Las críticas de Alberto Fernández tras la suspensión de 1.450 empleados en época de pandemia por el coronavirus​ desataron un conflicto entre el Gobierno y Techint. Ahora desde la empresa sentaron su posición y advirtieron las cesantías se deben a que todas sus obras están paralizadas y, que por ello, no podrán facturar durante el mes de abril.

Carlos Bacher, presidente de Techint Ingeniería y Construcciones (TIC), se refirió a la situación el dictado de la conciliación obligatoria por parte del Ministerio de Trabajo para suspender la cesantía de los obreros temporales.

“Nosotros hacemos casi todos nuestros proyectos para privados y todos se pararon por tres causas: por los clientes, por la cuarentena y por el impacto de nuestros operarios. El impacto del aislamiento en nuestra empresa es tremendo, a tal punto que la facturación de abril va a ser cero. Para nosotros esto significa estar parados totalmente”, explicó Bacher en diálogo con Radio Mitre.

Ante la imposibilidad de pagar los sueldos, Bacher explicó que la compañía se amparó en el convenio firmado entre las empresas y la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (Uocra) “que atiende a que los proyectos puedan empezar, terminar, pararse. A los empleados de la construcción se les va acumulando un dinero en el fondo de desempleo que lo cobra el día que termina su trabajo, sea que el proyecto se pare o suspenda”.

“Sería conveniente que terminados o suspendidos estos proyectos, la gente disponga de ese fondo. Como los contratos son temporales e interrumpibles, con ese fondo de desempleo podrían pasar el tiempo hasta que se reanude las actividades”, consideró Bacher.

A su vez dijo que “es complicado” mantener a casi 1.500 empleados sin tener actividad y que la idea es que “cuanto antes los proyectos se reinicien” para poder “retomar a la gente”. 

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA ES PARA EL CORONAVIRUS EN CHILE