Texto de Carlos Cristófalo

Sábado de cuarentena. Fueguito, un poco de carne en la parrilla y vinito en la copa. Era una noche muy silenciosa en la República de Béccar, como viene ocurriendo desde que empezó el “aislamiento social obligatorio”. El cielo estaba diáfano, lleno de estrellas. ¿Será cierto que las medidas contra el Coronavirus ayudaron a reducir el smog? No lo sé.

Lo cierto es que Lola fue la primera en verlos: “¿Qué es esa luz que se mueve tan rápido en el cielo? ¿Un satélite? ¡Dos satélites… tres, cuatro! ¡Miren, son un montón!”

Nos quedamos maravillados viendo el espectáculo: el tren de satélites de Starlink estaba pasando justo sobre nosotros.

Mi hijo Vito tiene 13 años y no es un experto en la industria automotriz, pero sabe muy bien quién es Elon Musk. También vio videos de SpaceX, sabe en qué consiste Starlink y tiene algo bien claro: su pick-up favorita del momento es la aparatosa Cybertruck (leer más).

El fundador de Tesla es una celebridad en todo el mundo, pero no deja de sorprenderme por una cosa: es el único CEO automotor que conocen los Postmillenials. Musk tiene ideas delirantes, produce autos eléctricos muy veloces y lanzó su propio Roadster al espacio. “Es igual a Tony Stark“, lo define Vito.

Starlink es la empresa de satélites de Musk. Los primeros dos aparatos de la compañía se pusieron en órbita en febrero de 2018 y se lanzaron algunos más en 2019, pero recién este año comenzó la invasión espacial en forma masiva: 120 en enero, 60 en febrero y 120 más en marzo.

Para fines de abril, se espera que haya 362 aparatos de Starlink volando en fila sobre la Tierra. De ahí viene el nombre de “Tren de Satélites”: se desplazan como luces titilantes en línea recta y en formación apretada (ver video abajo).

Los satélites de Starlink no son muy grandes. Pesan 250 kilos, pero se ven con mucha claridad desde la Tierra, porque orbitan a baja altura: 500 kilómetros, contra los mil kilómetros de un satélite de comunicaciones convencional. Lo más interesante: es posible saber cuándo pasarán sobre nuestras cabezas en esta web especial.

El objetivo de Elon Musk es que Starlink tenga 42.000 satélites en órbita para antes del año 2024. Una enormidad.

¿Y para qué? La idea es ofrecer internet de alta velocidad para todo el mundo, directo desde el espacio. Las primeras pruebas con clientes comenzarán este año, en Estados Unidos y Canadá.

¿Será una revolución para el mundo de las comunicaciones? ¿Cambiará para siempre la forma en que veamos el cielo por las noches? Es muy probable que la respuesta a esas dos preguntas sea la misma: sí.

Le pegué una revisada rápida a Twitter, para saber si alguien más había visto el Tren de Satélites sobre el cielo de Buenos Aires. Confirmado: había muchos hablando de luces extrañas, OVNIs, invasiones alienígenas y hasta teorías conspirativas, sobre extraterrestres y pangolines.

El asado estaba listo. Durante toda la cena seguimos charlando sobre ese marciano llamado Elon.

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA ES CON EL CHE DE LOS GAYS SOBRE EL CORONAVIRUS EN CHILE