Unknown

Siguiendo con nuestra exploración del arte contemporáneo de Brasil, no puedo dejar de mencionar a Tonico Lemos Auad. Su caso confirma lo dicho hasta ahora de que el Gobierno Brasileño procura que sus artistas se perfeccionen (e incluso, radiquen) en el exterior, con especial preferencia por Londres. Esto es una difernecia importante con el modelo de educación artística argentino que, si bien permite acceso libre y gratuito para la formación artistica, termina excluyendo a los que no tiene recursos para viajar al exterior, del mercado internacional.

images

Nacido en 1968, en 1998 consiguió una beca del gobierno de Brasil para irse a estudiar a Londres, en cuyo Goldsmith College obtuvo su MFA. Yo escuché de su existencia hace varios años (casi diez) y era parte de ese grupo de artistas muy jóvenes que comenzaban a exhibir en galerias relevantes y en Frieze y a vender a miles de libras simples fotitos u meros objetivos con grandes pretensiones Duchampianas.

Nombro a Duchamp ya que la obra de Tonico Lemos Auad articula el ‘ready made’ Duchampiano, el uso de materiales perecederos del Arte Povera y Victor Grippo y cierto sentido del humor y de ‘lo poético’ (lo que sea que esto signifique) a los fines de transformar a sus objetos e imagenes en disparadores de ese tipo de conversación entre hipsters del East End de Londres en donde su obra es presentada como ‘una discusion de la duración del tiempo en la produccion de la obra’ y la inversion de lo bajo sobre lo alto. Vemos como en este contexto la referencia a Brasil solo queda reducida al uso de bananas, por ejemplo. Salvo que decidamos entender a su potencial de putrefaccion como una alegoría de la pobreza de America Latina pero me parece que esto seria un poco demasiado forzado.

Tonico-Lemos-Auad_DSC

Respecto la inversion de lo bajo sobre lo alto, este tipo de preocupación coincide con la de Barrâo, Tiago y Alexandre da Cunha, a quienes ya discutimos en anteriores posts en este blog. Sin embargo, Tonico Lemos agrega la dimension de lo perecedero. Dicho de otro modo, su arte se posiciona como arte por el simple hecho de que todo en él en algún momento desaparecer. Por ejemplo, coloca un grupo de bananas en los estados iniciales de decomposicion y dichas manchas forman una suerte de imagen que algunos días después desapareceran. Es por eso que, generalmente, la obra es mas bien una performance o el registro fotografico de dicha performance. Esta preocupación por el arte que se hace muy lentamente puede verse en su ‘Seven Seas/Sunset’ (2007-9) en donde coloca una cartulinas subdividas en dos colores como consecuencia de haber sido expuesto (uno de sus lados) al sol durante meses.

images-1

Lo que caracteriza a la obra de Tonico Lemos es que sus obras están hechas de materiales y colocadas de modo tal que tarde o temprano se desintegraran. Asī tenemos a ‘Clairvoyant’ (2008) compuesta por una docena de batatas germinando colgdas de hilos al estilo de Sanchez Cotán. ‘Sleep Walkers’ (2009) es un anana hecho de pelo y bordado. O el mismismo ‘Seven Seas’ (2007) cuyas cartulinas estan apoyadas sobre una repisa y puestas frente al sol.

Personalmente, creo que la estrategia Duchampiana va demasiado lejos al punto de considerar ‘la tematizacion del paso del tiempo y la finitud’, en sí mismas, como fuente exclusívas de valor artístico. Con este criterio, todos aquellos pintores de Vanitas como Francisco de Zurbarán o Sanchez Cotán, por dar solo dos ejemplos, no tendrian que haberse molestado en pintar sus cuadros ya que la intencionalidad en si misma, mal entendida como ‘ready made’, hubieran sido suficientes. Pensar esto es, obviamente, una idiotez. Vale decir que este tipo de porquerías son (o, al menos, eran) muy admiradas en Londres y claramente en Brasil ya que la galeria Luisa Strina lo representa en San Pablo. Este artista es puro humo. J A T