ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE EX COWBOY

Yo nací y me crié en un barrio de clase media/ baja de la zona sur de Cordoba, quizás uno de los sectores más castigados por el abuso policial junto con la zona oeste de la ciudad. Cuando estaba en la secundaria, mi viejo ahorro unas monedas y pudimos mudarnos a un barrio un poco más tranquilo aunque seguíamos en la misma zona. Hice muchos amigos en el barrio y en los alrededores. Nos comimos muchas verdugueadas por llevar un porro, no tener dni o por el simple placer torcido de la yuta de hacerte sentir su bota en tu culo. Muchos de esos amigos con el paso del tiempo eligieron ser policías, en realidad, me acuerdo de dos muy populares en el barrio. De ser pisoteados a pisotear. Me asombra la capacidad de proyectar y traducir esa carencia y dolor de la adolescencia, sin necesidades básicas cubiertas en empuñar un bastón y una pistola. La imagen del policía en las clases menos favorecidas es a veces, un modelo a seguir, ese salvavidas que te saca del pozo, te garantiza un plato de comida de por vida y te devuelve el respeto arrebatado. El espiral es eterno. A mi la policía jamás me protegió, los veo y los odio y me meo del miedo a la vez.

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA