ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE PEPITA LA PISTOLERA

Ayer a las 9:39 p.m., durante el “cacerolazo” llamé al 107 pidiendo expresamente que enviaran personal de salud mental en la ambulancia.

Sucedió que la señora de enfrente de mi vivienda tuvo un extraño episodio con un cacharro y un martillo metálico (de esos que se utilizan para aplastar carne pára las milanesas) con los que intentaba cacerolear.

La observé los primeros dos minutos. Parecía tan solo una señora cacerolera normal, la típica vieja concha seca con delirio de aristocracia y necesidad de denostar a los “negros”.
Seguí mirando por mi ventana, pues sus gritos eran algo llamativos: “maten a todos los negros ya”, “Macri, volvé o me tiro por el balcón”. Y no me equivoqué al quedarme en mi balcón observando a la señora concha seca, porque sus amenazas de infligirse daño comenzaron a hacerse efectivas: LA SEÑORA SE GOLPEABA LA CABEZA AL GRITO DE “MATEN A TODOS LOS NEGROS O ME MATO YO”.

Destaco la rapidez del servicio 107 que a los pocos minutos envió una ambulancia, trasladando a esta mujer a un lugar acorde a sus necesidades psicológicas.

Anoche salvé la vida de una vieja concha seca.

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA ES PARA EL CORONAVIRUS EN CHILE