ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE ANDREA:

Es tan triste la vejez, y es verdad que pasarla como hijo único debe ser demoledor. Mi mamá se enfermó de alzheimer y con mi hermano nos unimos más que nunca para acompañarla, es una enfermedad de mierda porque además de perder la memoria de a poco se pierde la dignidad. La mayoría de la gente le huye a los viejos y más en este país son material descartable entonces también te tenes que pelear con pre pagas médicos, bancos. Entrás en una etapa oscura que no se si sola me la hubiera bancado sin caer. A mi hermano y a mí nos salvó el sentido del humor, una vez que pudimos cambiar el chip en nuestra cabeza de que mamá no se iba a mejorar entramos en su mundo de fantasías ya que al principio es inevitable querer hacerla recordar las cosas que se iba olvidando lo cual no solamente no servía sino que era estresante para todos, cuando nos relajamos y entramos en su sincronía pudimos disfrutar de una mama que era como nuestra hija chiquita. El geriátrico donde estaba parecía un jardín de infantes de sala de 3, y realmente pasamos momentos sumamente graciosos como que mamá nos contaba por ejemplo que en el piso de arriba estaba Mirtha Legrand o que su profe de gimnasia era Antonio Banderas, los sábados se armaba joda con un dúo que contrataban que estaban peor que mi vieja y cantaban todas las canciones de su época y los viejito deliraban de copados y esa con mi hermano no nos la perdíamos nunca porque era una experiencia lisergica.
Recuerdo que sin ser una persona muy cariñosa durante toda su vida ese último año donde ya la voz le salía muy bajita y no tenía muchas ganas de hablar más nos abrazabamos a ella con mi hermano y le dábamos amor y también sentíamos el amor de ella y había paz y así se fué.

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA ES PARA NARCOS MEXICO SEGUNDA PARTE