ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE ELOY

Las obras de Suarez, Schvartz y Berni me impactan en general pero a la vez ese modo grotesco en el que retratan o representan a los marginados, a los pobres, me genera una sensación contradictoria, extraña. Son artistas que en mayor o menor medida manejan muy bien una técnica que ponen al servicio de una estética personal que me parece estar alimentada más por sus fantasías (especulativas o redentoras) que por un contacto genuino con esa realidad que abordan. Y aunque pueden ser fantasías burguesas bien intencionadas creo que parten más de la compasión (compasión político-ideológica que es igual de dañina a la religiosa..) que de la idea de belleza. Es cómo si se pudiese apreciar belleza en ciertos trazos o detalles pero no en los rostros que parecen siempre apocados, afeados, deformes… Siento que no pueden llegar a erotizar los cuerpos, no en el sentido publicitario sino de la belleza magnética que por ejemplo supo imprimir Caravaggio en los cuerpos y rostros de los pobres que usaba como modelos que a su vez representaban otra cosa más que a sí mismos, porque también parece que sino los pobres sólo pueden ser representados en tanto pobres, sin darles lugar a ficcionalizar y ser otra cosa de lo que son… Suarez apela a algo más sexual pero no por ello erótico, sus criaturas aparecen desnudas pero parecen una parodia de sí mismos, y con los tres artistas me sucede que ese vaciamiento de erotismo me significa una especie de vaciamiento de alma, como si los personajes fueran un trazo grueso, unívoco, sin complejidad de carácter, sin humanidad, no dando lugar a otras lecturas posibles que las que de antemano se tienen de forma prejuiciosa acerca de la pobreza en la mirada burguesa que es la que termina legitimando a esas obras y colgándolas o luciéndolas en un distinguido living o reconocido museo..

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA ES CON LEONOR SILVESTRI