ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE TITO

El asunto de la compra de alimentos con sobreprecios fue un acto de gobierno que le está produciendo un daño enorme al gobierno y a las políticas que está llevando adelante. Y no lo estoy diciendo específicamente por la plata que se paga demás (que me parece muy mal, más allá de todas las justificaciones que se quieran esgrimir). Lo digo porque este acto de gobierno es como un misil que impacta en la linea de flotación de una de las políticas de gobierno más importantes que está llevando adelante el presidente, los precios máximos y el control por parte del Estado del cumplimiento de los mismos. Mientras Fernandez está instrumentando la manera en que municipios de todo el país se van a sumar al control del cumplimiento, funcionarios de su gobierno compran alimentos muy por encima de los precios máximos mencionados. ¿Con qué cara el Estado va a sancionar con una clausura a un almacenero de barrio por cobrar 5 pesos de más el paquete de azucar cuando permite que los ricos, poderosos e influyentes contratistas del Estado le cobren lo que se les da la gana?

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA ES PARA EL CORONAVIRUS DESDE EL PUNTO DE VISTA DEL HIV