ESTE ERA EL POST

Mientras la Argentina se dividía una vez en un debate de políticas identitarias, el Senado de la Nación, en una sesión sin debate, aprobaba sobre tablas y por unanimidad una ley mediante la cual el Estado se arroga la potestad de penetrar los cuerpos de sus ciudadanos para alterar su sistema inmunológico. Tras años de debates entorno de ‘la grieta’ entre aquellos a favor y encontra el matrimonio igualitario, abortistas y anti-abortista y finalmente, el debate generado por la denuncia de Actrices Argentinas de que Juan Darthes había penetrado el cuerpo de la menor Thelma Fardín; el Congreso argentino aprobaba un proyecto de ley del diputado tucumano Pablo Yedlin, que viene a reemplazar la ley 22.909 de la dictadura mediante la cual la condición para ser ciudadano argentino y obtener un DNI, una licencia de conductor o un certificado prenupcial será la de presentar el certificado de vacunación al día. Para ello cada ciudadano argentino va a tener que presentar el Carnet Único de Vacunación (CUV) en el que deberán quedar las constancias de la vacunación obligatoria. La tarjeta será expedida por los organismos habilitados para aplicar vacunas, como hospitales públicos y farmacias.

Puede percibirse cierto espejamiento en el traspaso del drama de la telenovela ‘Patito Feo’ a la realidad y el avance de la biopolítica de la pantalla de cine de, por ejemplo, Blade Runner a la actualidad del neoliberalismo macrista. En Agosto de este año, este blog informaba de una ola de protestas en China por la adulteración de un cuarto de millón de vacunas contra el tuétano que causó decenas de muertes. Las razones de esa adulteración era que era imposible de controlar tantas dosis producidas a tan bajo costo. Es sorprendente que en medio de las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional y China para extender el ya insoportable endeudamiento argentino y mientras el gobierno busca reducir el gasto en todos los frentes, se comprometa a cubrir tamaña erogación. Salvo que esta decisión venga entre las obligaciones a las que se comprometió el gobierno nacional con los poderes extranjeros cuyo lobby farmacéutico es uno de los principales. Así, la ciudadania argentina es la primera Nación de ‘ratas de laboratorio’. Vale decir que ni en Estados Unidos ni en Inglaterra existe algo similar ni siquiera se concibe obligar a la ciudadanía a dejar que entren sustancias en su cuerpo sin su consentimiento.

Es más, la vacunación obligatoria se opone al Protoco de Nüremberg que garantiza el derecho a la integridad física, a la vida, a la patria potestad y al consentimiento informado contempleado en nuestro país por ley 26.529 y por los articulos 42 y 43 de la Constitución Nacional asi como por la Declaración Universal sobre Bioética y Derechos Humanos. En el inciso 1 del artículo 6 de esta última se establece claramente: ‘Toda intervención médica preventiva y terapeutica sólo se llevará a cabo con el consentimiento previo, libre e informado de la persona de que se trate, sobre la base de una informacion adecuada. El consentimiento debe, en su caso, ser expreso y puede ser retirado por el interesado en cualquier momento y por cualquier motivo y sin desventaja o perjuicio alguno’. Esto significa que la vacunación como práctica obligatoria implica el sometimiento mediante la fuerza de los ciudadanos que no deseen ser víctimas de una práctica invasiva. Como dicen las feministas, el derecho de las personas a decidir sobre su propio cuerpo debe ser SIEMPRE respetado.

Resulta interesante la forma ‘benéfica’ y hasta ‘progresista’ con la que medios argentinos presentaron la noticia. El 17 de diciembre, Victor Ingrassia de Infobae citaba a Carla Vizzoti, presidente de la Sociedad Argentina de Vacunología y Epidemiología (SAVE) quien decía: ‘Se trata de una gran noticia para la salud pública. Un proyecto que se transformó en ley en menos de un año, una ley federal, con consenso técnico y apoyada por todos los bloques del Congreso de la Nación (…). Asimismo, declara la vacunación para todas las etapas de la vida y a todos los componentes del Programa de Inmunizaciones de interés nacional. Tambien define a la vacunación como un bien social y establece la prevalencia de la salud pública por sobre el interés particular’. Esto último es preocupante: ‘la prevalencia de la salud pública por sobre el interés particularl’ presentado como un eufemismo del avance del Estado y  los intereses de aquellos lobbystas que tuercen la voluntad soberana por sobre la autonomía de sus ciudadanos. Vizzoti está confundiendo al ‘interés particular’ con el ‘derecho de una persona a decidir qué la penetra y qué sustancias entran en su cuerpo’.

Además, como se vió en las protestas en China, de donde seguramente provendrán nuestras vacunas, no hay total certeza de que las vacunas no sean perjudiciales para la salud. Virus errantes o bacterias procedentes de los cultivos celulares de animales existentes en dichas vacunas; la presencia de mercurio en las vacunas múltiples contra la gripe; aluminio, un metal que puede causar patologías de la medula osea en el hueso y degeneración cerebral; celulas animales de monos, perros, gallinas, vacas y seres humanos presentes en muchas de esas vacunas; el formaldehido (liquido utilizado para embalsamar) conocido a nivel mundial como carcinógeno; el polisorbato 80 que causa infertilidad en ratone hembras y atrofia testicular en ratones machos y que puede desencadenar reacciones anafilactoides; la gelatina de cerdos y vacas que causa reacciones anafilácticas y que se encuentr aen grandes cantidades en al vacuna triple vírica y en las vacunas contra la varicela y el herpes zóster; el glutamato monosódico (MSG) en vacunas inhaladas contra la gripe y las vacunas contra el herpes zoster, se sabe que causa trastornos metabólicos (como diabetes, por ejemplo), convulsiones y trastornos neurológicos, entre otros.

Además, hay datos contradictorios respecto de la diferencia entre niños vacunados y no vacunados. El proyecto Cal-Oregon que fue financiado por Generation Rescue y controlado por padres de esos niños demostró que de 17.674 niños incluídos en la encuesta se demostraron los siguientes resultados: Los niños vacunados tenías 120% más de asma, 317% más de TDAH, 185% más de trastornos neurológicos, 146% más de autismo. Ademas, el sistema de salud se beneficia económicamente de las pruebas y las hospitalizaciones. Las compañías farmacéuticas ganan miles de millones con las vacunas y con los fármacos administrados para tratar los efectos colaterales y las enfermedades causadas por las vacunas.

Este avance del Estado por sobre los derechos individuales define nuevos modos de control biopolítico. Si bien en el Primer Mundo estos modos pueden ser sutiles, nunca supe de inciativas de este grado de avasallamiento de los derechos a la autonomía de los individuos sobre su propio cuerpo. En Inglaterra, hace unos meses me di una vacuna contra la Hepatitis C y antes de tomar la decisión fui informado, consultado y tuve que dar mi consentimiento. Esto es una verdadera violación de los cuerpos lo que resulta paradójico porque mientras toda la sociedad está obsesionada por el tema no logró vincular la violación de Darthés y este otro típo de violación que obliga a todo argentino a ser penetrado por agujas con sustancias que no controlan, casi seguramente no necesitan y, de alguna forma u otra, terminarán pagando. Es sorprendente el modo en el que el Estado no sólo entrega su soberanía sino tambien la de los cuerpos de los individuos que componen la Nación. J A T

https://loveartnotpeople.org/2018/08/15/los-chinos-revelaron-que-un-cuarto-de-millon-de-vacunas-muchas-de-ellas-exportadas-no-contienen-lo-que-aparentemente-decian-contener/

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA ES PARA MONZON, LA SERIE

 

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!