de una economía estable y vecino a EEUU, produce 50 ficciones por año, mientras que Argentina produce entre 2 y 3.

Pese a este contexto de desventaja, Argentina tiene desde hace años la idea de atraer a Netflix a su territorio. Mauricio Macri había intentado que la plataforma se instalara en el último año de su mandato. “Esperemos el resultado de las elecciones”, le respondieron los norteamericanos, y le pidieron beneficios impositivos.

Es que si bien el tipo de cambio de Argentina es una ventaja para Netflix, el marco impositivo argentino desalienta a los inversores, que también analizan otras capitales del continente para expandir las oficinas de la plataforma norteamericana.

Por eso Sigman ya habló con Matías Kulfas, el ministro de Producción, y le presentó un plan para darle beneficios impositivos a Netflix si decide invertir.

Kulfas fue uno de los ministros que se sentó en la mesa con Alberto y Hastings, junto al propio Sigman y su productor Matias Mosteirin. También estuvo Matías Lammens, otro de los facilitadores el encuentro con el directivo de Netflix, y Francisco Meritello, secretario de Medios y Comunicación Pública. Meritello y el ministro de Cultura, Tristán Bauer, agendaron una reunión con Netflix para debatir “temas impositivos”.

Bauer puede tener un punto de conflicto con Kulfas en ese sentido. Junto a Luis Puenzo, titular del Incaa, tiene en carpeta modificar la ley de cine y aplicar un impuesto para plataformas como Netflix para darle volumen al Plan de Fomento audiovisual del instituto del cine.

MI COMENTARIO: LA TV PUBLICA FUE, AHORA EL ESTADO ARGENTINO SALE POR NETFLIX

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA ES PARA MONZON, LA SERIE

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!