ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE LATEBLOOMER

Recuerdo haber llevado a comer a unos griegos a ølsen, porque un par de amigos laburaban ahí. Nos hicieron esperar una mesa en el jardín de la entrada, mientras nos tomábamos unos tragos, y empiezo a escuchar unos chillidos. Me levanto, voy hacia uno de esos barriles azules para hielo que estaba en un rincón, y cuando miro adentro, 3 lauchas atrapadas en el fondo corriendo en círculos. Me hice el boludo para no espantar a mis amigos helenos, pensando en terminar los tragos y enfilar para otro lugar, en eso pasa otra rata corriendo por el ripio ese desde la calle hacia adentro del salón. Ahí la vieron todos y decidimos que no íbamos a comer. Le dije a Noe, una de las chicas lo que acabábamos de ver, y con aire resignado me contó que la Martitegui no quería fumigar más, para no cerrar, y que según él era al pedo porque se volvían a meter de los otros restaurantes (es verdad que en esa época al menos, Palermo Hollywood era un hervidero de roedores).

Terminamos lo que estábamos tomando, esperamos al dealer que habían llamado los camareros y nos fuimos a Central, donde vimos otra rata en el patio del fondo, si bien el lugar era mucho más limpio. Después de otra ronda de espirituosas y ya con mucha menos hambre, terminamos pidiendo unos rollos en Dashi. Si había ratas, no las vimos. Pero es 100% verdad que era así el tema narco-ratonil en aquellos tiempos.

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA ES CO LEONOR SILVESTRI